Seúl propone a Corea del Norte mantener conversaciones de alto nivel, tras mensaje de Kim Jong-Un

En principio el encuentro serviría para tratar de la posible participación de Corea del Norte en los Juegos Olímpicos que se celebrarán en la ciudad surcoreana de Pyeongchang, pero podrían abordarse "otros temas de interés mutuo". La fecha propuesta es el 9 de enero.

Corea del Sur propuso este martes mantener conversaciones de alto nivel con Pyongyang el 9 de enero, un día después de que el líder norcoreano Kim Jong-Un anunciara que su país podría participar en los Juegos Olímpicos de Invierno de la ciudad surcoreana de Pyeongchang.

"Esperamos que el Sur y el Norte puedan sentarse frente a frente para abordar la participación de Corea del Norte en los Juegos de Pyeongchang, así como otros temas de interés mutuo para mejorar las relaciones intercoreanas", declaró el ministro surcoreano de Unificación, Cho Myoung-Gyon, durante una rueda de prensa.


La oferta de dálogo se produjo después de que el líder de Corea del Norte Kim Jong-Un anunciara en su discurso de Año Nuevo que está dispuesto a enviar una delegación de deportistas a los Juegos Olímpicos de Invierno, en un gesto inusual hacia su vecino del Sur.

"Espero sinceramente que los Juegos Olímpicos de Invierno de Pyeongchang se realizarán con éxito", declaró Kim en su discurso a la nación. "Estamos dispuestos a tomar las medidas necesarias, incluido el envío de nuestra delegación" a esos Juegos, añadió.

"Debemos mejorar las relaciones entre el Norte y el Sur, que están congeladas, y convertir este año en un periodo crucial en la historia nacional", agregó el líder norcoreano que durante su discurso también recordó su potencial nuclear.

Corea del Norte hizo durante el pasado año su sexta y más potente prueba nuclear y puso a prueba tres misiles balísticos intercontinentales como parte de su esfuerzo por poseer un misil nuclear capaz de llegar a cualquier parte de los Estados Unidos, lo que le valió nuevas sanciones internacionales.


Kim podría estar tratando de abrir una brecha entre Seúl y su aliado Washington como una forma de aliviar el aislamiento internacional y las sanciones contra Corea del Norte, según analistas citados por The Associated Press.

Su discurso fue seguido de cerca por los observadores internacionales para tratar de adelantar cuáles serán las prioridades de Kim para este año. El líder norcoreano subrayó que Estados Unidos debe tener claro de que la capacidad atómica de Pyongyang es "una realidad, no una amenaza" y señaló que el "botón nuclear" está sobre su escritorio.