null: nullpx
Reforma Migratoria

De qué se trató el programa migratorio que Sanders no apoyó y Clinton le saca en cara

El plan surgió en el 2003 y pretendía regularizar la estadía de hasta 1.5 millones de campesinos
10 Mar 2016 – 11:30 AM EST

Por Jorge Cancino - @cancino_jorge

Hillary Clinton volvió a recordarle el miércoles al senador Bernie Sanders el voto en contra de una propuesta de reforma migratoria sometida a consideración del pleno en el 2007, y que era promovida entre otros por el desaparecido senador Edward Kennedy (D-Massachusetts).

La exsecretaria de Estado, que votó a favor del proyecto, dijo durante El Debate Demócrata organizado por Univision, el diario The Washington Post y Facebook, que se trataba de un plan integral de reforma de las leyes de inmigración, pero Sanders insistió en que el programa promovía el trabajo esclavista y que, por ese motivo, no lo respaldó.

¿En qué consistía? ¿Era integral? ¿Hubiese detenido las deportaciones que en los últimos siete años ya suman más de 2.5 millones?


El proyecto

El plan mencionado por Clinton es el Proyecto de Ley de Empleos, Oportunidades, Beneficios y Seguridad para los Trabajadores Agrícolas, también conocido como AgJobs. Tenìa como objetivo regularizar el estatus migratorio de entre 500,000 y 1,5 millones de personas.

En el 2003, cuando fue desarrollado, la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA, por su sigla en inglés), consideró el proyecto como "el primer paso" para la reforma del sistema inmigratorio estadounidense.

El programa de reforma migratoria fue acordado entre los agricultores y la United Farm Workers (Trabajadores Agrícolas Unidos –UFW-). Permitía obtener estatus migratorio legal solo a los que habían trabajado en la agricultura.


Los requisitos

La propuesta señalaba que para poder participar los solicitantes tenían que demostrar que habían realizado tareas agrícolas durante un mínimo de al menos unas 600 horas o 100 días a lo largo de 12 meses consecutivos.

De haber sido aprobado por el Congreso, el proyecto fijaba una fecha máxima para demostrar las horas trabajadas por los campesinos.

Los solicitantes que cumplieran con estos requisitos obtendrán la residencia temporal mientras trabajan para satisfacer los requisitos de la residencia permanente. Pero no había garantías de conseguirla al final del camino.

Una vez que adquiriera la residencia temporal, el plan señalaba que el trabajador agrícola podría entonces desempeñarse en tareas no relacionadas con el campo siempre que cumpliera con los requisitos que rigen las labores de los trabajadores agrícolas extranjeros en Estados Unidos.

Dura advertencia

El proyecto advertía que los extranjeros que obtuvieran la residencia temporal mediante AgJOBS e incumplieran los requisitos de trabajo agrícola para conseguir la residencia permanente, o no la solicitan en el plazo señalado, podían ser expulsados (deportados) del país.

Precisaba además que el servicio de inmigración estaría facultado para retirar la condición de residente temporal al campesino y denegar la solicitud de residencia permanente en los siguientes casos:

Si el Departamento de Seguridad Interna (DHS, por su sigla en inglés) determinaba que dicha condición fue obtenida por medio de fraude o tergiversación voluntaria.
Si cometía un acto que lo convirtiera en inadmisible (de acuerdo con lo señalado en la Ley de Inmigración) o si era condenado por un crimen grave o por tres o más delitos leves siendo residente temporal.


Sembrando dudas

Si bien el plan contaba con fuerte apoyo de organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes, abogados, congresistas demócratas y republicanos, algunos –como el senador Sanders- advertían que se trataba de un programa que sumía a los trabajadores en una condición de semi esclavitud.

Otros, sin embargo, reconociendo las dificultades del proyecto, consideraban que AgJobs era “un buen comienzo” para destrabar el debate hacia una reforma migratoria, el que fue interrumpido tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

AILA dijo en varias ocasiones que AgJobs se trataba del “primer paso para la reforma del sistema inmigratorio estadounidense". Otros aseguraban que el plan iba a permitir a los agricultores contratar a miles de campesinos para que recogieran cosechas a cambio de salarios bajos. Y que una vez en el sistema nada garantizaba que, a largo plazo, conseguirían la ansiada residencia legal permanente.

Malos recuerdos

Para la Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO, por sus sigla en inglés), el principal sindicato de Estados Unidos, los trabajadores agrícolas que se encuentran temporalmente en el país son más vulnerables a sufrir violaciones a sus derechos laborales.

En el 2007 argumentaron que algunos jornaleros que se iban a beneficiar con el AgJobs no regresarían a sus países al término de sus visados, algo que también ocurrió bajo el Programa Bracero, el último plan de trabajadores temporales que operó entre 1942 y 1964.

Después del programa bracero permitieron a los agricultores reclutar nuevos jornaleros del campo en países extranjeros y ser traídos al país bajo un programa de trabajadores invitados ya existente, pero sólo podrían quedarse durante 10 meses cada vez.

Los beneficiarios de este programa no podrían ser candidatos a la ciudadanía en forma automática, y tendrían que esperar entre 8 a 10 años en una lista de espera.


Otros detalles del plan

De haberse aprobado en el Congreso, el AgJobs daba un plazo máximo de inscripción de 18 meses a partir de la fecha de promulgación de la ley.

Los campesinos no iban a poder solicitar por si solos el beneficio sino a través de una organización laboral, de empleadores o una organización con experiencia sustancial en inmigración autorizada por el DHS para asistir a aspirantes, explicó la UFW.

En caso que un campesino hubiese sido detenido por la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) y calificaba para AgJobs, la agencia podía hacer uso de su capacidad de discrecionalidad para dejar libre al inmigrante.

El AgJobs no daba garantías de protección médica ni tampoco de despido, quedando expuesto a ser deportado por perder el permiso de permanencia.

La reforma del 2013

Sanders dijo el miércoles que apoya un proyecto de ley de reforma migratoria como el aprobado por el Senado el 27 de junio de 2013 (S. 744), que incluye un camino a la ciudadanía para millones de indocumentados –no solo campesinos- qu, entre otros requisitos, están en Estados Unidos desde antes del 1 de enero de 2010 y carecen de antecedentes criminales.

Los beneficiarios entrarían en un estado de residencia provisional por 10 años al término de los cuales podrían pedir la residencia legal permanente.

Tres años más tarde serían elegibles para solicitar la ciudadanía estadounidense.

A diferencia del AgJobs, el S. 744 no exigía que el inmigrante beneficiado estuviera sujeto a un solo empleador durante un plazo determninado.

Notas relacionadas:

Más contenido de tu interés