null: nullpx
Puerto Rico

Incertidumbre sin tregua en Puerto Rico: Senado deja en manos del Supremo el futuro de Pierluisi en la gobernación

La Cámara Alta tenía pendiente confirmar el nombramiento de Pedro Pierluisi como secretario de Estado. Pero este lunes desistió de realizar una votación considerada por algunos como irrelevante y que no habría servido para ratificarlo en la gobernación. Esto porque el sucesor del renunciante Ricardo Rosselló dejó de liderar la secretaría de Estado al jurar como gobernador el viernes pasado.
Publicado 5 Ago 2019 – 12:09 PM EDT | Actualizado 5 Ago 2019 – 06:22 PM EDT
Comparte
La crisis política en Puerto Rico está lejos de terminar tras lo que ocurrió este lunes en el Senado. Crédito: Dennis M. Rivera Pichardo/AP

SAN JUAN, Puerto Rico.- La peor crisis política en la historia reciente de Puerto Rico inició un nuevo capítulo que será dirimido en la máxima corte de la isla. Esto luego de que el Senado pidió este lunes al Tribunal Supremo que declare inconstitucional la juramentación de Pedro Pierluisi en la gobernación.

La movida coloca a Puerto Rico en un inédito escenario jurídico que comenzó cuando Ricardo Rosselló se convirtió el viernes pasado en el primer gobernador en dejar el cargo sin haber finalizado su período de cuatro años. Lo hizo acorralado por masivas protestas y aislado políticamente tras el arresto de dos exfuncionarias de alto perfil de su administración y la divulgación de un chat con insultos sexistas y homóbofos que tenía con sus aliados más cercanos, todos hombres.

Entrada la tarde, el Supremo dio a las partes hasta este martes al mediodía para exponer sus alegatos, sin derecho a pedir una prórroga. Horas más tarde, el Senado realizó una sesión extraordinaria que culminó sin una votación sobre la designación de Pierluisi como secretario de Estado.

Para algunos ello era irrelevante porque el abogado de 60 años dejó de ostentar ese cargo cuando juró como gobernador el viernes en casa de su hermana. Tampoco existe un marco legal para ‘ratificar’ a un gobernador en la Legislatura, por lo que la validez de una votación al respecto habría sido puesta en duda.

Cargando Video...
Sigue la polémica por la designación de Pedro Pierluisi como gobernador de Puerto Rico

El presidente de la Cámara Alta, Thomas Rivera Schatz, rechazó llevarla a cabo argumentando que Pierluisi incumplió con entregar los documentos requeridos durante todo proceso de designación que debe pasar por el cedazo de la Legislatura.

Rivera Schatz, además, arremetió nuevamente en contra del exdelegado de Puerto Rico en Washington y aseguró que no contaba con los votos necesarios para ser aprobado. “El Senado no consintió, no avaló, la designación del licenciado Pedro Pierluisi Urrutia como secretario de Estado”, afirmó al cerrar la sesión.

Mientras el Supremo evalúa si la juramentación de Pierluisi fue constitucional o no, Puerto Rico seguirá sumido en la paralización política de las pasadas tres semanas. Y, si la máxima corte falla en contra de Pierluisi, la isla estaría frente a la gobernación más corta de su historia.

Polémica llegada al poder

Pierluisi amparó su arribo al puesto en una enmienda del 2005 que esgrime que un secretario de Estado puede reemplazar, de ser necesario, a un gobernador sin haber obtenido el aval de la Legislatura. Sin embargo, el consenso entre reconocidos expertos en derecho es que esa interpretación es inconstitucional, pues es imperante que haya logrado el consentimiento de la Cámara de Representantes y el Senado.

“Si se hace, esa interpretación colocaría esa ley en una ley a mi juicio claramente inconstitucional, porque el propósito de requerir que el secretario de Estado sea confirmado tanto por la Cámara como por el Senado es precisamente requerir que sea una figura que ostente el cargo en propiedad”, había dicho a Univision Noticias el experto constitucionalista José Julián Álvarez González.

Una postura similar argumentó el Senado en su demanda. En ella pide también que se determine “que la juramentación y ocupación del cargo a gobernador por parte del licenciado Pedro Pierluisi Urrutia el pasado 2 de agosto de 2019 son nulas, al igual que cualquier determinación tomada por este en tal función”.

Según la Constitución, ante la ausencia del gobernador, el primero en la línea de sucesión es el secretario de Estado, seguido de la cabeza del Departamento de Justicia, que en este caso es Wanda Vázquez. La secretaría de Estado había quedado vacante porque el anterior jefe, Luis Rivera Marín, era uno de los integrantes del chat de Telegram y renunció días después de que las ofensivas conversaciones fuesen reveladas.

Cargando Video...
Pedro Pierluisi juramentó como gobernador de Puerto Rico, pero aún no cuenta con el aval del Senado

Rápidos cambios de opinión

El mismo Pierluisi reconoció el viernes en su primera conferencia de prensa que su asunción al poder podía ser desafiada en los tribunales y aseguró que, de no recibir el beneplácito del Senado, cedería el puesto a la secretaria de Justicia y segunda en la línea de sucesión constitucional.

Pero entre el sábado y este lunes cambió de parecer en dos ocasiones: este domingo dio a entender que permanecería en su posición aunque el Senado rechazara su designación y, tras ser criticado, hoy retomó su postura inicial.

“Si el Senado de Puerto Rico decide llevar a cambio cualquier tipo de votación sobre mi incumbencia, voy a respetar el resultado de dicha votación”, aseguró en declaraciones escritas. Algo que finalmente no ocurrió en la Cámara Alta.

Controversial nombramiento

Lo ocurrido en las pasadas semanas ha desnudado profundas diferencias dentro del partido de gobierno, el Nuevo Progresista. Pierluisi fue rechazado por algunos oficialistas porque como abogado de un bufete asesoró a la junta de supervisión fiscal impuesta por Washington que controla las finanzas de la isla y ha puesto en marcha recortes repudiados por muchos puertorriqueños. También le criticaron el haber hecho lobby a favor de al menos una empresa privada que fue investigada en la Legislatura.

En las calles el sentimiento también está dividido: algunos lo ven como un político experimentado que puede traer estabilidad en medio de la incertidumbre, pero a otros le preocupan sus lazos con el sector privado y una junta fiscal considerada como enemiga del pueblo.

Si el Supremo anula la juramentación de Pierluisi como pide el Senado, sería la secretaria de Justicia –Vázquez– quien tome las riendas de la isla, pues es la segunda en la línea de sucesión. Pero un eventual gobierno de Vázquez también afrontaría resistencia por parte del presidente del Senado y algunos puertorriqueños que la consideran demasiado cercana a la administración de Rosselló.

A fines del año pasado, Rivera Schatz se enfrentó públicamente a Rosselló luego de que Vázquez fuese denunciada por presunta intromisión en un caso judicial que involucró a su hija. En ese momento, Rivera Schatz le pidió con fuerza que la sacara del cargo, a lo que el entonces gobernador se negó. Finalmente, una jueza halló no causa para seguir adelante con el caso, lo que fue celebrado en el chat de Telegram como una victoria para el renunciante gobernador.

En una de las conversaciones, Rosselló incluso planificó un viaje al exterior junto a su secretario de Estado con el objetivo de dejar a Vázquez como gobernadora interina y mortificar así a Rivera Schatz.

Paradójicamente, ese escenario de Vázquez en la gobernación podría concretarse nuevamente y prolongarse hasta las elecciones del 2020.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés