Cinco días para otro posible cierre: diferencias sobre seguridad fronteriza estancan las conversaciones

Representantes republicanos y demócratas tienen planeado reunirse este lunes para encontrar una solución que evite que el viernes se vuelva a cerrar el gobierno. El muro con México, ICE y los límites a la capacidad para alojar a indocumentados detenidos en la frontera han impedido el avance. El presidente viaja este lunes a la frontera para impulsar su agenda migratoria.
10 Feb 2019 – 1:32 PM EST

Con cinco días de plazo, las conversaciones para aprobar un acuerdo presupuestario que permita financiar el gobierno federal y evitar un nuevo cierre como el vivido a comienzos del año, se encuentran estancadas.

Este lunes representantes demócratas y republicanos vuelven tienen planeado reunirse nuevamente para evitar que, cuando este viernes acabe el plazo dado por el presidente Donald Trump para alcanzar una solución, nuevamente miles de trabajadores federales vuelvan a ver su paga congelada.

El nuevo encuentro llega tras un fin de semana donde parece que los legisladores se alejaron más de una solución. Ahora, además del muro hay discrepancia sobre ICE y los centros de detención.

La mañana del domingo, el republicano Richard Shelby, jefe del Comité de Asignaciones del Senado, dijo al canal de noticias Fox que las negociaciones estaban detenidas por el tema de las políticas de detención de inmigrantes indocumentados.

“Creo que las conversaciones están estancadas ahora mismo. Espero que podamos retomarlas más tarde porque el reloj está contando, pero tenemos algunos problemas con los demócratas respecto a ICE, que está deteniendo criminales que entran a EEUU y ellos quieren ponerle un límite a eso. Nosotros no queremos”, dijo Shelby en referencia a la Agencia de Inmigración y Aduanas.

El presidente Trump, que sigue con una campaña para impulsar su muro, publicó este lunes un mensaje en su cuenta de Twitter afirmando que "los demócratas no queren que detengamos o enviemos de vuelta a extranjeros criminales". Asimismo, en la tarde estará en El Paso, Texas, en un mitin para reforzar su idea de que exite una "crisis migratoria" en la frontera, algo que activistas y demócratas niegan.

Un acuerdo es todavía posible

Lo que los demócratas en el comité bicameral que negocia un acuerdo presupuestario quieren limitar es el número de camas disponibles en los centros de detención, además de insistir en que no aprobarán más de $2,000 millones para vallas en la frontera, menos de la mitad de los $5,600 millones que exige el presidente Donald Trump.

En aparición conjunta con Shelby en Fox, el senador demócrata Jon Tester, quien es miembro del comité negociador, explicó que un acuerdo es todavía posible.

“Es una negociación. Y las negociaciones raramente se dan sin sobresaltos. Es un toma y dame, es un compromiso. Es la manera como se supone que deba funcionar el gobierno (…) El hecho de fondo es que tenemos gente (en el comité) que sabe cómo trabajar juntos y legar a un acuerdo”, aseguró Tester.

Poco después, el presidente Trump buscó adjudicar la responsabilidad del estancamiento en las negociaciones a los demócratas, en una serie de mensajes que publicó en su cuenta Twitter.

“No creo que los demócratas en el Comité Fronterizo hayan sido autorizados por sus líderes para hacer un acuerdo. Están ofreciendo muy poco dinero para el desesperadamente necesitado Muro Fronterizo y ahora, de la nada, quieren limitar a los criminales convictos que son mantenidos en detención”, escribió el presidente en referencia al comité negociador bicameral, cuyo nombre oficial es Comité Bipartidista sobre Gastos de Seguridad Nacional.


Aunque Trump aseguró que los demócratas buscan un cierre del gobierno, ningún portavoz demócrata ha dicho que está dispuesto a ir al cierre del gobierno federal en caso de no lograr imponer sus posiciones. Al contrario, han sido representantes de la Casa Blanca, como el jefe de gabinete interino Mick Mulvaney, quienes no descartan que se pueda llegar a ese punto.

Entre el 22 de diciembre de 2018 y el 25 de enero de 2019, el gobierno federal sufrió un cierre parcial que dejó sin pago de sus sueldos a casi un millón de funcionarios públicos.

Aquella crisis se generó luego de que Trump retirara su apoyo a un acuerdo parlamentario para financiar a la administración porque no incluía los fondos que pedía para el muro fronterizo con México.

El presidente finalmente aceptó un plan para financiar al gobierno hasta el 15 de febrero, condicionado a nuevas negociaciones para definir los aportes para la seguridad en la frontera.

A medida que se acerca el día final, crecerán las especulaciones sobre la posibilidad de que el presidente decida decretar un estado de emergencia nacional que le permitiría sufragar los costos de la valla sin necesidad de la autorización del Congreso, aunque esa es una movida que muchos le han advertido.

La accidentada geografía que hace que el muro de Trump cueste 5,700 millones de dólares (fotos)

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:PolíticaCongreso de EE.UU
Publicidad