null: nullpx

Juez posterga sentencia a Michael Flynn tras una dura crítica al exasesor de Trump por "vender a su país"

En la que debió haber sido su audiencia para conocer la sentencia que le impondrían por mentir al FBI, el primer asesor de seguridad nacional de Trump fue fustigado por el juez, quien sin embargo aceptó posponer su decisión a la espera de lo que resulte de la colaboración del exmilitar con los fiscales del 'Rusiagate'.
18 Dic 2018 – 9:49 AM EST

Los ciudadanos y periodistas que este martes desafiaban el frío a las afueras de la corte federal de Washington DC esperando conocer la sentencia contra el primer asesor de seguridad nacional de Donald Trump, Michael Flynn, deberán esperar unos meses más, luego de que el juez que lleva la causa decidió posponer su decisión para una próxima fecha.

El general retirado se presentó para conocer su futuro ante el tribunal que lleva su caso, el primero presentado por el fiscal especial Robert Mueller sobre la posible coordinación entre la campaña republicana y Rusia.

Pero al cabo de unas dos horas de audiencia, los abogados de Flynn aceptaron la oferta del juez Emmet G. Sullivan de postergar su decisión mientras el exmilitar sigue colaborando con el equipo de Mueller. De hecho, la idea de los representantes del acusado es que se pueda tomar en cuenta toda la colaboración que pueda aportar Flynn a los investigadores.

Se estableció que el 13 de marzo las partes asistirán a una reunión de evaluación del caso, de la que podría salir una fecha firme para que el juez dé su sentencia.

Antes de llegar a la, para algunos sorpresiva, decisión el juez Sullivan fue muy duro con Flynn, quien en diciembre del año pasado se declaró culpable de engañar a los investigadores sobre una serie de conversaciones que mantuvo con el embajador ruso en ese momento, Sergey I. Kislyak, a finales de diciembre de 2016, mientras servía como miembro clave del equipo de transición de Trump.

“Todo el tiempo usted fue un agente no registrado de un gobierno extranjero mientras servía como asesor de seguridad nacional para el presidente de Estados Unidos. Eso mina todo lo que esta bandera representa”, dijo el juez Sullivan.

“Sin discusión, usted vendió su país. No estoy ocultando mi disgusto, mi desdén por esta ofensa criminal”, remató Sullivan, quien fue muy duro con el general a lo largo de la audiencia y llegó a preguntar a los fiscales si el acusado no podría enfrentar cargos bajo la Ley Logan, que castiga a quienes usurpen la autoridad del gobierno para pactar con poderes extranjeros.

Al regreso de un breve receso, el juez pidió que no se sobre interpretaran sus comentarios y que no estaba indicando que existieran indicios de traición. Los mismos fiscales de la causa dijeron que ellos no veían indicios para acusar a Flynn de traición.

A la salida del tribunal, cuando se disponía a abordar su vehículo, Flynn fue recibido con grito de "Enciérrenlo", el mismo cántico que el general repetía en eventos de la campaña republicana para referirse a la candidata demócrata Hillary Clinton.

El crimen de Flynn

El exasesor discutió con el embajador sobre posibles acciones que tomaría el futuro gobierno de Trump para desmontar las sanciones que el saliente presidente Barack Obama había impuesto a Moscú, algo que está prohibido por la ley que impide a ciudadanos comunes negociar asuntos de política exterior estadounidense. Flynn luego mintió al vicepresidente, Mike Pence, sobre esa conversación y finalmente fue despedido de su cargo.

Flynn enfrenta la posibilidad de hasta seis meses de prisión, aunque el fiscal Robert Mueller había pedido que no vaya a prisión porque está colaborando con el caso.

Sin embargo, se generó cierta expectativa luego de que los abogados de Flynn indicaran que su cliente había sido engañado por el FBI y que no sabía en el momento que mentir a los investigadores era un crimen. Los fiscales escribieron al juez advirtiéndole que el acusado intentaba minimizar su responsabilidad.

Pero el general retirado terminó reconociendo ante el juez Sullivan su culpabilidad, aunque el magistrado dio varias oportunidades para que el acusado cambiara su declaración ante la corte. Incluso cedió su derecho a apelar la decisión que tomara el juez.


La audiencia de Flynn se produjo un día después de que se publicara un documento del FBI que proporcionaba nuevos detalles sobre cómo Flynn mintió a los investigadores federales sobre sus conversaciones con Kislyak.

Antes de conocerse la sentencia, el presidente Trump publicó la mañana del martes un mensaje para desear "buena suerte" a su exasesor y aprovechó para volver a repetir que "no hubo colusión" entre su equipo de campaña y los rusos. Además, volvió a insistir en que el equipo de Mueller ejerció una "tremenda presión sobre él".

El general retirado de tres estrellas fue puesto en 2011 al frente de la Dirección de Inteligencia del Pentágono, uno de los cargos más importantes dentro del espionaje estadounidense, hasta que en 2014 fue forzado a retirarse de la vida militar luego de haber expresado públicamente sus diferencias con la política antiterrorista del presidente Barak Obama.

Los abogados de Flynn indican que su defendido se reunió en 19 oportunidades en el último año con fiscales de 'Rusiagate' y que por esa colaboración debía ser exonerado de cualquier pena de prisión.

El documento del FBI proporcionó nuevos detalles sobre cómo Flynn mintió a los investigadores federales sobre sus conversaciones con el embajador ruso durante la transición presidencial.

El equipo de Mueller ha rechazado cualquier sugerencia de que Flynn fue engañado y los fiscales respondieron en un memorándum de sentencia el viernes en el que aseguraron que "un asesor de seguridad nacional en funciones, exjefe de una agencia de inteligencia, general retirado y veterano de 33 años de las fuerzas armadas sabe que no debe mentir a los agentes federales".

Y además la trama turca

Aparte de declararse culpable de mentir a los investigadores en esa entrevista, Flynn también se inculpó de su cabildeo con el gobierno turco.

Además, dos exsocios comerciales de Flynn fueron acusados este lunes de conspirar para influir tanto en los políticos estadounidenses como en la opinión pública en relación con un rival político del presidente turco Recep Tayyip Erdogan en 2016.

Los fiscales acusaron a Bijan Rafiekian, también conocido como Bijan Kian, y a Kamil Ekim Alptekin de actuar como agentes no registrados del gobierno turco en un complot centrado en el clérigo turco Fethullah Gulen, que vive en Pensilvania.

Los abogados del Departamento de Justicia de Estados Unidos alegan que los dos socios comerciales de Flynn "buscaron desacreditar y deslegitimar al ciudadano turco a los ojos de los políticos y del público y, en última instancia, asegurar la extradición del ciudadano turco".

Alptekin también está acusado de varios cargos de mentir a investigadores federales sobre su papel en la operación.

Gulen ha sido culpado por el gobierno turco por orquestar un golpe militar fallido contra el gobierno de Erdrogan.


Según la acusación, la campaña secreta de cabildeo de Flynn, Kian y Alptekin contra Gulen, inicialmente denominada "Campaña de la Verdad" de 90 días de duración y posteriormente "Proyecto Confianza", comenzó a finales de julio de 2016, después de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos rechazara la solicitud del gobierno turco de extraditar a Gulen de Estados Unidos a principios de ese año.

Los rostros del ‘Rusiagate’, la investigación que incomodó al presidente Trump (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés