null: nullpx
Privacidad

La ONU apoya la negativa de Apple a desbloquear un iPhone

El Alto Comisionado para los Derechos Humanos alerta que desencriptar el teléfono es riesgoso "para millones de personas".
4 Mar 2016 – 4:59 AM EST

"Forzar a Apple a crear programas informáticos para minar los elementos de seguridad de sus propios teléfonos" puede tener "consecuencias negativas para los derechos humanos de las personas en todo el mundo", afirmó este viernes el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Con la declaración, la ONU se implica en la polémica por el desbloqueo de un iPhone utilizado por uno de los atacantes a un centro de atención a discapacitados en San Bernardino, California, el pasado noviembre, en el que murieron 14 personas. El Buró Federal de Investigaciones (FBI) ha solicitado a Apple que intervenga el aparato para extraer información que podría ser útil a la investigación judicial, pero la empresa se ha negado rotundamente alegando que violaría sentaría un precedente que violaría los derechos a la privacidad de los ciudadanos.

"Con el fin de resolver un tema de seguridad relativo a la encriptación en un caso, las autoridades corren el riesgo de abrir una Caja de Pandora con implicaciones extremadamente perjudiciales para los derechos humanos de millones de personas, incluyendo su seguridad física y financiera", dijo Zeid Ra'ad Al Hussein, en un comunicado difundido en Ginebra.


Unas 40 empresas, individuos y organizaciones han presentado argumentos legales a favor de Apple ante el tribunal federal de California (EEUU) que ordenó a la compañía tecnológica ayudar al FBI a desbloquear el aparato.

"Algunas (empresas) consideraron que el pulso (de Apple) con el Gobierno es demasiado peligroso y podría tener repercusiones muy significativas para la industria tecnológica si Apple pierde la batalla", subrayó este miércoles The New York Times.


Pese a esos temores, el sector tecnológico ha optado finalmente por cerrar filas en torno a Apple.

El director del FBI, James Comey, y el principal asesor legal de Apple, Bruce Sewell, se vieron las caras el martes en una audiencia sobre seguridad y privacidad en el Congreso estadounidense, donde ambos defendieron a capa y espada su posición en la actual batalla.


Familiares de cinco de las víctimas, y uno de los sobrevivientes, del ataque del 2 de diciembre también presentaron documentos en los que afirman que la solicitud del FBI es legal y que las preocupaciones de Apple son "especulativas". Los familiares argumentan que el dispositivo podría tener pistas útiles o incluso "explicar el motivo de esta tragedia sin sentido".

Pero el esposo de otra sobreviviente presentó una carta a nombre de Apple en la que dice que cree que la orden sentaría un precedente negativo, y agregó que no cree que el teléfono cuente con información útil.

Publicidad