El médico de la Casa Blanca afirma que el presidente Donald Trump goza de una "excelente salud"

La próxima semana se conocerán más detalles de la revisión que analiza la frecuencia cardíaca, presión arterial, los niveles de colesterol y glucosa en la sangre, entre otros aspectos, pero no incluye un examen psiquiátrico como pedían quienes cuestionan su capacidad mental para gobernar.

El mandatario estadounidense, Donald Trump, goza de una "una excelente salud", según indicó el médico del presidente tras el primer chequeo oficial desde que asumió el cargo, informó la Casa Blanca.

Trump, de 71 años y conocido por no llevar una dieta demasiado saludable, fue sometido a una serie de pruebas físicas en el Hospital Militar Nacional Walter Reed, en Bethesda, Maryland, como hicieron sus predecesores.


En un comunicado publicado por la Casa Blanca, el médico Ronny Jackson dijo que la revisión "salió excepcionalmente bien". El reconocimiento duró tres horas y posteriormete el mandatario partió a Florida para pasar el fin de semana.

El doctor aseguró que "el presidente tiene una excelente salud" y señaló que dará más detalles el próximo martes. Jackson, quien también era el médico del expresidente Barack Obama, es doctor de la Casa Blanca desde 2006.

Los exámenes médicos presidenciales incluyen aspectos como altura, peso, índice de masa corporal, frecuencia cardíaca en reposo, presión arterial y saturación de oxígeno en la sangre.

También revisa el funcionamiento del corazón, los pulmones, la visión, así como los niveles de colesterol y glucosa en la sangre, pero no incluyó un examen psiquiátrico como pedían quienes cuestionan su salud mental.

El recelo sobre la estabilidad de Trump resurgió tras la publicación del libro Fire and Fury: Inside the Trump White House del periodista Michael Wolff, basado en testimonios recogidos de asesores y colaboradores del mandatario, que deja al descubierto las dudas que tiene el propio equipo de la Casa Blanca sobre su capacidad mental.


La Casa Blanca rechazó el contenido del libro, que fue calificado por la portavoz presidencial como "una completa fantasía". El propio presidente arremetió contra el libro y su autor y en una peculiar defensa de su persona ante las insinuaciones de que no es apto mentalmente para el cargo se declaró "un genio muy estable".

La salud del mandatario ha sido objeto de atención desde su campaña.

Su médico personal Harold Bornstein informó que el entonces aspirante gozaba de "una salud física excelente" y en una polémica carta aseguró que Trump sería "el individuo elegido a la presidencia más sano" (y el de mayor edad en asumir el cargo en la historia de EEUU).

No obstante, Bornstein indicó que el magnate tomaba estatinas para bajar el colesterol, finasteride (un medicamento para la calvicie masculina, pero que también es recetado para el agrandamiento de la próstata), una aspirina diaria y antibióticos para controla la rosácea, una condición que enrojece la piel.

También se supo en ese momento que medía 6 pies 3 y pesaba 236 libras, lo que lo califica de sobrepeso y casi obeso, según los índices que tiene en cuenta los Centros para el Control de Enfermedades. Durante la campaña, presentó algunos informes médicos en el programa de televisión del doctor Oz, en el que reveló que fue operado de apendicitis cuando tenía 11 años.

En cuanto a sus hábitos, dice que no fuma, ni bebe pero es frecuente verle comiendo comida rápida y según reveló el diario The New York Times puede llegar a consumir hasta 12 refrescos de dieta al día, lo que puede tener consecuencias para la salud.

Se sabe que juega al golf pero se desconoce si realiza algún otro ejercicio para quemar calorías o estimular la circulación.

27 momentos de la política estadounidense que te recordarán lo intenso del 2017

Loading
Cargando galería


RELACIONADOS:SaludDonald TrumpCasa BlancaEEUU