publicidad
De izquierda a derecha, los senaodres Lindsey Graham, Ron Johnson, Bill Cassidy, y John McCain, el jueves 27 de julio de 2017.

Senadores republicanos califican el 'skinny repeal plan' para reemplazar Obamacare como un "desastre" y un "fraude"

Senadores republicanos califican el 'skinny repeal plan' para reemplazar Obamacare como un "desastre" y un "fraude"

Los intentos republicanos por eliminar Obamacare siguen siendo infructuosos: ahora, senadores de la talla de John McCain y Lindsay Graham desestimaron en conferencia de prensa la propuesta que buscaba eliminar 'al menos' algunas partes de la ley vigente.

De izquierda a derecha, los senaodres Lindsey Graham, Ron Johnson, Bill...
De izquierda a derecha, los senaodres Lindsey Graham, Ron Johnson, Bill Cassidy, y John McCain, el jueves 27 de julio de 2017.

Un desastre que dejaría sin cobertura de salud a millones de personas: así calificaron cuatro senadores republicanos al 'skinny repeal plan' propuesto por los líderes de ese mismo partido, que busca eliminar algunas partes de la ley de salud vigente, el Affordable Care Act, conocido como Obamacare.

Sin embargo, los legisladores no dejaron claro si votarán en contra de la ley, ya que en lo que parece ser una total contradicción, pidieron garantías a la Cámara de Representantes de que están dispuestos a aprobar el 'skinny plan' en el Senado si es modificado en el mecanismo de 'conferencia' donde ambas cámaras pulen una versión final que es enviada al presidente para su firma.

publicidad

Pero si votaran en contra, este se convertiría en el tercer fracaso de la cruzada de los republicanos por desmantelar la legislación firmada en 2010 por el entonces presidente Barack Obama.

“La 'skinny bill' como política es un desastre, la 'skinny bill' como reemplazo de Obamacare es un fraude", dijo el senador Lindsay Graham, quien representa al estado de Carolina del Sur, y agregó que no regresaría a su estado a decir que esto reemplaza al ACA "porque no lo hace, es un fraude". Habló junto a John McCain, de Arizona, Bill Cassidy, de Louisiana y Ron Johnson, de Wisconsin.

Sorpresa y aplausos tras el decisivo voto de McCain para impedir la derogación de Obamacare Univision

Cada uno envió su mensaje, pero coincidieron en que esta propuesta sería negativa para el mercado de seguros de salud y podría hacer subir las primas. “El 'skinny repeal' en el Senado no se acerca al cumplimiento de nuestras promesas”, dijo Johnson. "Tenemos que trabajar juntos republicanos y demócratas en una propuesta de salud que se apruebe con mayoría en el Congreso", agregó McCain.

Los cuatro senadores pidieron garantías de que una vez aprobado en el Senado este tercer plan vaya a 'conferencia', es decir que senadores y representantes trabajen en conjunto una versión final de la ley y no el ' skinny bill' que solo y sin modificaciones eliminaría las multas a personas y a empleadores que no tengan/ofrezcan seguros médicos con ciertos requisitos (lo que se conoce como mandato individual o del empleador), uno de los pocos puntos de consenso entre los republicanos.

“Necesito garantías del portavoz de la Cámara y de su equipo de que si voto por el skinny repeal ese no será el producto final”, dijo con énfasis Graham.

Relacionado
Las primas se elevarían en 20% si se elimina el mandato individual que f...
Republicanos plantean una tercera opción: qué es el 'skinny repeal plan' que busca derogar partes de Obamacare

Aunque la idea de no tener que pagar una multa podría sonar atractiva, tendría repercusiones devastadoras para todos.

Quince millones de estadounidenses dejarían de tener seguro médico en una década si se elimina el mandato individual concluyó la Oficina de Presupuesto del Congreso al analizar este escenario. Para 2026, 15% de los adultos (43 millones de estadounidenses) no tendrían cobertura de salud.

El rápido recorrido de esta reciente propuesta

Este 'skinny repeal' se vota en la Cámara Alta en las próximas horas y necesita 51 votos para avanzar. Con la oposición de cuatro republicanos, ya no los tendría.

Si por alguna razón llegara a aprobarse, bien podría ir a conferencia, como pidieron los senadores republicanos, o su texto podría ser tomado por la Cámara Baja para aprobarla sin emmiendas y convertirla en ley.

publicidad

La opción que se adopte dependerá de la decisión del liderazgo de la Cámara de Representantes, es decir Paul Ryan y su equipo. (Por eso el llamado de los senadores este jueves a que Ryan garantice que habría debate).

Cualquiera de las dos opciones presentan posibles complicaciones. Mientras que la conferencia extendería la discusión e introduciría nuevos elementos de disputa, la aprobación del skinny repeal no contaría con apoyo de los grupos más conservadores de la Cámara de Representantes.

En fotos: La incertidumbre sobre el futuro de la ley de salud angustia a quienes se han beneficiado
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad