Aumenta el drama: el jueves declarará la mujer que acusa de agresión sexual al juez nominado a la Corte Suprema

Los representantes de Christine Blasey Ford pidieron una reunión para establecer los detalles y condiciones para que testifique la próxima semana contra Brett Kavanaugh. Este domingo se confirmó que aparecerá en el Senado el próximo jueves.
22 Sep 2018 – 2:44 PM EDT

Christine Blasey Ford, la mujer que acusa a Brett Kavanaugh de agresión sexual, aceptó este sábado testificar en el Senado la próxima semana, según sus abogados, aunque no indicaron una fecha específica. Este domingo, confirmaron que lo hará el próximo jueves.

Debra Katz y Lisa Banks, defensoras de Ford, afirmaron el sábado en un correo dirigido al comité judicial de la Cámara Alta que su cliente "acepta la solicitud del comité para ofrecer información de primera mano sobre la conducta sexual inapropiada" del elegido por Donald Trump para la Corte Suprema.

Sin embargo, también solicitaron una reunión a fin de continuar con las negociaciones. En todo caso, una fuente del equipo legal de Ford a la que tuvo acceso este sábado la agencia de noticias AP dijo que su representada estaba dispuesta a rendir testimonio este jueves, información que se públicamente reconocieron este domingo.

Por ahora, no hay ninguna decisión tomada sobre quién va a realizar las preguntas a Ford, según sus representantes legales.

"Pese a que muchos de los aspectos de la propuesta que nos envió por correo electrónico (...) están muy alejados de la promesa hecha por el comité de una investigación justa e imparcial sobre sus acusaciones y estamos decepcionados con las filtraciones y las presiones que han impregnado el proceso, tenemos esperanza de que podamos alcanzar un acuerdo en las condiciones", establecía la nota enviada el sábado.

Ford sostiene que Kavanaugh la agredió, le tapó la boca y trató de quitarle la ropa cuando ambos estaban en una fiesta privada en una residencia en el área metropolitana de Washington DC cuando eran adolescentes en la década de 1980.

Según Ford, tanto Kananaugh como otro joven, Mark Judge, estaban en una habitación de la casa cuando el primero la sujetó y la tiró en una cama. Luego de manosearla, intentó quitarle el traje de baño de una pieza que tenía puesto, pero luego de que el otro joven se abalanzó sobre los dos, Ford pudo escapar y esconderse en la misma casa. Luego huyó.

El juez niega Kavanaugh niega categóricamente lo descrito.

El testimonio ante el Senado

Los abogados de Ford quieren que su testimonio ante la Cámara Alta ocurra el jueves, no el miércoles y de eso probablemente hablarán en las próximas horas, además de las condiciones en las que estará enmarcada la audiencia.

Senadores republicanos han dicho que podrían cumplir con las solicitudes que ha hecho Ford como condiciones para rendir testimonio, incluido que haya seguridad adecuada en el Capitolio y que Kavanaugh no esté en la audiencia cuando ella rinda declaración jurada.


Sin embargo, los republicanos no aceptaron otras, como que el juez declare primero que ella y que Mark Judge sea obigado a rendir declaración así como otros potenciales testigos.

Según cita el diario The Washington Post, los abogados de Ford seguirán presionando para que esas condiciones sean aceptadas, entre ellas saber si los senadores le harán preguntas directamente o utilizaran fiscales para ello.

La respuesta de Ford llega después de varios días de negociaciones entre sus representantes legales y los líderes del comité judicial.

Grassley decidió a última hora de este viernes dar más tiempo a Ford para tomar una decisión luego de que se cumpliera el plazo que le había dado inicialmente.

Minutos antes de las 10 de noche del viernes, la hora establecida por Grassley inicialemente para recibir una respuesta, una abogada de Ford pidió un día más para decidir.

La abogada Debra Katz dijo que la hora límite impuesta por Grassley tenía “ el único propósito de presionar a la profesora Ford y de privarla de la posibilidad de tomar una decisión considerada que tiene implicaciones que pueden alterar su vida y la de su familia”.


Grassley inicialmente rechazó la petición de que únicamente senadores, y no abogados, pudieran hacer preguntas. Los 11 republicanos de la comisión (todos varones) han estado buscando una abogada externa para interrogar a Ford, conscientes de la impresión que podría tener en un año electoral el hecho de que un grupo de hombres cuestione las acusaciones de una mujer sobre un ataque sexual, como ocurrió en 1991 con Anita Hill.

El senador también había rechazado la propuesta de que Ford testifique después de Kavanaugh, una posición que los abogados consideran ventajosa porque les da la oportunidad de refutar acusaciones.

“No estamos dispuestos a cumplir sus irrazonables demandas”, dijo Grassley en un comunicado.

La postura de Grassley subraya el deseo del presidente Trump y de la dirigencia republicana de llevar a Kavanaugh, de 53 años, a la Corte Suprema antes de que comience el nuevo periodo de sesiones el 1 de octubre y antes de las elecciones de noviembre, cuando los demócratas intentarán tomar el control del Congreso.

El mandatario no había realizado hasta el jueves ningún ataque contra Ford hasta el jueves. Hasta entonces, se había limitado a defender a su nominado. Sin embargo, el jueves y el viernes cambió el tono y puso en cuestión la credibilidad de Ford, preguntándole por qué no había habido ninguna denuncia del ataque si fue "tan grave".

Cuatro tensos días de audiencias de Brett Kavanaugh en el Senado en imágenes

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés