Renuncia Gary Cohn, principal asesor económico de Trump, en medio de controversias por la imposición de aranceles

En medio de un debate sobre la imposición de aranceles al acero y al aluminio importado, el asesor se suma al éxodo de altos consejeros de la Casa Blanca.

El principal asesor económico de la Casa Blanca, Gary Cohn, anunció su renuncia al cargo tras mostrar su oposición a la controvertida decisión del presidente Donald Trump de imponer aranceles a la importación de acero y aluminio. Muchos señalan a Cohn como uno de los arquitectos claves de la reforma fiscal de 2017 que impulsó Trump y el Congreso aprobó.

"Ha sido un honor servir a mi país y promulgar políticas económicas favorables al crecimiento para beneficio del pueblo estadounidense, en particular la aprobación de una reforma fiscal histórica. Estoy agradecido con el presidente por darme esta oportunidad y le deseo a él y a la administración un gran éxito en el futuro", dijo el experimentado banquero de Wall Street en un comunicado.

El presidente destacó que Cohn ha sido uno de "sus principales asesores" y que hizo "un excelente trabajo" en el Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca.


"Gary ha sido mi principal asesor económico e hizo un excelente trabajo al impulsar nuestra agenda, ayudando a realizar recortes tributarios históricos y desatando la economía estadounidense una vez más. Es un talento único y le agradezco su dedicado servicio al pueblo estadounidense", dijo Trump en un comunicado.

La salida de Cohn se produce en medio del debate que se ha desatado dentro de la Casa Blanca sobre la conveniencia de imponer sanciones y otras barreras a la importación de acero y aluminio que anunció sorpresivamente el presidente Trump la semana pasada sin aparentemente haber consultado previamente a muchos en su equipo de asesores.

Cohn era del grupo que desaconsejaba esa estrategia con la que el presidente dice querer proteger la industria estadounidense de competencia que califica como “desleal”.

Pese a que potencialmente afectaría a rivales en el comercio mundial como China, también va a golpear a naciones aliadas como Canadá, Alemania, Reino Unido y Corea del Sur, que ya anunciaron que podrían estar implementando medidas de represalia.

Por ejemplo, desde la Unión Europea amenazaron con aplicar aranceles similares a los jeans Levi's, las motos Harley-Davidson, las naranjas de Florida y el whisky bourbon.

El asesor económico presidencial se vio desplazado por Peter Navarro, director del Consejo Nacional de Comercio, instancia creada por Trump, quien favorecía una posición dura frente a China y otras naciones que considera que se benefician de los déficits comerciales que EEUU tiene con el resto del mundo.


El presidente anunció su idea de imponer aranceles al acero (una decisión que aún hay que poner en práctica y cuyos detalles se desconocen) luego de recibir un informe que sugería seguir esa línea preparado por el Departamento de Comercio, que encabeza el secretario Wilbur Ross, otro de los promotores de una policía comercial más dura.

Los expertos en comercio indican que el arancel provocará no solo una guerra comercial innecesaria sino que golpeará también la industria nacional, especialmente la automotriz, ya que la producción interna de aluminio y acero no satisface completamente la demanda local. Esta medida automáticamente se traduciría en un aumento del costo final de los autos que deberán acudir a material internacional más caro debido al nuevo arancel de 10% y 25% respectivamente, si llega a entrar en vigor.

Fuentes consultadas por el diario The Washington Post indicaron que Cohn estaba realmente molesto con el giro proteccionista del presidente Trump, lo que lo llevó a no participar en actos públicos con el mandatario para no tener que defenderlo.


Sin embargo, su renuncia se concretó una vez la Casa Blanca rechazó la idea de Cohn de programar una reunión entre Trump y compañías que se verían afectadas con el arancel.

Con su salida, Cohn se convierte en la última personalidad de alto perfil del cículo del presidente en dejar su puesto. Precisamente el mismo día en que Trump negó la existencia de algún caos en la Casa Blanca y desde Twitter aseguró que se trata de "noticias falsas" y que las renuncias son algo normal debido a que "la gente siempre va y viene". "¡No hay aaos, solo gran energía!", tuiteó.

Antes de Cohn, anunciaron sus salidas en apenas 13 meses de administración Hope Hicks, Rob Porter, Steve Bannon, Sean Spicer, Reince Priebus, Michael Flynn, Sebastian Gorka, y la lista continúa.

Por otra parte, otros que aún continúan en la Casa Blanca como la hija del presidente y consejera del presidente, Ivanka Trump, y el yerno del mandatario y también asesor, Jared Kushner, están bajo escrutinio por no contar con credenciales de seguridad para acceder a información altamente clasificada debido a temas relacionados con sus chequeos de antecedentes.

Sarah Huckabee Sanders, los últimos restos de la dignidad de John Kelly, y cualquiera de los horcruxes de Mike Pence que logró ocultar lo mejor .

RELACIONADOS:Donald TrumpCasa Blanca