null: nullpx

El Congreso anula el veto de Obama a ley que permite a familiares de víctimas del 9/11 demandar a Arabia Saudita

Por primera vez desde que llegó al Gobierno, las dos Cámaras anulan un veto del presidente Barack Obama.
28 Sep 2016 – 12:46 PM EDT

El Congreso de los Estados Unidos anuló este miércoles el veto de Barack Obama a una ley que permite a familiares de víctimas de los atentados del 9/11 demandar a Arabia Saudita. Es la primera vez que ocurre durante el periodo del presidente Obama.

El Senado de Estados Unidos votó de forma mayoritaria (97-1) la eliminación del veto del presidente Barack Obama que evita que familiares de las víctimas de los ataques del 11 de septiembre de 2001 puedan demandar al gobierno de Arabia Saudita por su presunto papel en los atentados. El único senador que votó contra la iniciativa fue el demócrata de Nevada Harry Reid.

La decisión pasó posteriormente a la Cámara de Representantes, donde fue aprobada con 348 votos a favor y 77 en contra, convirtiéndose en el primer veto de la presidencia de Obama que será levantado por el Congreso. Ambas votaciones muestran un fuerte apoyo bipartidista a ley.

De esta menera, entra en vigor automáticamente la 'Ley de Justicia contra Promotores del Terrorismo' que permite demandar al estado de Arabia Saudita por su supuesta participación en los ataques de 2001.

El presidente Obama reaccionó a esta decisión del Senado durante una Asamblea Ciudadana que será transmitida este miércoles en la noche por CNN, diciendo que es "un gran error" y "un ejemplo de porqué a veces hay que hacer lo difícil" y el Congreso no lo hizo.

El mandatario consideró que se trató de un "voto político". "Si eres percibido como que votas en contra de las familias del 9/11 justo antes de la elección, no es una sorpresa que sea un voto difícil para las personas de hacer. Pero eso hubiera sido lo correcto", indicó Obama en un adelanto de su conversación con el periodista Jake Tapper.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, consideró el voto de la Cámara Alta "la cosa más vergonzosa que el Senado de los Estados Unidos ha hecho probablemente desde 1983", cuando precisamente levantó un veto del presidente Ronald Reagan.

Una gran mayoría de congresistas, tanto demócratas como republicanos, consideran que detrás de los ataques hubo algunos funcionarios saudíes involucrados.

"Graves implicaciones para la seguridad nacional"

"Eliminar el veto presidencial es algo que no nos tomamos a la ligera", declaró el senador demócrata de Nueva York Chuck Schumer, uno de los autores de la iniciativa. "Pero es importante en este caso que las familias de las víctimas del 9/11 puedan buscar justicia, incluso si esto causa algunos problemas diplomáticos", dijo Schumer.

La Casa Blanca explicó que el motivo por el que decidió no darle el visto bueno a la 'Ley de Justicia contra Promotores del Terrorismo' es porque pondría en peligro a diplomáticos estadounidenses y militares en el extranjero ya que serían objeto de demandas similares. Además, dañaría las relaciones con un país considerado como socio en Washington.

El director de la CIA, John O. Brennan, se puso del lado de la Casa Blanca y sostuvo en un comunicado que la ley tiene "graves implicaciones para la seguridad nacional de Estados Unidos".

Terry Strada, viuda de una víctima del del 9/11 y una de las impulsoras de la ley, dijo a Univisión Noticias minutos antes de la votación que si fuera aprobada “la demanda va a proceder”.

Ambas cámaras habían apoyado la propuesta a viva voz y enviaron el documento para la firma del presidente poco antes del XV aniversario de los ataques terroristas en Nueva York, Washington y Pennsylvania. Quince de los atacantes de estos atentados eran de origen saudita.

Una vez aprobada la iniciativa, los gobiernos de otros países quedarían sin inmunidad de demandas en Estados Unidos. De esta manera, se permitiría que se presentaran querellas civiles a nivel federal.

Arabia Saudita ha negado cualquier tipo de implicación en los episodios del 9/11 e incluso ha tratado de presionar en Washington para evitar que salga adelante la ley. Las víctimas, por su parte, defienden su derecho a entablar cualquier iniciativa legal y afirman que, si Arabia Saudita realmente no estuvo detrás de los ataques, no tiene nada que temer.

Lea también:

Más contenido de tu interés