null: nullpx
Relaciones Internacionales

Desde Singapur, en víspera de la cumbre con Kim Jong Un, Trump sigue peleando con sus socios del G-7

Con una serie de mensajes en su cuenta Twitter, el presidente estadounidense continua su choque con los países del grupo, cuya reunión en Canadá terminó con el desacuerdo de Washington.
11 Jun 2018 – 11:35 PM EDT

En un día en que el presidente Donald Trump debería estar dedicándose a la preparación de la cumbre con el líder de Corea del Norte Kim Jong Un en Singapur, ha sacado tiempo para seguir peleando con los que se supone que son los socios más confiables de Washington y cuyo respaldo podría necesitar para consolidar lo que sea que acuerde en la reunión con el líder comunista.

Trump emitió una serie de declaraciones a través de su cuenta de Twitter expresando enojo sobre algunos de sus aliados más cercanos sobre el déficit comercial de su país, queja que llevó a la ruptura de Washington con sus socios en la reunión del G7 en Canadá.

Los mensajes se dan justo cuando se encuentra en Singapur para participar en una cumbre de varios días con el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, en el que espera llegar a un acuerdo para que el país renuncie a sus armas nucleares.

A través de una serie de cuatro tuits, el presidente escribió sobre Canadá y su primer ministro, Justin Trudeau, sosteniendo que "comercio Justo ahora se llamará Comercio tonto si no es recíproco".

"No es justo para el pueblo de EEUU! $800,000 millones de déficit comercial", dijo. "¿Por qué debería, como presidente de los Estados Unidos, permitir que los países continúen generando superávits comerciales masivos, como lo han hecho durante décadas, mientras que nuestros agricultores, trabajadores y contribuyentes tienen un precio tan grande e injusto que pagar?".


Trump pasó a criticar a sus compañeros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) por, según él, pagar desproporcionadamente menos que los Estados Unidos por mantener la alianza occidental.

"Estados Unidos paga casi todo el costo de la OTAN, protegiendo a muchos de estos mismos países que nos estafan en el comercio (¡pagan solo una fracción del costo! ¡Y se ríen!)", Tuiteó. "La Unión Europea tenía un excedente de $151,000 millones, ¡debería pagar mucho más por el ejército!".


"Alemania paga el 1% (lentamente) del PIB a la OTAN, mientras que nosotros pagamos el 4% de un PIB mucho más grande. ¿Alguien cree que eso tiene sentido?".


"Protegemos a Europa (lo cual es bueno) con grandes pérdidas financieras, y luego somos golpeados injustamente en el comercio. ¡Se acerca el cambio!", escribió.


Trump también renovó los ataques contra Trudeau, anfitrión de la reunión del G7 en Quebec, luego de que el sábado dijo que era "muy deshonesto y débil" y se retiró del comunicado conjunto citando “declaraciones falsas” hechas por el mandatario canadiense.

Fue un ataque sin precedentes del dirigente de Estados Unidos hacia su país vecino y aliado. A bordo del avión presidencial rumbo a la histórica cumbre con el líder norcoreano Kim Jong Un, Trump escribió el sábado un par de tuits criticando al anfitrión de la cumbre del G7 y apartándose del tono positivo que había culminado con la reunión de dos días de duración.

Unas horas antes, Trudeau anunciaba ante la prensa que los siete dignitarios se habían unido para firmar la declaración conjunta.


La canciller alemana Angela Merkel, en una entrevista en la televisión pública germana en la que le preguntaron sobre la cita del G-7 en Canadá, describió el encuentro con el presidente Trump como una experiencia “preocupante” y “deprimente”, y advirtió que los gobernantes europeos no “permitirán abusos” en el comercio.

Merkel señaló que negarse a suscribir la declaración conjuntaa última hora "en un tuit fue por supuesto preocupante y también un poco deprimente”.

La mandataria alemana advirtió que la Unión Europea “actuará” contra las medidas comerciales estadounidenses, que según los gobernantes del bloque contravienen las normas de la Organización Mundial de Comercio.

Ahora, en Singapur, el presidente Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong Un comenzarán su histórica cumbre con una sesión individual con traductores.

El lunes, funcionarios de Estados Unidos y Corea del Norte estuvieron en conversaciones en un intento tardío por reducir las diferencias antes de que sus líderes sostengan un encuentro destinado a encontrar formas de poner fin a un enfrentamiento nuclear en la península de Corea.

Kim Jong Un, de Corea del Norte, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llegaron el domingo a la ciudad-estado tropical para la histórica reunión, que será la primera vez que los líderes de los dos países se encuentren cara a cara.

Sigue habiendo lagunas clave sobre lo que implicaría la desnuclearización para dos países que han sido enemigos desde la Guerra de Corea de 1950-1953, y los funcionarios estaban tratando de impulsar la agenda antes de que los líderes se reúnan el martes.

Los funcionarios aún no están seguros de qué saldrá de la cumbre del martes, la primera de este tipo entre un presidente estadounidense en funciones y el líder de Corea del Norte.

Trump ha dicho que quiere llegar a un acuerdo para que Corea del Norte renuncie a sus armas nucleares. También ha buscado reducir las expectativas para la reunión, diciendo que puede ser el comienzo de un proceso más largo.

La incómoda reunión del G-7 en Canadá (entre los aranceles y las declaraciones de Trump)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés