null: nullpx
Relaciones Internacionales

Trump suspende un programa de la CIA para armar a rebeldes en Siria, una decisión anhelada por Rusia

Fuentes dijeron al diario The Washington Post que la medida fue tomada para aliviar las tensiones entre Washington y Moscú. Aseguran que es momentánea y que el programa podría ser restablecido.
19 Jul 2017 – 05:02 PM EDT
Comparte
Un recluta del Free Syrian Army sentado en una silla mientras descansa en una silla en Deraa Governorate, Syria. Crédito: REUTERS/Alaa Al-Faqir

El presidente Donald Trump decidió poner fin a un programa encubierto de la CIA para armar y entrenar a los rebeldes que se enfrentan al gobierno de Bashar al-Asad en Siria, un paso deseado por Moscú, según informaron funcionarios estadounidenses al diario The Washington Post.

Los funcionarios, que hablaron en condición de anonimato, dijeron al Post que Trump tomó la decisión hace cerca de un mes como parte de su estrategia para aliviar las tensiones con Moscú y encontrar una forma de trabajar en conjunto. Demuestra además, dicen, el poco deseo de Washington de remover a al-Asad del poder.

El programa fue iniciado por el expresidente Barack Obama en 2014 para hacer frente al régimen sirio y organizaciones terroristas como Estado Islámico, pero su eficiencia fue cuestionada incluso por quienes apoyaron su instalación. Las dudas comenzaron tras el despliegue de fuerzas rusas en el terreno desde hace dos años.

Y la guerra en Siria ha sido uno de los temas que ponen mayor tensión en la relación de Estados Unidos con Rusia.

Hace apenas tres meses Trump ordenó lanzar cerca de 60 misiles Tomahawk contra una base aérea siria, en el primer ataque estadounidense contra fuerzas militares de al-Asad. Para entonces, el mandatario anunciaba una reevaluación de su postura sobre la guerra en ese país luego de que se usaran armas químicas –cuya detonación se atribuyó a al-Asad– contra civiles dejando más de 80 muertos, entre ellos decenas de niños.

Y Moscú reaccionó. Dijo que el ataque ponía a Estados Unidos "a una pulgada de la confrontación militar con Rusia", aunque no hubo señales entonces de que pudiera desatarse un conflicto mayor.

Putin ha defendido a al-Asad desde que comenzó la rebelión en su contra en 2011, durante la "Primavera Árabe". Aunque Damasco es un viejo aliado de Moscú en la región, el Kremlin no intervino militarmente de forma directa sino hasta septiembre de 2015, cuando al Asad parecía estar a punto de perder la guerra, acosado por grupos extremistas, como Estado Islámico, y por organizaciones rebeldes consideradas 'moderadas'.

Cargando Video...
Animación: la compleja guerra de Siria explicada en tres minutos a través de los ojos de una niña


Hasta entonces, Putin solo había apoyado a Siria desde el frente diplomático. Las tensiones con Estados Unidos han arreciado en los últimos años porque en el intento por controlar a los rebeldes, Rusia ha atacado y matado a civiles.

Pero para Moscú, el bombardeo contra la base en abril y la existencia de este programa encubierto de la CIA representa una agresión de sus intereses nacionales.

Sin condiciones

EEUU y Rusia alcanzaron un acuerdo de cese al fuego en el suroeste de Siria en el marco de su reunión en Hamburgo hace unos días. El pacto marcó un nuevo nivel de participación de ambos países en la búsqueda de resolver al menos parte de la guerra civil que vice Siria desde 2011.


Según dijeron fuentes al Post, la salida de Trump de poner fin al programa encubierto de la CIA no fue un condicionante para las negociaciones de los dos gobiernos sobre el cese al fuego.

"Es una decisión momentánea", aseguró la fuente que habló en condición de anonimato y que cree que será puesta en funcionamiento nuevamente en el plazo de meses. "Putin ganó en el tema de Siria". Pero la decisión, explican, no afectará un esfuerzo liderado por el Pentágono con los rebeldes sirios para acabar con la organización terrorista Estado Islámico.

Analistas consultados por el Post creen que la medida de Trump afecta la credibilidad de Estados Unidos. "Estamos cayendo en una trampa rusa", dijo Charles Lister, un estudiante senior del Middle East Institute. "Estamos haciendo más y más vulnerable a la resistencia moderada" en ese país.

Otras fuentes de la Casa Blanca están convencidas de que la decisión del presidente tiene detrás una negociación a favor de EEUU. "Abandonar el programa sin obtener nada a cambio podría ser tonto".

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés