null: nullpx
Turquía

El imán al que Turquía culpa del golpe y que vive en Pennsylvania

Erdogan pide que EEUU extradite al clero musulmán. El opositor a quien acusa, sin embargo, había condenado "firmemente" el golpe de estado fallido.
16 Jul 2016 – 3:29 PM EDT

Turquía dice saber quién está detrás del intento de golpe militar y asegura que vive en Pennsylvania.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, pidió este sábado que Estados Unidos extradite a un clérigo musulmán al que responsabiliza por el levantamiento de una parte del ejército del país, que fue fallido pero dejó más de 190 muertos y centenares de heridos. Erdogan dice que quiere que se juzgue en Turquía.

Se trata de un opositor, un imán exiliado, llamado Fethullah Gulen, que vive en Saylorsburg, Pennsylvania.

Por su parte, el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, instó a Turquía a presentar pruebas de que el predicador Fetullah Gülen es responsable del intento de golpe de Estado de anoche.

Kerry, que se encuentra de visita oficial en Luxemburgo, mostró su apoyo al Gobierno turco tras el intento golpista pero le pidió al mismo tiempo que comparta pruebas de la implicación de Gülen con los servicios estadounidenses.

"No hemos recibido ninguna petición del Gobierno turco" sobre la extradición de Gülen, indicó Kerry, aunque sí que señaló que "esperamos que haya preguntas" sobre él.

El Gobierno de Turquía criticó abiertamente a Estados Unidos por albergar a Gülen, al que considera responsable del intento golpista de anoche.

Erdogan acusa desde hace tiempo al clérigo y a sus seguidores de intentar derrocar al gobierno. Gulenvive en el exilio en Pennsylvania y promociona una filosofía que funde una rama mística del islam con la férrea defensa de la democracia, educación, ciencia y diálogo interconfesional

"Estados Unidos debe extraditar a esa persona", dijo Erdogan en un discurso ante miles de partidarios en Estambul, en referencia a Gülen. "Hay un juego con el ejército, y está vinculado con fuerzas exteriores", insistió el presidente.

Fadi Hakura, experto en Turquía del grupo de estudios Chatham House, señaló a la agencia AP que no estaba claro quién estaba detrás del golpe, pero que parecía haber sido "realizado por oficiales de bajo rango, al nivel de coronel".

"Su principal agravio parecía ser el intento del presidente Erdogan de transformar su cargo en una poderosa y centralizada presidencia ejecutiva", comentó Hakura. "Este golpe fracasó porque carecía de apoyo popular, apoyo político y apoyo internacional".

Pese a las acusaciones del presidente, el imán había negado horas antes toda implicación en el intento de golpe del viernes. Y no solo eso: el predicador condenó "firmemente" la intentona golpista.

Con informaciones de las agencias AP y AFP desde Estambul.

Publicidad