Política

Trump sugiere que recortará la ayuda a los palestinos por dejar el proceso de paz

El presidente se preguntó en un tuit "¿por qué deberíamos nosotros realizar estos inmensos pagos en un futuro?" y reprochó que Palestina se niegue que a participar en el proceso de paz de Oriente Medio, decisión que tomó en respuesta a la declaración por parte de Washington de Jerusalén como capital de Israel.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cargó este martes contra Palestina por su negativa a participar en el proceso de paz de Oriente Medio en respuesta a la declaración por parte de Washington de Jerusalén como capital de Israel, e insinuó que podría dejar de apoyar económicamente a los palestinos.

"Con los palestinos sin intención de continuar hablando de paz, ¿por qué deberíamos nosotros realizar estos inmensos pagos en un futuro?", se preguntó Trump a través de su cuenta personal de Twitter.

Estas declaraciones se produjeron apenas unas horas después de que el presidente utilizara su primer tuit del año para arremeter de manera similar contra Pakistán por sus "mentiras y engaños", lo que ha llevado a la Casa Blanca a no conceder a este país los 255 millones de dólares en ayuda militar que llevaba reteniendo desde agosto.

"No es solo a Pakistán que le pagamos miles de millones de dólares para nada, sino que hay muchos otros países (...). Por ejemplo, le pagamos a los palestinos CIENTOS DE MILLONES DE DÓLARES al año y no obtenemos aprecio ni respeto", se quejó Trump.

El mandatario lamentó, además, la postura de Palestina ahora que "la parte más dura de la negociación", la cuestión del reconocimiento de Jerusalén como capital del estado israelí, "está fuera de la mesa" de negociaciones.

Trump anunció el pasado 6 de diciembre este reconocimiento y el traslado de la embajada estadounidense desde Tel Aviv a Jerusalén, lo que ha generado el rechazo de los palestinos y un aumento de la tensión con Washington.

El presidente palestino, Mahmud Abás, viene reiterando desde entonces que con esta declaración EEUU se posicionó en el conflicto, por lo que ya no lo considera acreditado para ejercer de mediador en el proceso de paz, por lo que optó por congelar los contactos con representantes estadounidenses para este cometido.

Las autoridades palestinas también anunciaron medidas para buscar el reconocimiento como Estado en la esfera internacional, en las fronteras anteriores a 1967, y solicitaron la adhesión a 22 tratados y acuerdos globales.

La comunidad internacional criticó duramente el paso dado por la administración de Trump, al considerar que acababa con las posibilidades de encontrar una solución para el conflicto entre Israel y Palestina.

Además, el pasado 18 de diciembre, las Naciones Unidas rechazó la decisión de Trump y se vio la soledad de Washington en el Consejo de Seguridad de esta organización. Asimismo, la Asamblea General aprobó el 21 del mismo mes y de manera abrumadora (128 votos frente a nueve en contra) una resolución que criticaba el reconocimiento estadounidense.

El voto puso de manifiesto el escaso apoyo de Trump pese a que había amenazado con cortar las ayudas estadounidenses.