Política

Los independentistas vuelven a presidir el parlamento catalán tras cese del gobierno y nuevas elecciones

En un plazo de diez días se conocerá el nombre del presidente de la región, sumida en una crisis desde finales del año pasado tras la celebración en octubre de un referéndum de independencia que había sido declarado ilegal por la justicia española y que no reconocieron los partidos no secesionistas.

Los partidos independentistas consiguieron este miércoles la presidencia del parlamento catalán tras un fallido intento de independizarse de España el año pasado y ante las dudas sobre el papel que desempeñarán los políticos electos que han sido encarcelados por su participación en el proceso de secesión o han huído para eludir la justicia española.


El candidato del grupo Esquerra Republicana de Cataluya (ERC), patidario de la separación de España, obtuvo 65 votos contra 56 para el candidato antiindependentista en el parlamento regional en el que había ocho escaños vacíos con un lazo amarillo correspondientes a diputados independentistas encarcelados o que se han ido a Bélgica, considerada la capital de la Unión Europea, desde donde están dando visibilidad a su causa.

Los tres diputados encarcelados de modo provisional por rebelión pudieron votar por delegación, que hicieron efectiva otros parlamentarios, mientras que los cinco que están en Bruselas no pidieron votar por esa vía.

En los próximos días se conocerá el nombre del presidente de la región, puesto al que aspira el depuesto líder de la región, Carles Puigdemont, líder del partido Juntos por Cataluña (centroderecha) uno de los políticos que huyó a Bélgica en octubre, acusado de sedición y rebelión, entre otros delitos.

En caso de que regrese a España se enfrenta a una posible detención y su propuesta de ser investido de forma telemática ha sido rechazada por la oposición.

El gobierno central de Madrid asumió el control directo de la región tras la declaración de independencia unilateral aprobada por legisladores separatistas el 27 de octubre de 2017.


Empleando poderes especiales, España cesó al ejecutivo de Puigdemont, disolvió el parlamento y convocó elecciones regionales anticipadas para el 21 de diciembre con la esperanza de frenar el movimiento secesionista.

Pero al contrario de lo que esperaba Madrid, los separatistas lograron una ventaja en unas elecciones que supuso un desacalabro para el gubernamental Partido Popular (PP).

El partido más votado fue la formación de centro derecha Ciudadanos, que surgió como un partido local que se oponen a la independencia, pero no logró la mayoría absoluta.

Los diputados del nuevo parlamento tendrán que elegir en los próximos días al presidente de la región y a la junta de gobierno de la cámara, puestos clave que podrían interpretar normas procesales para permitir la candidatura de Puigdemont desde el autoexilio, puesto que actualmente no está contemplado en el reglamento.

Fractura y humor

El referéndum y la posterior actuación del gobierno central aumentó la fractura en la sociedad catalana dividida entre los independentistas y quienes quieren seguir formando parte de España, aunque una mayoría manifiesta que desearían participar en un referéndum legal en el que pudieran decidir sobre el futuro de la región.

A finales de año, una plataforma en contra de la independencia, planteó una petición satírica para que una parte de Cataluña con el nombre de Tabarnia (que abarcaría las áreas metropolitanas de Tarragona y Barcelona), se independice de la región y siga siendo parte de España.

En los últimos días, Ironizando sobre la situación del depuesto presidente regional que espera ser elegido telemáticamente, el grupo presentó en una rueda de prensa a su 'presidente' por videoconferencia (Albert Boadella, un popular humorista catalán que finalizó su alegato con un corte de mangas).

Utilizando algunos argumentos de los independentistas, dados la vuelta, e incluso emulando una campaña de publicidad que lanzaron para defender su causa en el extranjero, los miembros de Tabarnia publicaron la suya propia con la que han agitado las redes sociales.

RELACIONADOS:EspañaMundo