EEUU dice que es "una interrogante" su participación en los Juegos de Invierno en Corea del Sur

La más reciente prueba norcoreana con un misil balístico y la escalada de amenazas de Kim Jong Un han llevado a EEUU a analizar día a día la participación de sus atletas cuando existe una amenaza real a pocas millas de la sede de la cita olímpica.

La embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Nikki Kaley, dijo al canal de noticias Fox News que es "una interrogante" si los atletas estadounidenses participarán en los Juegos Olímpicos de Invierno en Corea del Sur ante las constantes amenazas del régimen norcoreano, especialmente después de la realización de la más reciente prueba con un misil balístico intercontinental.

Haley indicó que están tomando "cada precaución" para asegurarse de que los atletas estén seguros y que para ello analizan día por día los riegos que existen a la hora de enviar la delegación deportiva a ese país asiático a los juegos que se llevarán a cabo entre el 9 y el 25 de febrero del año entrante.

"Tenemos que observar esto muy de cerca, está cambiando cada día", aseguró la diplomática.

El grueso de las competencias se realizarán en la ciudad de Pyeonchang, a solo 50 millas de la frontera entre las dos Coreas.

El pasado 29 de noviembre Corea del Norte llevó a cabo la que es considerada la prueba con un misil balístico más poderosa hasta la fecha. Los análisis de expertos estimaron que ese prototipo podría ser lanzado a cualquier lugar de EEUU con una ojiva nuclear, lo que cambia completamente el balance de poder y hace más concreta las potencial amenaza que representa ese país para el territorio continental estadounidense.

A partir de allí, los gobiernos de Washington y Seúl han acelerado sus planes para tener a punto sus fuerzas del lado sur de la Península. El pasado lunes dieron comienzo al mayor ejercicio aéreo conjunto, una operación que Pyongyang calificó de "provocación total".

El ejercicio de cinco días de duración denominado Vigilant Ace, involucró a más de 230 aviones, incluyendo cazas furtivos F-22 Raptor y dos bombarderos estratégicos B-1B. También movilizó a decenas de miles de efectivos militares, según medios surcoreanos unos 12,000 soldados.

La embajadora Haley en todo caso dijo que a pesar de las tensiones el gobierno del presidente Trump seguirá inte ntando "encontrar las mejores vías" para asegurarse de que los atletas que asistan a los Juegos estén protegidos, si finalmente el país decide enviarlos, tal como está previsto hasta este momento.

"Nos aseguraremos de que estamos viendo cada precaución posible para estar seguros de que están seguros y para saber todo lo que está pasando en su entorno", agregó la embajadora al canal de TV.

Hwasong-15: el último y más poderoso modelo del programa de misiles de Corea del Norte (fotos)

Loading
Cargando galería