publicidad
Marco Rubio en la comisión de Exteriores del Senado esta semana.

La revancha de Rubio contra Trump: ser el 'Pepito Grillo' por las libertades en Rusia, Venezuela o Filipinas

La revancha de Rubio contra Trump: ser el 'Pepito Grillo' por las libertades en Rusia, Venezuela o Filipinas

El senador republicano y ex candidato a la Casa Blanca defiende la política intervencionista de defensa de los derechos humanos. Su duro interrogatorio a Tillerson anticipa cómo será su papel en los próximos años.

Marco Rubio en la comisión de Exteriores del Senado esta semana.
Marco Rubio en la comisión de Exteriores del Senado esta semana.

Con gesto serio y tono grave, el senador Marco Rubio interrogó el miércoles a Rex Tillerson, candidato de Donald Trump a secretario de Estado con más fiereza que ninguno de sus colegas en la comisión de Exteriores del Senado. Rubio levantaba una ceja y hacía gestos de escepticismo cuando Tillerson decía no tener información sobre los asesinatos de periodistas en Rusia o las violaciones derechos humanos en Filipinas o Arabia Saudí.

El senador republicano aún no ha aclarado si votará a favor de Tillerson, pero es probable que lo haga y contribuya a dar al consejero delegado de Exxon la mayoría de votos necesarios para ser confirmado en el cargo. Ya ha apoyado a otros candidatos de la Administración Trump, Jeff Sessions, a fiscal general, y James Mattis, a secretario de Defensa.

publicidad

No está claro qué hará Rubio, pero tras reunirse con Tillerson puede concluir que es una opción aceptable. Incluso algunos colegas demócratas de Rubio temen que las alternativas de Trump sean peores a este gestor sin experiencia política, que ha hecho tratos con Vladimir Putin pero ha hecho afirmaciones más críticas con el Kremlin que el presidente electo.

El favorito de muchos en el Senado era Bob Corker, el republicano que preside la comisión de Exteriores y ha participado en acuerdos con los demócratas. Pero no ha sido parte de la campaña de Trump y suele ser blanco de críticas de grupos ultraconservadores.

Relacionado
Tillerson con Putin a las afueras de Moscú en 2012.
El día en que Rex Tillerson dijo ‘no’ a Vladimir Putin
El hombre designado por Trump como secretario de Estado conoce muy bien al presidente ruso pero no siempre ha mantenido la mejor relación con él.


Los tres objetivos de Rubio

Para Rubio, la audiencia de Tillerson era un momento ideal para cumplir tres objetivos: demostrar su control de los asuntos internacionales, levantarse como alguien que puede ser una voz crítica ante Trump y defender una visión intervencionista del mundo de lucha por las libertades que es opuesta a la de la nueva Administración.

Cuando era candidato a la Casa Blanca en las primarias republicanas, Rubio era la persona con más conocimiento de los asuntos internacionales gracias a la comisión a la que pertenece y a su interés particular por lugares que otros colegas olvidan, como Venezuela o Cuba. Los debates de los que salió ganador solían contener más preguntas sobre los conflictos fuera de Estados Unidos.

Este miércoles, dio detalles e interrogó a Tillerson sobre una variedad de asuntos y, leyendo las preguntas, hizo un despliegue de su experiencia.

Pero lo que tal vez le interesaba más a Rubio es posicionarse como una voz crítica en el Senado frente a una posible política exterior de Trump que no comparte, basada en los negocios y las simpatías personales y muy poco en lo que el senador llamó "claridad moral" de Estados Unidos.

En el Senado, junto a John McCain y Lindsey Graham, Rubio es uno de los republicanos que ha prometido vigilar más las acciones del presidente y que ya ha mostrado desacuerdos de fondo con él durante la campaña en la que se enfrentaron y más allá.

Rubio también ha sido muy crítico con la Administración Obama por su pasividad ante los abusos de los derechos humanos en Venezuela o Cuba. Hace tiempo que pedía una mano más dura con Rusia y apoyó la última ronda de sanciones del presidente Obama con entusiasmo. Su única queja fue que no hubiera habido más castigos antes.

Relacionado
¿Cuál es el proceso para aprobar el gabinete de Trump?
Los nominados de Trump más problemáticos para su confirmación en el Senado
Antecedentes personales, conexiones con el mundo empresarial y un ambiente político belicoso complican a varios de los elegidos por presidente electo para su gabinete que comenzarán a confirmarse este martes en el Senado.

Putin, ¿criminal de guerra?

Uno de los momentos más tensos con Tillerson fue cuando Rubio le preguntó directamente: "¿Es Vladimir Putin un criminal de guerra?". Nervioso, el candidato a secretario de Estado contestó: "No utilizaría ese término".

Rubio describió después los bombardeos rusos de colegios y mercados en Siria y dijo, con tono enojado: "No debería ser difícil decir que Vladimir Putin es un criminal de guerra. Y me desanima su incapacidad para decir algo que creo es aceptado en todo el mundo".

"¿Es usted consciente de que la gente que se opone a Vladimir Putin acaba muerta, envenenada o con un disparo en la cabeza? ¿Cree usted que es una coincidencia o que es muy probable, como creo yo, que sea parte de un plan para asesinar a oponentes políticos?", insistió después el senador de Florida.

publicidad

"La gente que habla por la libertad en regímenes opresores es a menudo una amenaza y estas cosas les pasan. Para asignar responsabilidades específicas, necesitaría más información", dijo Tillerson. "Seguro que hay mucha información que no he visto que está clasificada".

"Nada de esto está clasificado, señor Tillerson, esta gente está muerta. Opositores políticos…", rebatió Rubio.

En la senda de Reagan

El senador de Florida se hizo republicano por la admiración de su abuelo a Ronald Reagan, azote de los rusos incluso en contra del criterio de parte de su equipo y quien propició la caída del régimen soviético. La experiencia de Rubio como hijo de inmigrantes cubanos en Florida le ha empujado a estar en la primera línea de las críticas a cualquier régimen totalitario. Sus intervenciones más célebres en el Senado han sido en defensa de los derechos en Venezuela.

Su visión del mundo entronca también con la política republicana que empujó a George W. Bush basada en la idea de que todos los países del mundo pueden ser democráticos y que la misión de Estados Unidos es ayudar a que eso suceda. En el mejor de los escenarios, esto sirve para que haya más democracias y para las violaciones de los derechos humanos tengan consecuencias; en el peor, es la excusa para intervenir en países que acaban cayendo en el caos, como en el caso de Irak.

publicidad

Tras las guerras de Irak y Afganistán, la visión de Bush o de Rubio es poco popular. Los ciudadanos están incluso divididos sobre si enviar tropas para combatir el terrorismo de extremistas islámicos en Irak y Siria, según Gallup.

Trump no tiene intención de intervenir en ningún país, no le escandalizan los abusos de derechos humanos e incluso ha declarado que quiere que los europeos o los japoneses se ocupen de su propia defensa.

Rubio tiene pocas posibilidades de influir en la nueva Administración, pero puede ejercer de “Pepito Grillo” en el Senado. Elevar su perfil defendiendo la “claridad moral” le puede ayudar a otra futura carrera presidencial.

Relacionado
Donald Trump en el elevador de la Torre Trump de Nueva York
¿Por qué la supuesta conexión anti-Clinton con Rusia puede sacudir la presidencia de Trump?
El presidente electo descalificó las acusaciones de colusión con Moscú para ganar la elección tratando de enterrar el episodio como un ejemplo de "noticias falsas", pero las sospechas no se han desvanecido y son tan serias que si se demuestra la cooperación podría ser motivo de un juicio político o 'impeachment'.
Relacionado
En video: El altercado de Donald Trump con un periodista de CNN en su pr...
El jefe de inteligencia le dice a Trump por teléfono que sus agencias no filtraron polémico informe
James Clapper llamó al presidente electo tras la controversia generada luego de que medios reseñaron que un documento preparado por un supuesto exagente de inteligencia asegura que Rusia recopiló información personal y financiera comprometedora sobre él. Los informes hicieron estallar a Trump en su primera conferencia desde que ganó las elecciones presidenciales, en la que arremetió contra la prensa.
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad