publicidad
Muebles destruidos en una calle de Juana Matos, Catano, Puerto Rico, dos semanas después del paso del huracán María

Por qué Trump le habla a Puerto Rico como no lo hace con Texas o Florida

Por qué Trump le habla a Puerto Rico como no lo hace con Texas o Florida

El presidente no parece entender la gravedad de la situación en la isla tras el paso del huracán María y la necesidad de ayuda federal que tienen los más de 3,5 millones de estadounidenses que viven en el estado libre asociado.

Trump advierte que EEUU no puede mantener la ayuda a Puerto Rico "para siempre" Univision

La crítica situación que vive Puerto Rico tras el paso del huracán María que dejó devastada la isla motivó en el presidente Donald Trump una de esas explosiones matutinas de impaciencia que suele plasmar en su cuenta Twitter. Pero su impaciencia no estaba dirigida a los problemas que padecen los más de 3 millones de ciudadanos de ese estado libre asociado, sino contra los que sufren la crisis.

El presidente advirtió a los puertorriqueños que no pueden pretender que el gobierno federal o los militares se queden para siempre asistiéndolos, en una nueva diatriba vía Twitter en la que parece culpar nuevamente a los hoy damnificados por los problemas de insolvencia y el deterioro de infraestructura que sufría la isla antes de la llegada del huracán.

publicidad



Muchos se preguntan si Trump sabe, o considera, que los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses que tienen derecho a la ayuda de Washington y que no se trata de una operación de asistencia humanitaria que se le ofrece solidariamente a otro país.

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, el general John Kelly, tuvo que hacer la necesaria aclaratoria cuando le preguntaron en su sorpresiva aparición en la rueda de prensa diaria, si su jefe consideraba estadounidense a los puertorriqueños, lo mismo que la gente de Texas o Florida, dos estados afectados por recientes huracanes a quienes el mandatario no ha considerado necesario aclararle que la ayuda es finita.

"Por qué sigues tratando a los puertorriqueños disitinto a otros estadounidenses cuando se trata de desastres naturales", le preguntaba en un mensaje en Twitter el líder de la minoría demócrata en el Senado Chuck Schumer, quien, como senador por Nueva York, tiene en su estado una importante población de votantes provenientes de la isla


Relacionado
Margarita García limpiaba su casa este jueves. La primera planta...
Sin luz y sin agua: así es la vida cotidiana de los puertorriqueños dos semanas después del huracán María

Trump tiene razón (y esa fue la respuesta con la que Kelly escapó de una segura polémica) porque por definición la ayuda de emergencia a una zona del país (y Puerto Rico es parte de EEUU) no puede durar por siempre. Pasada la emergencia y la recuperación lograda, los equipos de ayuda regresarán a sus centros de operaciones a la espera de una nueva catástrofe que exija su ayuda.

Pero eso no evita que muchos consideren esos comentarios como innecesarios y hasta crueles por la frialdad que manifiesta con gente que tiene problemas básicos de supervivencia en estos momentos. Cierto que muchos no se habrán enterado porque no tienen acceso a comunicaciones, ni celulares ni internet.

El problema es que en Puerto Rico la emergencia no ha pasado: según datos oficiales 36% de la población carece de acceso a agua potable, 83% de los subscriptores siguen sin electricidad, 45% no tiene teléfonos ni acceso a internet, y más del 90% de las carreteras siguen impasables, lo que complica enormemente la distribución de ayuda a zonas afectadas.

Primer asalto

Semanas atrás, cuando Trump se cazó en una pelea con la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, por las críticas que esta hizo a la lenta respuesta federal a la emergencia generada por el huracán, el senador y ex candidato presidencial demócrata Bernie Sanders asomó la posibilidad de que lo racial fuera un factor en la manera “impronunciable” como el jefe de la Casa Blanca se refería a la crisis.

Enfrascado en su pelea con los jugadores de futbol estadounidense que se hincan cuando suena el himno nacional al inicio de sus partidos, Trump tardó varios días para hacer alguna referencia a Puerto Rico azotado por el golpe directo del huracán categoría 4, que la atravesó de punta a punta.

Y cuando Trump habló sobre la emergencia lo hizo de una manera que parecía echar la culpa de la devastación a la pobre infraestructura puertorriqueña y recordando que la gran deuda que tiene la isla debía ser honrada.

En los siguientes días Trump empezó a enviar mensajes en Twitter alabando el “magnífico trabajo” que él mismo considera que ha hecho la Agencia para el Manejo de Emergencia, FEMA, y su gobierno, pese a que la situación en el terreno no daba para felicitaciones aún. Pero Trump se lamenta que no se reconozca ese “buen trabajo” y critican que los medios decidieran presentar un panorama catastrófico

Casi dos semanas después del paso del huracán, el presidente hizo un viaje de cinco horas a la isla, durante el cual no visitó ni sobrevoló ninguna zona duramente golpeada. Además, bromeó lanzando rollos de papel a un grupo que lo recibió en un hangar donde se acopiaba suministros, algo que a muchos pareció un gesto irrespetuoso para quienes esperaban esos suministros.

Así justifica Trump el haber lanzado toallas de papel en Puerto Rico Univision

El presidente ofreció una insólita felicitación a Puerto Rico por sólo haber sufrido 16 muertes (ese mismo día el conteo subió a 32, y al día de hoy ya va por 45) e hizo una imposible comparación con la “verdadera tragedia” que dijo que fue el huracán Katrina en 2005.

Trump se contradice porque durante su visita a San Juan aseguró que el gobierno federal mantendría su asistencia a los puertorriqueños por el tiempo que hiciera falta, un ánimo muy distinto al que expresó este jueves.

Como suele suceder en esta Casa Blanca, la lluvia de críticas que se sucedieron a los tuits presidenciales del este jueves fue seguida por la aclaratoria de varios funcionarios del gobierno asegurando que la asistencia federal seguirá inalterable hasta que la isla logre recuperar niveles de normalidad.

Hospitales sin luz ni agua: La realidad del sistema de salud en Puerto Rico después del paso del huracán María (fotos)
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad