El déficit comercial de EEUU se dispara a su nivel más alto en una década

La diferencia entre lo que EEUU importa y exporta ha crecido a su nivel más alto desde octubre de 2008. ¿Qué ha agravado esa brecha comercial?
6 Dic 2018 – 1:15 PM EST

El déficit comercial de EEUU tocó su punto máximo en 10 años en octubre empujado por un aumento en las importaciones y una caída de las exportaciones de productos estadounidenses.

El déficit de la llamada balanza comercial es la brecha que existe entre lo que un país importa y exporta. En el caso de EEUU, la importación de bienes y servicios aumentó 1.7% en octubre respecto al mes anterior cifra que se traduce en $55.5 mil millones en octubre, informó este jueves el Departamento de Comercio.

Se trata del mayor déficit comercial desde octubre de 2008, momento en que el país atravesaba la gran crisis.

Estos datos negativos son relevantes porque el presidente Donald Trump ha hecho del déficit comercial en una de sus banderas de campaña que ha seguido agitando desde la Casa Blanca. Para contrarrestarlo, Trump ha ido imponiendo aranceles a importaciones algo que según muestran estas cifras al parecer han empeorado más esa brecha en comercio exterior.

Las importaciones crecieron un 0.2% en octubre, mientras que las exportaciones bajaron 0.1%.

Entre los factores que han afectado la balanza comercial están la caída de las exportaciones de tecnologías y motores de aviación y la de las exportaciones de soja. Las importaciones de productos de fabricación extranjera de múltiples categorías que van desde vehículos y autopartes aumentaron en octubre.

Déficit acentuado

El déficit comercial en EEUU es un tema viejo, aunque ahora parece estar mostrando aumentos sostenidos.


En un intento por bajar esa brecha, el gobierno de Trump aplicó aranceles de miles de millones de dólares a productos fabricados en el extranjero, como paneles solares y metales como el acero y el aluminio acero. Tal medida fue respondida los países afectados con medidas similares en represalia a los productos fabricados en Estados Unidos.

EEUU está trenzado en una guerra comercial con China desde hace meses en la que ambos gobiernos se imponen paquetes de aranceles a diversos productos en represalia, algo que ha generado desbalances e incertidumbre en los mercados internacionales.

En la cumbre del G-20 celebrada en Argentina días atrás, funcionarios estadounidenses y chinos acordaron una suerte de 'tregua' para no imponer nuevas tarifas durante 90 días mientras intentan negociar.

En los primeros 10 meses de 2018, el déficit comercial general de EEUU aumentó un 11,4% en comparación con el mismo período de 2017.

El consumo y el desempleo

Históricamente EEUU importa más bienes de los que exportan. Muchos economistas atribuyen esta 'falla' crónica de décadas a que los estadounidenses consumen más de lo que producen en comparación con el resto de las economías del mundo.

El bajo desempleo y el crecimiento económico han fomentado el gasto y han impulsado la demanda de importaciones debido a que los estadounidenses y las empresas gastan e invierten más. Este fuerte consumo probablemente compensa al menos en parte el impacto de los aranceles impuestos por Trump.

Y si bien la creación de empleo viene en crecimiento sostenido desde hace varios años, los datos publicados este jueves por el Informe Nacional de Empleo (que es un informe privado y no el que publica mes a mes el Departamento de Empleo de EEUU) mostraron que empleadores privados contrataron menos de lo esperado en noviembre, algo que podría significar una moderación en el ritmo.

Mercados inquietos

Este reporte del jueves de la deficitaria balanza comercial se suma a las tensiones generadas por la detención en Canadá de la directora financiera del gigante tecnológico chino Huawei Technologies, Meng Wanzhou, e hija de su fundador. Ahora, la ejecutiva enfrenta una posible extradición a EEUU.


A pesar de que Huawei dijo desconocer las razones del arresto, reportes indican que puede estar conectado con las supuestas violaciones de la empresa a las sanciones impuestas por EEUU a Irán o el hecho de que congresistas estadounidenses acusan a la compañía china de ser una amenaza a la seguridad nacional debido a que sus celulares tienen tecnología para espiar a clientes en suelo estadounidense.

Esa tregua comercial conversada entre EEUU y China en Argentina apenas días, entonces, podría verse afectada o entrar en un nuevo punto de tensión por este caso.

Este nerviosismo en el comercio internacional se viene manifestando en Wall Street, en donde el índice Dow Jones, que aglomera el comportamiento financiero de 30 grandes empresas basadas en EEUU, se ha mostrado con pérdidas significativas en los últimos días. Mientras que este jueves los mercados abrieron con más pérdidas, los precios de muchas acciones están inestables.


En fotos: Entre errores de protocolo y desencuentros transcurrió la cumbre del G20 en Argentina

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés