null: nullpx

El republicano Moore en Alabama dice que las mujeres no deben meterse en política: esta candidata lesbiana no piensa lo mismo

Candidatas progresistas están iniciando sus campañas políticas en la conservadora Alabama de cara a 2018. Sus carreras han cobrado un significado especial en medio de una mediática elección al Senado marcada por las acusaciones por acoso que pesan sobre Roy Moore, quien opina que las mujeres no deberían optar a cargos políticos.
8 Dic 2017 – 1:34 PM EST

BIRMINGHAM, Alabama.- Si las mujeres de Alabama hicieran caso a Roy Moore, estarían en casa, en la cocina y no presentándose a elecciones para cargos públicos. Según coescribió el candidato republicano al Senado en 2011 en el texto ' Derecho y Gobierno', no se debería permitir que las mujeres se postulen en carreras políticas. Si compiten, argumenta el texto, los ciudadanos tienen la obligación moral de no votarlas.

Pero a muchas mujeres en Alabama no parece importarles la opinión de Moore: cada vez más candidatas progresistas están iniciando campañas políticas en este estado tan profundamente conservador.

"Creo que lo que se necesita en nuestro estado es un mejor liderazgo", dice Felicia Stewart, una mujer de negocios, lesbiana y madre de dos hijas que se postulará para la Cámara estatal de Alabama en 2018. "Y si la gente como yo, con un historial de experiencias diversas, no estamos dispuestos a dar un paso adelante e intentarlo, vamos a estar en el mismo sitio en 2018, en 2020 y más allá. No estoy dispuesta a permitir que suceda", dice.


En todo el país, más (y más diversas) candidatas están postulándose para cargos públicos desde que Trump se convirtió en presidente. El mes pasado, en las elecciones locales y estatales en todo el país se empezó a notar. Según el Centro para Mujeres y Política Estadounidense, el 8 de noviembre de 2017 fue una noche llena de "hitos". Varias mujeres de color y de la comunidad LGBTQ ganaron posiciones importantes en estados como Virginia, Nueva Jersey y Washington.

Alabama es un estado sólidamente republicano y ese tipo de cambio probablemente tarde en llegar. Trump ganó aquí con el 62% de los votos en las elecciones presidenciales de 2016. Del total de 140 legisladores estatales, solo el 15% son mujeres: hay 17 en la Cámara de Representantes y cuatro en el Senado. Únicamente Mississippi, Oklahoma, Carolina del Sur y Wyoming tienen menos. A nivel federal, dos de los nueve senadores y miembros del Congreso por Alabama son mujeres.

Ahora, en medio de una campaña de perfil nacional dominada por los testimonios de nueve mujeres que acusan a Moore de conducta sexual inapropiada (entre ellas cuatro que eran menores de edad), el empuje de estas candidatas que optan a cargos públicos ha cobrado un significado especial. De alguna manera, líderes como Steward representan lo opuesto a las creencias del republicano.

"Si fuera por Roy Moore, yo no estaría casada", dice Stewart. "Pero probablemente también estaría en la cárcel. Le gustaría verme tras las rejas".

La candidata se está refiriendo a las ideas extremistas de Moore respecto a los derechos LGBT. En 2005, el republicano dijo que "la conducta homosexual debería ser ilegal" y que la homosexualidad es "lo mismo" que el bestialismo. En el polémico texto coescrito por Moore en 2011 para Vision Forum, una organización evangélica de Texas ahora desaparecida, se enseñaba una versión del "patriarcado bíblico", un conjunto de creencias evangélicas que propugnan el liderazgo masculino sobre el hogar.

La de Stewart no es una cara común en la política de Alabama, especialmente considerando que se está postulando en un distrito rico y republicano. Pero dice que está preparada para tener "conversaciones difíciles". En septiembre, presentó en público a su esposa e hijas en un evento público en Birmingham. "Siempre les he dicho a mis hijas que si una niña Stewart ve algo que necesita hacer, lo hace", dice. "Pensé que esta era una buena oportunidad de apostar mi dinero a mis propias palabras".


Alabama, un lugar difícil para ser mujer

Alabama se ha clasificado de forma constante como uno de los lugares más difíciles de Estados Unidos para ser mujer. En 2015, empató con Mississippi como el peor estado para las mujeres en el país, según 'El estado de la mujer en Estados Unidos', que examinó indicadores como la participación política, el empleo, las ganancias, el trabajo, la familia, la pobreza, las oportunidades, los derechos reproductivos, la salud y el bienestar. Aquí las mujeres tienen los peores niveles de diabetes y salud mental del país. Más del 31% de las trabajadoras cobran salarios bajos.

A pesar del escándalo que rodea a Moore, las encuestas sugieren que los votantes de Alabama son tolerantes con los incidentes de acoso de los que se le acusa: el republicano sigue empatado con su oponente, Doug Jones, y muchos pronósticos lo ponen por delante del demócrata. La gobernadora republicana del estado, Kay Ivey, ha dicho que cree las acusaciones, pero que aún así apoya a Moore y votará por él.

"De alguna manera, la imagen de Roy Moore como un hombre que quiere mantener a las mujeres en su lugar no está tan lejos de cómo están las cosas aquí", dice Stacie Propst, directora ejecutiva regional de Emerge, una organización nacional que busca la elección de mujeres demócratas. El capítulo del estado es completamente nuevo; la primera capacitación, de 70 horas, comenzará en enero.

A nivel nacional, Emerge America dice que ha habido un aumento del 87% en las solicitudes para sus programas de capacitación. Emily's List, otra asociación que ayuda a elegir a mujeres demócratas, asegura que más de 22,000 mujeres han expresado interés en postularse para un cargo desde las elecciones, comparado con las menos de 1,000 el año anterior.

En Alabama, Propst dice que Emerge contará con mujeres candidatas en todos los niveles del gobierno para las elecciones de 2018: desde el Congreso hasta la cámara estatal, pasando por los miembros del consejo de la ciudad y la junta de educación.

"Las tenemos en todos los niveles. Vamos a tener una ola de mujeres", dice Propst.

Por ejemplo, en el Distrito 2 de Alabama, dos mujeres demócratas progresistas ya han anunciado su candidatura para el Congreso. Tabitha Isner es analista de negocios para una compañía de software, ministra ordenada y una madre adoptiva. Audri Scott Williams, una abuela de 15 nietos, es una activista de toda la vida que creció en la Alabama segregada durante el movimiento por los derechos civiles.

"Ambas acordamos que esto no es un problema, es una buena cosa que ambos estemos compitiendo", dice Isner. "¡Qué bueno es que haya dos de nosotras por ahí organizando a las bases!"

Williams está de acuerdo: "No creo que vaya en su contra", dice. "Estamos dando al electorado la oportunidad de hacer una elección. Si ella ganara, yo la apoyaría por completo. Creo que ese es el tipo de política que es importante. Tenemos un país que tenemos que traer de vuelta".

A pesar de las ideas de Moore, estudios publicados durante décadas han mostrado que la elección de mujeres para puestos de poder beneficia enormemente a las mujeres y a las familias.

Lucha contra la apatía

La región acusa un problema de baja participación electoral. En las primarias de agosto para el Senado por Alabama, solo el 17.62 por ciento del electorado participó, según la oficina del Secretario de Estado de Alabama.

Propst dice que tal vez su mayor desafío sea combatir la apatía general entre los habitantes para involucrarse. "Oigo todo el tiempo decir que 'nada va a cambiar'", dice. "La gente se siente desesperada".

Stewart y su esposa pasaron una década fuera del estado por trabajo, en Texas y Florida. Hace unos años, cuando tuvieron la oportunidad de regresar a Alabama, tuvo una revelación: "Pensé que si volvíamos a casa no me quedaría sentada quejándome de cómo son las cosas", dice. "Cambiaría de trabajo, saldría de las grandes corporaciones y me conectaría a nivel local".

Después de que Trump ganara las elecciones, decidió postularse para un cargo político.

"Todo el mundo me está dando una probabilidad de 60-40, yo soy el 40", dice ella. "Pero yo me lo tomo como 50-50, lo que significa que estoy ganando. Porque cada vez que he tenido un 50% de posibilidades, generalmente puedo sacarlo".

Isner también dice que varias personas le han dicho que no podrá ganar su carrera. "Incluso si no gano, incluso si no ocurre en mi primer intento, estoy allanando el camino, ya sea para mí o para otras mujeres", dice. "Tengo muchas mujeres trabajando como voluntarias para mí, esas mujeres están aprendiendo a trabajar en una campaña. Serán excelentes recursos. Cuantas más estructuras tengamos en su lugar, más posible será".

Ana Valeriano, quien trabaja como organizadora principal de la Coalición de Interés Hispano de Alabama, HICA, dice que se ha sentido inspirada por la energía que rodea a las mujeres involucradas en la política local.

Los latinos representan aproximadamente el 4% de la población de Alabama, pero no hay latinos electos en el estado: "Estoy pensando en ello", dice. "Dame unos años".

Williams dice que Alabama puede no ser tan rápido como otros estados para elegir una lista de mujeres diversas y progresistas. Pero ella siente que algo está cambiando. "Estamos en el comienzo de un nuevo día", dice ella. "Alabama está lista para un nuevo liderazgo".

Trump, Moore, Franken, Weiner y otros nueve casos de acoso sexual que sacudieron la política en EEUU

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Política

Más contenido de tu interés