null: nullpx

Arrestan a dos por el caso del sacerdote degollado por yihadistas en Francia

Los líderes de la comunidad musulmana francesa se han negado a enterrar a uno de los terroristas que mataron al cura en una iglesia de Ruán, en Normandía, el pasado martes.
31 Jul 2016 – 8:21 AM EDT

Dos hombres fueron puestos bajo investigación formal por el asesinato del sacerdote Jacques Hamel, degollado el martes por dos yihadistas en una iglesia de Normandía, incluyendo un primo de uno de los asesinos.

Farid K, de 30 años, un primo del atacante Abdel Malik Petitjean, fue detenido bajo sospecha de "asociación terrorista".

El otro hombre, Jean-Philippe Steven J, 20, fue puesto bajo investigación formal por presunto intento de viajar a Siria en junio con Petitjean.

Horas antes de los arrestos, cerca de mil fieles católicos y musulmanes asistieron a la misa organizada en la catedral de Ruán, en el noroeste de Francia, para rendir homenaje al sacerdote Jacques Hamel.

Al servicio religioso acudieron -además de unos 2,000 fieles católicos- al menos un centenar de musulmanes (en el caso de algunas mujeres, con la cabeza cubierta por un pañuelo), que respondieron al llamado del Consejo Francés de Culto Musulmán (CFCM).

En el exterior, varios militares vigilaban la entrada del templo.

"Amor hacia todos, odio hacia nadie" rezaba un cartel colgado dentro de la catedral por una asociación musulmana.


El sábado tuvieron lugar velatorios interreligiosos por todo el país, conmocionado por el asesinato, el martes por la mañana, del cura Jacques Hamel, de 85 años, a manos de Abdel Malik Petitjean y Adel Kermiche, ambos 19 años.

El arzobispo Dominique Lebrun les dio las gracias "en nombre de todos los cristianos" porque con su presencia mostraban que rechazan "los muertos y las violencias en nombre de Dios. Eso no es el islam".

Ese mismo escenario se repitió en otras grandes basílicas católicas de toda Francia, como Saint Denis, Amiens, Estrasburgo o Clermont Ferrand.


El ataque fue reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI, también ISIS por sus siglas en inglés).

En una iglesia de Saint Etienne du Rouvray, frente a un retrato del difunto rodeado de ramos de flores, fieles católicos y musulmanes escucharon con atención las palabras del padre Auguste Moanda, quien recordó que "la fraternidad existe entre las dos religiones".

Líderes de la comunidad musulmana notificaron que se han negado a enterrar a uno de los terroristas, dijo el presidente de la asociación cultural musulmana local, Mohammed Karabila.

Karabila aseguró que ni él ni ninguno de los imanes tomaría parte en los servicios funerarios para Adel Kermiche, que había jurado lealtad a ISIS.


Por lo que respecta a la investigación del ataque, uno de los dos hombres que estaba siendo interrogado bajo arresto para aclarar su posible complicidad con los dos terroristas quedó en libertad sin cargos, informó "France Info".

Se trata de un refugiado sirio de 22 años, que había sido detenido el jueves en un centro de acogida de Cusset, en el departamento de Allier, porque en la casa de Kermiche se encontró una fotocopia de su pasaporte.


Publicidad