El supuesto ataque acústico en Cuba a diplomáticos de EEUU les causó daños cerebrales, según un reporte

El incidente, ocurrido hace meses y que aún sigue bajo investigación, provocó que varias personas tuvieran pérdida de audición y problemas de equilibrio. Según CBS, los afectados también podrían tener afectado el sistema central nervioso.

Varios diplomáticos estadounidenses y canadienses, que hace unos meses sufrieron un supuesto ataque acústico en La Habana, Cuba, sufren graves consecuencias como daños cerebrales y puede que tengan afectado el sistema central nervioso, según indicó CBS News.

El diagnóstico proviene de un médico estadounidense que evaluó a los afectados y a cuyo trabajo tuvo acceso la televisión.

El aún confuso ataque fue dado a conocer a principios de agosto, cuando el departamento de Estado anunció públicamente que dos diplomáticos cubanos habían sido expulsados de Estados Unidos en el mes de mayo. La portavoz Heather Nauert no aclaró exactamente lo ocurrido y habló simplemente de "incidentes que causaron una variedad de síntomas físicos".

Poco después se conoció que varias personas del personal diplomático estadounidense en la isla denunciaron que habían experimentado diversos síntomas, como náuseas, dolor de cabeza o pérdida de equilibrio. La agencia AP indicó posteriormente que los afectados habían perdido capacidad auditiva estando en la embajada de EEUU en la capital de Cuba.

Además, indicó que "las autoridades estadounidenses concluyeron que los diplomáticos estuvieron expuestos a un dispositivo sónico que habría sido colocado dentro o fuera de sus residencias", si bien aún desconocían "si el dispositivo era un arma usada en un ataque deliberado o tenía otro motivo".

Una investigación en marcha

Desde entonces, el FBI y el Gobierno cubano se encuentran investigando los incidentes en Cuba, que ha negado haber utilizado ningún dispositivo contra personal diplomático. Aparentemente los hechos se produjeron a finales de 2016, pero han seguido ocurriendo este año, según CBS y CNN.

Según las fuentes citadas, la investigación está tratando de determinar si el ataque se produjo dentro de la casa de los afectados, que fue proporcionada directamente por el gobierno de Cuba. Además, se cree que este tipo de ataques aún continúan.


Por ahora y pese a la expulsión de los diplomáticos cubanos, Washington no ha culpado directamente a La Habana del ataque, aunque sí cree que Cuba no protegió adecuadamente a los ciudadanos estadounidenses. Por su parte, la isla indicó que lanzó una "investigación exhaustiva, prioritaria y urgente" después de conocer lo sucedido, y aseguró que reforzó las medidas de seguridad para el personal estadounidense en la isla.

"Daños a largo plazo"

Según CBS, un médico estadounidense viajó la pasada primavera a la isla para analizar a los afectados. Según CNN, fueron más de 10 diplomáticos estadounidenses y varios de sus familiares, así como cinco canadienses.

Según esa misma cadena, dos diplomáticos que fueron tratados en Estados Unidos "sufrieron daños a largo plazo, incluida la pérdida de oído como resultado de los ataques, y no pudieron volver a Cuba", mientras que otros decidieron abandonar la isla por lo sucedido.

"En algunos de los ataques, una sofisticada arma sónica que operaba fuera del rango de sonidos audibles se activó dentro o fuera de las residencias de diplomáticos estadounidenses que vivían en La Habana", y les provocó "sensaciones físicas inmediatas que incluían náuseas, dolor de cabeza y pérdida de audición", indicó la CNN.

RELACIONADOS:MundoEEUUCuba