null: nullpx
Desempleo

Hacer permanentes algunas ayudas por desempleo de la pandemia: el plan de dos senadores demócratas

Los senadores demócratas Ron Wyden y Michael Bennet presentaron esta semana un proyecto de ley para extender algunos beneficios por desempleo entregados durante la pandemia, como por ejemplo las ayudas a los trabajadores independientes. Su plan, sin embargo, probablemente afrontará rechazo republicano.
17 Abr 2021 – 11:27 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

Un plan de dos senadores demócratas busca hacer permanentes algunas de las ayudas por desempleo de la pandemia del coronavirus, como los beneficios a los trabajadores independiente o por cuenta propia. La propuesta para reformar el sistema de beneficios por desempleo de Estados Unidos, sin embargo, probablemente afronte rechazo republicano y aún debe encontrar mecanismos para que los estados puedan financiar los cambios.

El proyecto de ley de Ron Wyden, de Oregon, y Michael Bennet, de Colorado, plantea tres aspectos clave: entregar ayudas por desempleo por al menos 26 semanas, cubrir el 75% del salario semanal perdido por la persona afectada —desde el actual 50%— y exigir a los estados que sus beneficios semanales máximos sean al menos el equivalente a dos terceras partes del salario semanal promedio en cada uno de ellos.

Asimismo, pide que de forma automática se extiendan las ayudas cuando la tasa del desempleo sube por encima de cierto porcentaje y hace permanente los beneficios que los trabajadores por cuenta propia como los conductores de Uber han estado recibiendo durante la pandemia —bajo un programa llamado Jobseeker Allowance que daría $250 semanales y sería un símil del Pandemic Unemployment Assistance o PUA.

"La crisis dejó claro que nuestro sistema de desempleo es inadecuado y poco confiable para los trabajadores que pierden su trabajo. Ron Wyden y yo tenemos una propuesta para fortalecer y expandir los beneficios, a la vez que se vinculan (esas ayudas) con las condiciones económicas", escribió el senador Bennet en Twitter.

El obstáculo de la falta de fondos estatales

Algunas de estas propuestas ya se habían hecho en el pasado y, de concretarse, reformarían un sistema puesto en pie en 1935.

Actualmente, el programa de seguro por desempleo es operado por los estados bajo la supervisión del Departamento del Trabajo. Provee los beneficios por hasta 26 semanas y reemplaza cerca de la mitad del salario que tenía la persona, hasta alcanzar un umbral máximo. Algunos estados, sin embargo, han reducido la cantidad de semanas en las que entregan ayudas, como Florida.

La mayor parte de los beneficios son costeados por los estados y son sumamente dispares. Una persona desempleada recibe, por ejemplo, $215 semanales en Mississippi y $550 en Massachusetts. En Puerto Rico, ese monto es de apenas $161 semanales, de acuerdo con los datos del centro de corte progresista Center on Budget and Policy Priorities.

El proyecto de ley mantiene el sistema dentro de la esfera estatal, lo que supone un desafío dado que muchos estados carecen de los fondos necesarios, según expertos.

Hacer los cambios "sin corregir el financiamiento significará que los estados buscarán vacíos legales (como) complicar más el proceso administrativo de solicitud para tratar de desalentar a las personas", consideró Rachel Deutsch, abogada del Center for Popular Democracy, al Huff Post. "Necesitaremos lo más que se pueda del sistema federal lo más pronto que sea posible", agregó.

Y el posible rechazo republicano

El gobierno federal costea actualmente los beneficios por desempleo ampliados en medio de la pandemia del coronavirus. Las personas desempleadas reciben en este momento $300 semanales de las arcas federales, que se suman a las ayudas que da cada estado.

Esos beneficios 'potenciados' han sido renovados en los paquetes de alivio económico que ha aprobado el Congreso para afrontar el golpe de la crisis, que dejo a millones de trabajadores sin su fuente de ingresos. Sin embargo, vencerán en septiembre próximo y, por el momento, no hay sobre la mesa alguna propuesta para otro paquete de ayudas que los extienda por más tiempo.

El último paquete, el Plan de Rescate Estadounidense de $1.9 billones (trillions en inglés), fue aprobado por los demócratas sin apoyo republicano usando un mecanismo conocido como proceso de reconciliación que da pie a que las iniciativas sean aprobadas en el Senado con una mayoría simple.

El rechazo republicano que hubo a este paquete de estímulo, especialmente a extender las ayudas federales por desempleo, sugiere según analistas que el proyecto de ley para reformar el sistema de desempleo de los senadores Wyden y Bennet se toparía con una desaprobación similar.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés