El miedo a Trump no hizo subir la participación de los latinos en la elección de 2016, según los datos definitivos del Censo

El voto hispano disminuyó con respecto a 2012 a pesar de que se esperaba una movilización grande contra las ofensas y planes del candidato republicano.

El voto latino se mantuvo estable en la elección presidencial de 2016 entre Donald Trump y Hillary Clinton, según los datos definitivos del censo conocidos esta semana que indican que votó un 47.6% de los latinos con derecho a hacerlo, frente a un 48% en 2012. Esta ausencia de cambio se produjo a pesar de que muchos esperaban una movilización histórica contra el lenguaje y los planes del candidato presidencial republicano.


Participación por raza en las elecciones presidenciales
% de participación de los mayores de 18 años.

70%

Blancos

65.3%

60%

Negros

59.4%

Asiáticos

49.0%

50%

Hispanos

47.6%

40%

1992

2000

2008

2016*

(*): Los datos de 2016 tienen margen de error: Hispanos (+-1.5); Blancos (+-0.4); Negros (+-1.1); Asiáticos (+-1.9)

70%

Blancos

65.3%

60%

Negros

59.4%

Asiáticos

49.0%

49.9

48.0

50%

47.2

45.1

Hispanos

47.6%

44.0

40%

1992

2000

2008

2016*

(*): Los datos de 2016 tienen margen de error: Hispanos (+-1.5); Blancos (+-0.4); Negros (+-1.1); Asiáticos (+-1.9)

70%

Blancos

65.3%

60%

Negros

59.4%

Asiáticos

49.0%

49.9

50%

48.0

47.2

51.6

45.1

Hispanos

47.6%

44.0

40%

1992

1996

2000

2004

2008

2012

2016*

(*): Los datos de 2016 tienen margen de error: Hispanos (+-1.5); Blancos (+-0.4); Negros (+-1.1); Asiáticos (+-1.9)

70%

Blancos

65.3%

60%

Negros

59.4%

49.9

Asiáticos

49.0%

48.0

50%

47.2

51.6

45.1

Hispanos

47.6%

44.0

40%

1992

1996

2000

2004

2008

2012

2016*

(*): Los datos de 2016 tienen margen de error: Hispanos (+-1.5); Blancos (+-0.4); Negros (+-1.1); Asiáticos (+-1.9)

FUENTE: Census Bureau| UNIVISION

La ligera caída de 0.4% está dentro del margen de error del estudio que es de un 1.5%.

El número de hispanos con derecho a voto que se abstuvo creció hasta un récord de 14 millones. La participación en números absolutos también crece de 12.7 millones con respecto a los 11.2 millones de 2012, pero esto se debe meramente al crecimiento demográfico en los últimos cuatro años.

Los latinos fueron en 2016 el grupo demográfico más apático. La tasa de participación de votantes asiáticos aumentó a 49.3% en 2016, frente al 46.9% de 2012 y superando a los hispanos por primera vez. Los asiáticos siguen representando una proporción menor de votantes que los hispanos: En general, alrededor de 5 millones de asiáticos votaron en 2016, por encima de los 3.8 millones de 2012.

Es la sexta elección seguida en que el voto hispano se mantiene por debajo del 50%.

Estos nuevos datos ayudarán a dar mayor precisión al debate sobre las causas de la sorprendente victoria de Trump.

La baja participación de los latinos fue uno de los factores que explican la derrota de Clinton.



Clinton confiaba en una alta participación de los hispanos, que suelen votar abrumadoramente a favor de los demócratas, para ganar en estados en disputa donde reside un alto número de hispanos con derecho a votar como Florida, Nevada o Colorado. Clinton ganó estos dos últimos estados pero perdió en Florida, el estado en disputa con mayor número de votos electorales, 29.

Mark Hugo López, director de investigaciones sobre hispanos del Pew Research Center, le dijo a Univision que un dato alarmante es que a pesar de que crece la población latina, no lo hace en similar propoción el número de votantes de este grupo. "El número de no votantes crece más rápido que el de votantes", recalca Hugo López.

No solo votaron poco los latinos. Muchos más de los que se esperaba dieron su apoyo a Trump, según la encuesta a boca de urna. Este sondeo, que ha sido cuestionado, mostró que Clinton ganó entre la comunidad con un margen menor al pronosticado por muchas encuestas, un 65% comparado con el 29% de Trump.

Según los datos de la consultora Latino Decisions, que trabajó para la campaña de Clinton, el porcentaje real de apoyo a Trump fue de 18% y no de 29%.

La participación del electorado negro, el grupo más leal a Clinton, cayó por primera vez en 20 años hasta un 59.6%, después de haber alcanzado un récord del 66.6% en 2012. Mientras, la participación de los blancos fue de un 65.3%, un ligero aumento respecto al 64.1% de 2012.

Razones de la apatía

Los expertos indican que hay varias razones para la baja participación de los latinos, entre ellas la juventud de este sector del electorado. El número de jóvenes representa una proporción mayor dentro del electorado hispano y los jóvenes en general votan menos. Los latinos, en promedio, son 14 años más jóvenes que los blancos no hispanos.

Por otro lado dos tercios del electorado hispano reside en estados donde la elección no es competitiva, como es el caso de Texas, California, Nueva York e Illinois.

En los tres estados de batalla donde el número de latinos era considerable - Florida, Colorado y Nevada- la participación de los latinos tuvo un resultado mixto. En Florida la participación fue del 54.1%, una caída significativa frente al 62.2% de 2012, mientras que en Colorado subió al 55.6% frente al 52.1% de 2012 y en Nevada ascendió al 56.6% desde el 52% de 2012.

Matt Barreto, encuestador de Latino Decisions, introduce una nota de cautela a la hora de analizar la apatía latina, ya que el estudio del Censo se basa en la participación con respecto al total de ciudadanos latinos con derecho a voto. Cuando se examina la participación con respecto al número total de registrados para votar, el voto latino tiene unas tasas similares al no latino, indica Barreto.

"Lo que esto supone es que el verdadero aspecto preocupante es solucionar esa brecha en el registro de votantes y dedicar más recursos a la educación de votantes y a los programas de registración de votantes", añade el encuestador, cuya firma trabajó en la campaña para Clinton.

Algunas organizaciones dedicadas al registro de votantes latinos como La Raza o Mi Familia Vota se quejaron durante la campaña de que en la última elección recibieron menos fondos, según un reporte de Washington Post.

Barreto apunta que otro problema es que las campañas centran sus esfuerzos en los posibles votantes con bases en datos de elecciones anteriores, lo que hace que excluyan a los nuevos votantes, creando un ciclo de desmovilización.

"Si eres un votante nuevo que acaba de cumplir 18, o un ciudadano recién naturalizado, no tienes un historial de votación que pueda ser examinado por las campañas", explica Barreto. "Si una campaña nunca te contacta, entonces es improbable que votes, así que el año que viene aparecerás como un votante poco probable, y es menos probable que la campaña te contacte".


Hay que dejar claro que la caída de la participación latina puede inducir a confusión sobre el poder del voto latino, que en realidad creció en esta elección ya que el número total de votos latinos es mayor. Es previsible que el cambio demográfico haga que la importancia de los votantes latinos siga creciendo en las próximas elecciones.

Otros estudios recientes que han usado diferente metodología han mostrado un ascenso de la participación del voto hispano. Bernard Fraga, de la Indiana University, estimó que la participación de hispanos subió un 3.8% con respecto a 2012 con base en un análisis de los apellidos y el barrio de los votantes en los registros de voto oficiales, a diferencia del estudio del censo que se basa en encuestas.

Este hallazgo es consistente con las investigaciones de los politólogos Francisco Pedraza (University of California), Ali Valenzuela (Princeton) y Jaime Domínguez (Northwestern) que usaron datos a nivel de precinto y encontraron que en los distritos latinos votaron las tasas fueron más altas en 2016 que en 2012.

Además de la caída del voto hispano, Trump se benefició de una subida del voto blanco en lugares clave para la elección. En los condados rurales de mayoría blanca de la región norteña del Rust Belt (Cinturón del Óxido) se produjo un fuerte ascenso del voto con respecto a la elección de 2012, lo que le ayudó a obtener el triunfo en Wisconsin, Michigan y Pennsylvania.

En fotos: Los 21 momentos hispanos de la campaña presidencial

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés