null: nullpx
Asalto al Capitolio

Congresista republicano dice que no hubo insurrección el 6 de enero en el Capitolio y que el asalto parecía "una visita turística normal"

Andrew Clyde, de Georgia, negó que hubiese ocurrido un intento de insurrección durante la comparecencia del entonces secretario de Defensa en funciones, Christopher Miller, y el exfiscal general, Jeffrey Rosen.
12 May 2021 – 10:50 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Dos altos funcionarios del gobierno de Donald Trump defendieron el miércoles sus acciones durante el asalto al Capitolio del 6 de enero. En una comparecencia ante el Congreso, el entonces secretario de Defensa interino, Christopher Miller, justificó todas las medidas que tomó ese día mientras que el fiscal general Jeffrey Rosen evitó responder los cuestionamientos de los legisladores demócratas, mientras que los republicanos minimizaron la magnitud de lo ocurrido y aludieron a otras protestas.

Un congresista republicano, Andrew Clyde, dijo que el intento de insurrección no existió, pese a que ese día murieron cinco personas. Al ver las grabaciones de ese día, cuando la turba de simpatizantes invadieron el Capitolio con armas y convencidos de detener el proceso de certificación, podrían ser las de “cualquier visita turística”, aun cuando el entonces vicepresidente Mike Pence, presente ese día, tuvo que ser puesto a salvo debido a la emergencia.

“Hubo una turba indisciplinada”, dijo. “Hubo algunos disturbios y actos de vandalismo. Pero déjenme ser claro: no hubo insurrección”.

Por su parte, la presidenta de la comisión, la demócrata Carolyn Maloney, aclaró desde el inicio que preguntaría por qué el apoyo militar tardó varias horas en llegar.


“El gobierno federal no estaba preparado para esta insurrección, a pesar de que fue planeada a la vista de todos en redes sociales”, comentó Maloney. “Pese a todos los recursos militares y policiales con los que nuestro gobierno cuenta en una crisis, la seguridad se derrumbó frente a la turba, y la ayuda tardó horas en llegar mientras invadía el Capitolio”.

En lugar de explicar o justificar las razones por las que el Ejército tardó horas en poner a salvo la sede del Poder Legislativo de Estados Unidos, los republicanos optaron por señalar los disturbios provocados por las protestas de Black Lives Matter, sin explicar por qué venían a cuento en una audiencia del Congreso para investigar el asalto al Capitolio del 6 de enero.

“Lo que está mal es que haya individuos que recurran al crimen, la violencia y las tácticas de la turba”, dijo James Cormer, el republicano de mayor jerarquía en la comisión. “Estuvo mal el 6 de enero y estuvo mal el verano pasado cuando varias ciudades del país fueron atacadas por manifestantes”.

"Usted estaba ausente sin permiso"

El que fuera secretario de Justicia interino, Jeffrey Rosen, quien declaró por primera vez sobre el papel de su departamento en las horas previas al asalto, se negó a responder los cuestionamientos sobre las conversaciones que mantuvo con Trump durante el tiempo que ocurrió el asalto.

Miller dijo ante la Comisión de Supervisión de la cámara baja que temía que el envío de tropas al edificio provocaría temores de un golpe militar y habría “podido provocar” una masacre similar a la ocurrida en la Universidad Kent State en 1970, cuando murieron cuatro personas y otras nueve resultaron heridas. Pero su decisión no impidió que en el Capitolio, el pasado 6 de enero, hubiera cinco fallecidos.

Su testimonio, en la más reciente de una serie de audiencias legislativas sobre el asalto al Capitolio, intenta rechazar las críticas que señalan que los efectivos militares tardaron mucho en llegar el día en que simpatizantes de Trump intentaron interrumpir con violencia la certificación de los resultados de las elecciones del 3 de noviembre de 2020 bajo argumentos de un “fraude” del que no existen pruebas.

El exsecretario de Defensa dijo que había decidido que las fuerzas armadas tuvieran una actuación limitada debido a las críticas que había recibido la respuesta agresiva a los disturbios por Black Lives Matter.

También negó que Trump, criticado por no condenar enérgicamente a los revoltosos y quien dijo a sus simpatizantes que “pelearan como endemoniados” minutos antes del asalto, tuviera alguna participación en la respuesta de la Defensa, aun cuando el exmandatario era el comandante en jefe del Ejército norteamericano al momento de lo ocurrido.


“Mi compromiso era evitar esas situaciones”, afirmó.

El congresista demócrata Raji Krishnamoorthi recordó a Miller que, cuando congresistas tuvieron que buscar refugio puesto que la policía del Capitolio se vio rebasada por la turba de simpatizantes de Trump, Miller estaba desaparecido sin justificación conocida.

Usted estaba ausente sin permiso, señor secretario. Estaba ausente sin permiso”, dijo Krishnamoothi. “Recuerde, como usted mismo lo dijo, tenía la responsabilidad de todo. Usted dijo ‘me responsabilizo completamente, un 110%’. Señor, usted es responsable parcial de la violencia”.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés