Política

El sargento Bowe Bergdahl, desertor en Afganistán, evita ir a la cárcel pero es expulsado de las fuerzas armadas

Los abogados defensores habían pedido que el caso fuera desestimado porque los jueces militares dependen del presidente Donald Trump quien llamó a Bergdahl un "sucio y podrido traidor"
3 Nov 2017 – 12:35 PM EDT

El sargento Bowe Bergdahl fue expulsado del ejército este viernes por un juez militar, una condena menos severa que la cárcel solicitada por las fuerzas armadas como castigo por desertar en medio de la guerra en Afganistán hace ocho años.

El juez militar Jeffery R. Nance también condenó a Bergdahl a una degradación al rango de soldado raso y le redujo su paga mensual en $1,000 durante los próximos 10 meses.

La expulsión afectará los beneficios de salud y educación que pueda recibir Bergdahl como veterano.

El sargento Bergdahl tenía 23 años cuando abandonó su base en el este de Afganistán en junio de 2009. Según los investigadores militares, Berghdal intentó ir a otra base más grande para convencer a un funcionario de mayor rango de una mejor estrategia para ganar la guerra.

Fue capturado por los talibanes y permaneció cinco años como prisionero. Varios soldados estadounidenses que participaron en el rescate sufrieron heridas de gravedad.

El caso generó una intensa pelea política cuando en 2014, el presidente Barack Obama consiguió su liberación intercambiando a cinco presos en Guantánamo.

El presidente Donald Trump tachó a Bergdahl durante la campaña de un "sucio y podrido traidor".

En un tuit en la tarde del viernes, poco después de la sentencia, Trump calificó la decisión de "desgracia total y completa para nuestro país y nuestro ejército".

La defensa había citado esa retórica de Trump como causa para desestimar el caso porque era imposible que el sargento fuera juzgado justamente ya que el presidente está al frente de todo el sistema judicial militar como comandante en jefe.

Los abogados defensores también solicitaron rebajar la pena porque el sargento ha tenido que estar hipervigilante ante posibles represalias de partidarios del presidente.

La defensa también alegó que el condenado tiene una salud mental muy frágil y que ya sufrió suficiente durante sus cinco años de cautiverio en Afganistán. Los abogados defensores le describieron como un joven problemático que padecía un trastorno de la personalidad que lo hacía susceptible a fantasías y conspiraciones grandiosas y que a menudo estaba confundido acerca de las consecuencias de sus acciones.

Según la agencia AP, Bergdahl, de 31 años, se mostró tenso y gesticuló, forzando su mandíbula durante la audiencia en la base de Fort Bragg, en Carolina del Norte. Sus abogados le trataron de reconfortar con palmadas en la espalda.

La sentencia será enviada automáticamente para su revisión a una instancia superior, el general Robert Abrams, que dirige el Comando de las Fuerzas Armadas de los EEUU.


En fotos: 16 años de presencia militar estadounidense en Afganistán

Loading
Cargando galería
Publicidad