Congreso de México está más cerca de darle al Ejército funciones policiales

El proyecto de ley de seguridad interior busca dar facultades a las Fuerzas Armadas para intervenir en manifestaciones, vigilar la red y intervenir teléfonos sin órdenes judiciales. Sus opositores dicen que la experiencia en el combate al narco demuestra que sus resultados han sido "catastróficos".
14 Feb 2017 – 4:22 PM EST

Ciudad de México.- México discute una polémica Ley de Seguridad Interior cuya principal propuesta -hecha por el oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI)- contempla que el Ejército pueda asumir las funciones de la policía civil.

En 2016, el gobierno de Enrique Peña Nieto movilizó cerca de 60,000 militares y 16,000 marinos para combatir el crimen. Inclusive las Fuerzas Armadas actualmente hacen labores de policía, pero con esta nueva legislación se pretende que estas acciones sean de forma permanente y que las tropas tengan más facultades.

El cabildeo sigue en el Congreso, pero fuentes de la Cámara de Diputados informaron a Univision Noticias que tanto el PRI, como el Partido Acción Nacional, que conforman una mayoría, votarán a favor que los soldados tengan facultades civiles. Legisladores de ambos partidos que integran la Comisión de Seguridad ya dieron su aprobación formal para que la iniciativa avance.

El diputado Vidal Llerenas Morales, del partido Morena, explicó a Univision Noticias que todavía no se sabe hasta dónde llegarán las facultades de los soldados -pues el proceso de legislación recién comienza-, pero de aprobarse esta ley las fuerzas castrenses podrían disolver una manifestación ciudadana o usar desproporcionadamente el uso de la fuerza ante criminales de delitos menores.

“No debemos legislar una Ley de Seguridad Interior pensando en militares cuando nos falta mucho por hacer con la policía civil. Lo que necesitamos son policías certificados, más preparados que puedan combatir la inseguridad. Es mucho más urgente una ley sobre el uso de la fuerza: qué protocolos deben usarse en operativos, en qué momento se debe disparar, porque eso sí protegería a la ciudadanía”, dijo el diputado Llerenas.

El legislador detalló que a pesar que actualmente el Ejército está en las calles con fines de seguridad nacional en el combate el crimen organizado, los resultados han sido “catastróficos”, pues cárteles y sus células siguen operando, pero además se han registrado abusos por parte de los elementos castrenses, como ejecuciones extrajudiciales y tortura.

En fotos: La violencia en México no da tregua

En fotos: La violencia se dispara en México en 2017

Loading
Cargando galería

Agregó que de aprobarse la Ley de Seguridad Interior, el Ejército tendría más control para inclusive espiar a las personas, pues entre los artículos de la ley se contempla que las Fuerzas Armadas pueden realizar labores de vigilancia por “cualquier método de recolección de información”.

La Red en Defensa de los Derechos Digitales, que es un colectivo que lucha por la privacidad y libertades en Internet, advirtió que “si se aprueba la Ley de Seguridad Interior se legalizará la vigilancia militar sin escrutinio, ni control”.

Mediante un comunicado la Red explicó que los militares no necesitarán una orden judicial, por ejemplo, para intervenir un teléfono o para consultar la sábana de datos de un aparato móvil.

“Se ha pretendido justificar la normalización de la participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad, argumentando la debilidad de las fuerzas civiles de policía, sin embargo, la iniciativa no justifica la razón por la cual resultaría necesario que las Fuerzas Armadas lleven a cabo medidas de vigilancia que le corresponden a autoridades civiles”, dice documento difundido por la Red en Defensa de los Derechos Digitales.

Otra de las voces que se han declarado en contra, es el analista e investigador Alejandro Madrazo, quien ha argumentado que la Constitución mexicana establece en su Artículo 21 que la seguridad interior debe estar a cargo de cuerpos civiles y no de militares, ordenamiento que no ha sido acatado por el expresidente Felipe Calderón y el presidente Enrique Peña Nieto, quienes según documentos en poder de Univision Noticias han movilizado a más de 100,000 militares a las calles para combatir el crimen organizado.

“El riesgo con esta Ley es que renunciemos a tener policías decentes, y usemos como sustituto a las Fuerzas Armadas, que no están entrenadas para hacer labores de policía”, dijo Madrazo en una videoculmna en el proyecto periodístico Borde Político.

En diciembre de 2016 el secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos, pidió al Congreso legislar para que el Ejército pudiera volver a los cuarteles para atender las labores que constitucionalmente le corresponde, pues “ no estudiamos para perseguir delincuentes”.

“Nuestros soldados ya la están pensando si le entran a seguir enfrentando a estos grupos con el riesgo de ser procesados por delitos que tengan que ver con derechos humanos o a lo mejor les conviene más que los procesemos por no obedecer”, advirtió Cienfuegos.

Las declaraciones de Cienfuegos han polarizado a México, pues muchos consideran que con ello la llamada “guerra contra el narcotráfico” fracasó, para otros, como el diputado Vidal Llerenas Morales, se trata de un discurso para “calmar las aguas” ante la aprobación de la Ley de Seguridad Interior, que hasta el momento ya tiene el punto a favor por parte de la Comisión de Seguridad de la Cámara de Diputados. El siguiente paso es que la apruebe la Comisión de Gobernación, luego sea turnada al Pleno y después al Senado.

Lea también:

RELACIONADOS:EjércitoNery LeyesCrimen OrganizadoDerechos humanosMéxico