null: nullpx
Asalto al Capitolio

Corte sentencia a cuatro meses de cárcel a Steve Bannon por desacato al Congreso

El antiguo estratega de Donald Trump había sido declarado culpable de desacato en julio por desafiar una citación del comité selecto de la Cámara de Representantes que investiga el asalto al Capitolio.
Publicado 21 Oct 2022 – 11:05 AM EDT | Actualizado 21 Oct 2022 – 02:41 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

El antiguo estratega del gobierno de Donald Trump, Steve Bannon, fue sentenciado este viernes a cuatro meses de prisión después de haber sido encontrado culpable en julio de dos cargos por desacato criminal al Congreso. También debe pagar una multa de $6,500.

La acusación fue el resultado del desafío de Bannon a una citación del comité selecto de la Cámara de Representantes que investiga el asalto al Capitolio ocurrido el 6 de enero de 2021. El panel había citado a Bannon para entregar registros y rendir testimonio sobre los hechos que precedieron la violencia de ese día.

Bannon llegó al tribunal federal de Washington DC, donde tuvo lugar la audiencia de sentencia, poco antes de las 8:00am. Allí fue recibido por partidarios y detractores.

Habló brevemente a los periodistas después de recibir su sentencia de cuatro meses y dijo que los votantes emitirían su propio veredicto contra los demócratas y el Departamento de Justicia en las elecciones de noviembre.

“Respeto al juez, la sentencia que emitió, he sido totalmente respetuoso durante todo este proceso en el aspecto legal”, dijo Bannon. “Hoy tuve mi día en corte. El juez ya dio instrucciones sobre la apelación para la que tendremos un proceso vigoroso. Tengo a un gran equipo legal y habrá múltiples áreas de apelación”, aseguró Bannon.

El exestratega de Trump tiene ahora 14 días para presentar su apelación. Si no lo hace en ese tiempo, tendrá que hacer arreglos para entregarse voluntariamente a más tardar el 15 de noviembre, dijo el juez.

Los abogados de Bannon ya han dejado en claro que planean desafiar su condena ante la Corte de Apelaciones del Circuito de Washington DC.

Falta de remordimiento

Al inicio de la audiencia, el juez Carl Nichols manifestó estar de acuerdo con los fiscales del Departamento de Justicia y dijo que la conducta de Bannon coincidía con la de un delito de desacato a un tribunal.

Nichols coincidió con el gobierno en que Bannon no tenía derecho a una rebaja en su sentencia por haber aceptado responsabilidad sobre sus actos. Según el juez, Bannon no “ha mostrado remordimiento por sus acciones”. El juez añadió además que Bannon no ha demostrado que cumplirá con las citaciones del comité.

Nichols dijo también que existe un mínimo obligatorio de un mes de prisión por el delito de desacato, contradiciendo la teoría de la defensa de Bannon de que no existía tal sentencia mínima.

La defensa argumentó que Bannon debía recibir libertad condicional, lo que sería una sentencia ilegal según el Departamento de Justicia, que argumentó que el estatuto establece una sentencia mínima de un mes y máxima de un año por cada uno de los cargos. El juez insistió en que este es un punto claro en la ley.

El Departamento de Justicia pidió que la condena incluyera una multa de $200,000, considerablemente mayor a la suma contenida en la sentencia, en base a la negativa de Bannon de proporcionar a la Oficina de Libertad Condicional detalles sobre sus finanzas. Según el abogado del Departamento de Justicia, JP Cooney, esa negativa aumenta el manifiesto desprecio por la ley de parte del acusado.

David Schoen, el abogado de Steve Bannon, manifestó su desacuerdo con la idea de que la falta de remordimiento debería justificar un castigo más severo.

"El Sr. Bannon no debe disculparse”, dijo Schoen al agregar que “aquí no hay nada que disuadir, no hay nada que castigar”.

Según Schoen, Bannon defiende los valores estadounidenses y "no piensa que está por encima de la ley", ya que al llevar la citación a juicio actuaba de manera consistente con la ley.

Nada que decir

Al ser interrogado por el juez sobre si tenía alguna declaración que hacer al tribunal, Bannon contestó que no: “Mis abogados han hablado por mí, su señoría”.

Bannon no cooperó con el comité. El panel del Congreso no supo nada de él hasta después de que había pasado el primer plazo de citación, momento en el que su abogado envió una carta para decir que Bannon estaba protegido por el privilegio ejecutivo de Trump y que no proporcionaría documentos ni comparecería.

El comité respondió por escrito que la afirmación de Trump no era válida: Trump ya no era presidente y Bannon no trabajaba en la Casa Blanca en el momento de los disturbios.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés