null: nullpx
Relaciones Internacionales

Cancilleres de México y Centroamérica acuerdan atender la migración más allá de controles fronterizos

Por primera vez, los ministros de exteriores de los nueve países miembros del SICA y de México se reunieron para tratar el asunto. Esto ocurre una semana después de que la visita de los secretarios estadounidenses Rex Tillerson y John Kelly a la capital mexicana.
3 Mar 2017 – 8:21 PM EST

En medio del clima de tensión que se vive entre México y Estados Unidos por una serie de órdenes firmadas por el presidente Donald Trump en las que detalla planes de deportaciones masivas que afectarían a miles de mexicanos y centroamericanos que se encuentran en el país, los cancilleres de México, Belice, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá, República Dominicana y El Salvador, acordaron este jueves en San José atender las causas estructurales de la migración de sus connacionales, ya no solo desde una perspectiva de control migratorio. Pero no aportaron detalles sobre cómo planean hacerlo.

De acuerdo con un comunicado emitido por la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, los cancilleres acordaron "un intercambio de información continuo y expresaron su disposición para trabajar conjuntamente para que los flujos migratorios se desarrollen de manera ordenada, segura y con pleno respeto a los derechos humanos, bajo una perspectiva integral y responsabilidades compartidas".

Los representantes de nueve países de la región se reunieron con el secretario Relaciones Exteriores de México, Luis Videgaray, en el marco de la reunión periódica del Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) para elaborar "propuestas sobre la viabilidad política, técnica y financiera de una Política de Cooperación Regional y una Política Regional Migratoria con respecto a los flujos irregulares en la región", según detalló la cancillería panameña.

El canciller costarricense Manuel González advirtió que no aspiraban por ahora llegar "a ningún tipo de acuerdo" concreto, pues se trata de la primera conversación que sostiene el pleno de los países miembros del SICA con México, pero sí a que "se sienten las bases de un trabajo conjunto".

Al la reunión asistieron los ministros Wilfred Elrington, de Belice; Luis Videgaray, México; Manuel González, de Costa Rica; Carlos Morales de Guatemala; María Dolores Agüero, de Honduras; Denis Moncada, de Nicaragua; e Isabel De Saint Malo de Alvarado de Panamá. Además, el viceministro de Relaciones Exteriores de la República Dominicana, Hugo Rivera, y la jefa de gabinete del Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador, Cecilia Segura de Dueñas.

El encuentro se da una semana después de que dos secretarios estadounidenses Rex Tillerson y John Kelly, visitaron la capital mexicana, donde hicieron énfasis en la problemática migratoria de los países centroamericanos en reuniones con varios ministros del gobierno.

“México ya no es un país fundamentalmente de origen de migrantes, y ahora es uno de paso, principalmente de personas naciones de Centroamérica como Guatemala, Honduras y El Salvador”, señaló Videgaray durante su encuentro con los funcionarios estadounidenses la semana pasada, en el que ambos gobiernos acordaron asumir el problema como una "responsabilidad compartida", enfocándolo en la solución de las causas de la migración como el desarrollo y la estabilidad.

En esa misma cita también anunciaron que en los próximos meses convocarían a un encuentro en el que participen, Canadá, Guatemala, El Salvador, Honduras, y Colombia entre otros, además de México y Estados Unidos.

Desde hace dos años grandes flujos de migrantes cubanos, haitianos y africanos han transitado por Centroamérica y México con rumbo a Estados Unidos, pero miles se han quedado varadas en Costa Rica y Panamá debido a que Nicaragua les impide ingresar a su territorio.


Acciones en conjunto ante políticas de Trump

En diciembre del año pasado, los cancilleres de México, Honduras, El Salvador y Guatemala se reunieron en Washington para unir fuerzas con miras a las acciones que emprendería el gobierno de Estados Unidos una vez que Donald Trump llegara a la presidencia.

En ese encuentro firmaron el llamado acuerdo “Tricamex”, que consiste en poner a disposición de los ciudadanos de esos cuatro países los 90 consulados que se tienen en Estados Unidos para lograr mayor cobertura.

A inicios de febrero, esos mismos cancilleres tuvieron una nueva reunión en México, donde revisaron las acciones emprendidas en favor de los derechos humanos de los migrantes que se encuentran en Estados Unidos.

Aunque no revelaron del todo sus conversaciones, señalaron que consideraban que había resultado "eficiente" el mecanismo de coordinación "Tricanmex”.

A finales de enero, el presidente Donald Trump cambió la lista de prioridades para deportaciones a través de una serie de órdenes ejecutivas. La orden de Trump privilegia la deportación de inmigrantes criminales, al igual que lo hacía la lista de Obama. Sin embargo, las directrices del presidente amplían las prioridades de deportación para incluir a personas que hayan sido acusadas de un crimen pero no han sido sentenciadas.

¿Qué pasa al sur de México?

Los miles de centroamericanos que huyen de la violencia e intentan llegar a Estados Unidos deben atravesar un muro invisible mucho más cerca de casa: la frontera sur de México.

De acuerdo con los últimos datos de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación en 2016 fueron devueltas 143,226 personas originarias de Centroamérica, cuyos procesos contemplan deportaciones y retornos asistidos de menores y adultos.

Según con un análisis realizado por Univision Data, este porcentaje de deportación ha sido constante desde el 2013, el año desde el que aparecen cifras desglosadas en el portal de la Secretaría. Incluso, la tasa se mantuvo en el 2015, cuando casi se duplicó la cantidad de inmigrantes indocumentados detenidos procedentes de esos tres países de América Central.

Pero uno de los principales problemas en los que los países se han enfocado, es en la migración de menores. En octubre de 2016, México detuvo la mayor cantidad de menores migrantes procedentes de América Central en tres años, según mostraron cifras oficiales.

Un promedio de casi 100 menores centroamericanos fueron presentados diariamente ante una autoridad migratoria mexicana en septiembre y octubre, un aumento cercano al 30% frente a los mismos meses del año pasado, según cálculos de Univision Noticias con base en datos de la Secretaría de Gobernación.

De acuerdo con la directora para las Américas de Amnistía Internacional (AI), Erika Guevara-Rosas, México se ha convertido “en el país que hace el trabajo sucio” a Estados Unidos para contener el flujo de indocumentados al aumentar las deportaciones de centroamericanos.

“En 2016 hubo un aumento de hasta 200% en las deportaciones de personas de El Salvador, así como de 150 % en el caso de guatemaltecos y hondureños. Eso es muy sintomático de que México se ha convertido en el patio trasero de Estados Unidos, haciéndole el trabajo rudo”, afirmó en una entrevista con la agencia Efe.

Guevara-Rosas señaló que el año pasado se agudizó la violencia en los países centroamericanos, particularmente los del Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras), que “están expulsando un gran número de personas”.

Más contenido de tu interés