null: nullpx
Estados Unidos

Los demócratas insisten en que el voto hispano les dará la presidencia en 2020

Solo entre 2014 y 2018 el electorado latino activo casi se duplicó para alcanzar unos 11,7 millones. Por eso el Partido Demócrata considera su apoyo como "imperativo" para arrebatarle la Casa Blanca a Trump en las venideras elecciones presidenciales.
6 Nov 2019 – 2:06 PM EST

Aunque los retos para conquistar el voto hispano son grandes, los demócratas parecen determinados a invertir los recursos y el tiempo necesarios para ganar sus apoyos en las venideras elecciones presidenciales de noviembre de 2020.

Esa es la visión del presidente del Comité Nacional Demócrata, Tom Pérez, quien considera que los latinos son clave para arrebatarle la Casa Blanca a Donald Trump el próximo año, y no solo en los estados con una población hispana extensa como Florida, Texas o California.

En una entrevista publicada por The Hill este miércoles, Pérez dijo que para su partido es "imperativo" acaparar las ayudas de los votantes hispanos. "Para mí como el primer presidente latino del Comité, es un imperativo moral", dijo durante la conversación exclusiva sostenida el martes con ese medio especializado en política.


Durante los próximos 12 meses, Pérez aseguró que los demócratas se empeñarán en aprovechar el que es uno de los bloques de votación de más rápido crecimiento en el país: solo entre los años 2014 y 2018, el electorado latino activo casi se duplicó, para alcanzar unos 11,7 millones.

¿Imprescindibles para ganar la Casa Blanca?

Pérez dijo que los latinos darán los votos decisivos en estados que han sido tradicionalmente campo de batalla con los republicanos.

"No se piensa en estados como Wisconsin cuando se analiza en dónde está el voto latino", dijo Pérez. "Yo miro esos estados industriales clave del medio oeste como Wisconsin, Michigan y Pennsylvania, tres estados que ganamos en 2018 y perdimos en 2016".

"Si replicamos nuestro éxito en 2020", aseguró, "y si Trump pierde esos tres estados, no estará "en el camino hacia un segundo mandato".

Sin embargo, cabe destacar que en 2016 el mandatario ganó las elecciones presidenciales sin el voto hispano, quebrando así el paradigma de que sin esos apoyos era imposible ganar la Casa Blanca.

Según datos del Pew Research Center, la demócrata Hilary Clinton fue quien se llevó la mayoría de los votos de hispanos, recolectando el 66%. Aún con el respaldo latino, los demócratas no pudieron sentar a su candidata en el despacho oval.

Ahora, asegura Pérez, la estrategia de los demócratas es aprender de los fracasos de 2016 y construir sobre los éxitos de 2018, cuando los latinos desempeñaron un papel fundamental en la entrega de las victorias a los demócratas en la Cámara de Representantes en estados como California, Nuevo México y Texas.


“Mi observación es que la política se volvió demasiado transaccional en el lado demócrata. Aparecíamos, hacíamos una carrera de velocidad durante tres meses antes de las elecciones. El DNC de hoy trata de construir relaciones de 12 meses al año", dijo.

Estos esfuerzos incluyen trabajar constantemente para registrar, educar e involucrar a los votantes hispanos.

Los retos de conquistar el voto latino

Debido a factores como una deficiente educación pública, barreras idiomáticas y la supresión de votantes en estados como Texas, los latinos han enfrentado a través del tiempo más obstáculos que el resto a la hora de ejercer el voto. Por esa razón, lograr llevarlos a las urnas significa más esfuerzos por parte de ambos partidos.

Pérez dijo que todavía hay mucho margen de mejora en términos de registro de votantes, particularmente en los estados péndulo.

"Hay aproximadamente 80,000 votantes latinos demócratas elegibles no registrados en Michigan, y perdimos Michigan por menos de 11,000 votos" en 2016, dijo. “En Wisconsin, hay aproximadamente 70,000 votantes latinos demócratas elegibles no registrados, y perdimos Wisconsin por 21,000 votos. Miras a Pennsylvania y es una historia similar ".


El líder demócrata dijo que Arizona está "lista para ponerse azul" (el color del Partido Demócrata), con 300,000 votantes latinos no registrados.

Los esfuerzos de los demócratas incluyen el lanzamiento de un programa llamado Organizing Corps para capacitar a los organizadores locales en los estados péndulo. Respecto a otros como Florida y Texas, dijo, "hemos hecho un gran progreso".

En este primer estado, Pérez dijo que el éxito entre las grandes comunidades de venezolanos y cubanos ya nacionalizados demandará del partido un mensaje atractivo para aquellos que han huido de los regímenes opresores en América Latina.

Mira también:

EN FOTOS: Famosos impulsan el voto latino en estas elecciones ✔️

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés