Lo que le pasó a Anita Hill en el Senado en 1991 no sucedería hoy con Christine Ford, ¿o sí?

Hill denunció haber sufrido acoso sexual por parte del nominado a la Corte Suprema Clarence Thomas y, aunque los senadores prometieron "respetar" su historia, la sometieron a un interrogatorio que muchos consideraron humillante. La acusadora de Brett Kavanaugh, Christine Blasey Ford, debería vivir una experiencia diferente o al menos eso se podría esperar.
22 Sep 2018 – 10:44 AM EDT

La denuncia por supuesta agresión sexual hecha contra el nominado a la Corte Suprema de Justicia Brett Kavanaugh por parte de una mujer que asegura que el hoy juez intentó violarla en una fiesta cuando eran adolescentes en los años 80, ha regresado al centro de la discusión el nombre de Anita Hill.

El de Hill es un nombre que resurge cada vez que la sociedad estadounidense confronta el problema del acoso y la violencia sexual, y las persistentes disparidades entre géneros, pero hoy no es solo referencia sino modelo de comparación por las coincidencias entre su caso y el de la profesora Christine Blasey Ford.

Tanto, que el grupo de senadores demócratas del Comité Judicial enviaron este viernes una carta al jefe del comité, el republicano Chuck Grassley, para que no “se repitan nuevos errores y se cometan nuevos” en el manejo del caso contra Kavanaugh.

“Los paralelos entre 1991 y 2018 son innegables. Ambos episodios han impulsado al país a una seria conversación sobre el asalto y el acoso sexual. (…) La cuestión es cómo responderá el Comité Judicial en 2018”, dice la carta.

La denuncia por acoso sexual que en 1991 hizo Hill contra el entonces nominado al Supremo Clarence Thomas forzó a reabrir las audiencias en el Senado, cuando el candidato estaba ya listo para recibir el visto bueno de los senadores. Igual ha sucedido con Kavanaugh, quien debía haber recibido el visto bueno del comité esta semana, hasta que se conoció la acusación de Ford.


Coincidencias y diferencias

Siguiendo con las coincidencias, Hill y Ford son mujeres con respetables carrearas académicas que se vieron expuestas ante la opinión pública pese a que habían expresado su deseo de mantenerse en el anonimato. Ford se lo dijo a la senadora Dianne Feinstein en la carta-denuncia que le hizo llegar, Hill a los investigadores del FBI que la interrogaron sobre Thomas.

Y ambas han sido criticadas por supuestamente participar en un juego político diseñado por los demócratas para frustrar la confirmación de un juez conservador a la Corte Suprema. La voz más reciente que se sumó a ese coro es la del presidente Trump, quien se había mantenido inusualmente al margen de la polémica.


También hay grandes diferencias. La primera es el clima social menos permisivo con las conductas sexualmente agresivas de hombres contra mujeres, particularmente en el ambiente de trabajo.

Aunque en 1991 el Comité Judicial fue critica por algunos que consideraron humillante el trato que dio a Hill, se produjo una investigación previa del FBI a pedido de la presidencia, algo que no ha querido impulsar la Casa Blanca en esta ocasión.

Hill era una mujer adulta cuando dijo haber padecido el acoso de Thomas, quien era su jefe. Ford era una quinceañera cuando Kavanaugh, de 17 años, supuestamente la manoseó e intentó violarla.

Pero eso no hace el caso menos grave, sobre todo en estos tiempos de activismo femenino representado en el movimiento #MeToo, que ha denunciado a hombres en las áreas de la política, los medios, el cine y hasta la iglesia.

Tiempos del #MeToo

La sociedad de hoy es algo diferente a la de 1991 y por eso algunos creen (a abrigan la esperanza) de que en su eventual comparecencia ante el Senado, Ford no tenga que soportar el humillante trato que en líneas generales recibió Hill frente a un panel integrado exclusivamente por hombres blancos.

En la posible entrevista a Ford habrá 4 mujeres (todas demócratas) que, sin que necesariamente ejerzan una solidaridad automática de género, pueden contribuir al decoro de sus colegas hombres quizá menos sensibles con el tema del acoso sexual.


“Quizá 14 hombres sentados acá no puedan entender estas cosas completamente. Sé de muchas personas viendo hoy que sospechan que nunca lo entenderemos”, reconocía el 11 de octubre de 1991 al abrir las sesiones extraordinarias para conocer la denuncia de Anita Hill el senador demócrata Joe Biden, quien ejercía como presidente del comité en esa época.

De hecho, muchos piensan que Biden ni los otros senadores manejaron bien el caso y muestran como pruebas, el interrogatorio casi policial que se vivió por momentos en aquellos tres días de audiencia, con algunas preguntas displicentes y hasta ofensivas con Hill.

Aquí les presentamos algunas de esas que, con seguridad, no le harían hoy a una mujer que testificara ante el Congreso sobre una agresión sexual como hizo Hill.


"¿es usted una Mujer despreciada?"
Senador Howell Heflin, republicano de Alabama.

“Para tratar de determinar si usted está diciendo falsedades o no, tengo que determinar cuál puede ser su motivación. ¿Es usted una mujer despreciada?"

"¿es usted una fanática?"
Senador Howell Heflin, republicano de Alabama.

“¿Es usted una fanática defensora de los derechos civiles que cree que el progreso será revertido si Clarence Thomas llega a la corte? “¿Tiene usted una actitud militante en lo relativo a los derechos civiles?” “¿Tiene complejo de mártir? “¿Calcula que, como resultado de esto, podrá ser una heroína en el movimiento de derechos civiles?”.

"SENOS GRANDES"
Senador Arlen Specter, republicano de Pennsylvania

“Usted testificó esta mañana que la pregunta más vergonzosa -esto no está tan mal- involucraba grandes senos femeninos. Esa es una palabra que usamos todo el tiempo. ¿Eso fue el aspecto más embarazoso de lo que el juez Thomas le dijo a usted?". (En la foto: senadores en la audiencia. Getty images).

“Tenemos que tener sexo”
Senador Arlen Specter, republicano de Pennsylvania

“Profesora Hill, usted dice que entendió que el juez Thomas quería tener sexo con usted pero que de hecho él nunca le pidió tener sexo, ¿correcto? (…) Entonces cuando usted dice que entendió ‘Tenemos que tener sexo’, ¿eso fue una conclusión que usted saco?". (Foto Getty images).

“Grandes atributos físicos”
Senador Joe Biden, demócrata de Delaware

“Ahora, de nuevo, para el registro, ¿Él simplemente dijo ‘Tengo grandes atributos físicos’ o fue más específico? ¿Nos puede decir qué dijo?". (Foto Getty images).

"¿Cuán creíble es usted?"
Senador Arlen Specter, republicano de Pennsylvania

“La pregunta que tengo para usted es ¿cuán creíble es su testimonio en octubre de 1991 sobre eventos que ocurrieron ocho, diez años atrás, cuando le está agregando nuevos factores, explicando que usted ha represado mucho? Y en el contexto de la actual acusación de acoso sexual, en el que la ley federal es muy firme en el límite de 6 meses, ¿Cuán segura puede usted esperar que este comité esté en la precisión de sus declaraciones?”. (Foto Getty images)

"Me parece increíble"
Senador Alan Simpson, republicano de Wyoming

“Déjeme decirle, si lo que usted dice que este hombre le hizo ocurrió, ¿por qué, en nombre de Dios, cuando él dejó su posición de estatus o autoridad sobre usted, y usted se fue en 1983, por qué en nombre de Dios le hablaría a un hombre así el resto de su vida? (En la foto Clarence Thomas. Getty images).


Cuando Hill responde que temía algún tipo de represalia profesional y que esa conducta, que estaba documentada por la psicología, pasaba, Simpson remató diciendo:

“Bueno, solo me parece tan increíble que usted no solo lo haya visitado dos veces después de ese período y después de que él ya no podía manipularle o destruirla. Esa parte me asombra. Pensaría que esas cosas que usted describe son tan repugnantes, tan feas, tan obscenas, que nunca habría hablado con él de nuevo. Y eso es la cosa más contradictoria y sorprendente para mí”.


Cuatro tensos días de audiencias de Brett Kavanaugh en el Senado en imágenes

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés