null: nullpx
Papeles de Panamá

Los Papeles de Panamá: desde Guatemala hasta el sur de la Florida, los primeros cargos llegan a los tribunales de EEUU

La denuncia en Nueva York describe un elaborado esquema que presuntamente utilizó un adinerado guatemalteco para evadir impuestos a través de una fundación "caritativa" offshore. Los expertos dicen que es una práctica común de las familias extranjeras súper ricas. ¿Pero fue legal?
9 Dic 2018 – 1:52 PM EST

En el otoño de 2016, Harald von der Goltz, un rico guatemalteco residente en el sur de la Florida, se dio cuenta de que los fiscales federales lo estaban investigando por una posible evasión de impuestos.

Para cubrir sus huellas, los fiscales dicen que este aristócrata nacido en Alemania de 82 años de edad y capitalista de riesgo de Boston le dijo al IRS que una transferencia reciente de 430,000 dólares que había recibido en una cuenta bancaria suiza era un "regalo" no imponible de su madre de 100 años de edad en Guatemala.

De hecho, el dinero provino de una fundación familiar muy secreta que él controlaba y que fue creada deliberadamente para estafar a las autoridades fiscales, según una acusación revelada el martes en Nueva York.

La acusación de 66 páginas describe en detalle los extraordinarios e ingeniosos métodos que von der Goltz, su contador de Boston y dos gerentes de cuentas en el extranjero, presuntamente emplearon para esconder de las autoridades fiscales estadounidenses la riqueza offshore de su familia, mientras que al mismo tiempo podían acceder al efectivo para financiar un estilo de vida de lujo en Estados Unidos.


El caso arroja luz sobre lo que los expertos financieros dicen que es una práctica común de las familias extranjeras súper ricas que, por una u otra razón, se mudan a Estados Unidos y luego tratan de transferir a escondidas su riqueza offshore a Estados Unidos, a menudo en el transcurso de décadas, sin pagar impuestos, incluido el considerable impuesto de sucesiones del 50%.

Von der Goltz mantenía cuentas bancarias en Estados Unidos y en el extranjero en varias entidades financieras que utilizaba "para su beneficio personal sin informar adecuadamente los activos al IRS o pagar los impuestos sobre la renta correspondientes a los ingresos generados por los activos, como estaba legalmente obligado a hacer", según la acusación.



Los Papeles de Panamá


El caso de von der Goltz salió a la luz por primera vez después de la publicación en 2016 de una filtración masiva de documentos secretos de empresas fantasma offshore conocida como los Papeles de Panamá, que expusieron las relaciones internas de la ahora desaparecida firma de abogados panameña, Mossack Fonseca.

La acusación de Nueva York también representa los primeros cargos penales presentados en Estados Unidos como resultado de la filtración, que condujo a una investigación de los medios de comunicación en todo el mundo encabezada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés).

En la acusación se acusa a von der Goltz de conspirar con su contador y Mossack Fonseca para establecer una fundación offshore falsa que se remonta a la década de 1980 y que le permitió a la familia disfrazar transferencias de dinero a Estados Unidos para pagar sus cuentas. Eso incluía la matrícula en una escuela católica privada para niñas en Miami, así como viajes de caza de urogallos a Escocia y otros gastos, como arte, compras de viviendas, pagos de hipotecas y desembolsos de efectivo.

Cuando el nombre de von der Goltz apareció por primera vez en 2016, acordó reunirse con Univision y negó rotundamente cualquier delito, alegando que la fundación familiar estaba en total cumplimiento con las leyes fiscales estadounidenses. Cuando se le contactó esta semana, su abogado declinó hacer más comentarios.

De Guatemala a Key Biscayne


Von der Goltz, descendiente de una próspera familia de banqueros alemanes, le dijo a Univision que llegó a Guatemala a una edad temprana donde su padre se involucró en el negocio del café. Von der Goltz agregó que se mudó a Estados Unidos en 1984 con su esposa y tres hijos para escapar de una sangrienta guerra civil, dejando atrás a sus padres ancianos que estaban separados.

Se instaló con su esposa estadounidense, Belle, quien se describe a sí misma en las redes sociales como una baronesa y antigua presentadora de noticias y cantante de country y western, en un condominio de cinco habitaciónes frente al mar valorado en casi 2.5 millones de dólares en Key Biscayne, uno de los barrios más exclusivos del sur de la Florida.


Creo un fondo de capital de riesgo en Boston que por unos años lo manejo junto con su hijo Alex, quien ahora administra un pequeño fondo de capital privado enfocado en América Central en Miami, CoreCo, y también vive en Key Biscayne. Otro hijo, Andreas, tiene una compañía de ropa, ARKWEAR que vende camisetas polo con temática animal, y está casado con Elizabeth von der Goltz, una de las principales ejecutivas del sitio web de moda de lujo, Net-a-Porter.

Los fiscales en Nueva York solo han presentado cargos en contra de Harald von der Goltz, y ningún otro miembro de la familia.

Von der Goltz dijo que la familia recurrió a Mossack Fonseca para crear un fideicomiso privado en el extranjero, en parte para proteger su fortuna de las Fuerzas Armadas Rebeldes, un grupo guerrillero de izquierda en Guatemala, que amenazaba a la familia con la extorsión y el secuestro, acusándolos de estar vinculados a "traidores" derechistas.


En ese momento, Panamá era considerada uno de los principales paraísos fiscales del mundo. Su secreto bancario le valió una buena reputación para la evasión de impuestos y el lavado de dinero, especialmente en la década de 1980 cuando cayó bajo el gobierno de un dictador militar, el general Manuel Antonio Noriega, quien finalmente fue derrocado por una invasión estadounidense a fines de 1989.

'Personas de alto patrimonio'


Aunque no es ciudadano estadounidense, von der Goltz era residente en Estados Unidos, sujeto a las leyes impositivas estadounidenses que le obligaban a declarar y pagar impuestos sobre la renta de sus ingresos mundiales. Según la acusación, él "evadió estos requisitos" estableciendo un fideicomiso familiar y luego una fundación sin fines de lucro, Revack Holdings Foundation, que se administraba mediante una serie de empresas fantasma y cuentas bancarias "con el fin de mantener activos no declarados para él mismo en Estados Unidos y en el extranjero".


Los fideicomisos y fundaciones familiares son una práctica común en la gestión privada de lo que se conoce en la industria bancaria como 'individuos de alto patrimonio', quienes se considera que tienen fortunas a partir de las decenas de millones de dólares. Son legales en Estados Unidos, siempre y cuando el verdadero “beneficiario activo” de los fondos sea honesto acerca de quién controla el dinero.

La estructura de la fundación le permite al propietario del fondo hacer "donaciones" a miembros de la familia en Estados Unidos sin tener que pagar impuestos, siempre que el "beneficiario activo" resida en el extranjero.


"En general, las personas de alto patrimonio neto quieren reducir sus obligaciones financieras, ya sea para con las autoridades fiscales u otros, y proteger sus activos de demandas y otros tipos de disputas", dijo David Marchant, editor de Offshore Alert, un organismo de control independiente de la industria.

"También es cierto que muchas personas con un alto patrimonio neto quieren tenerlo todo, viviendo en grandes países como Estados Unidos, el Reino Unido y disfrutando del alto nivel de vida que ofrecen mientras protegen gran parte de su riqueza en otros lugares a través de fideicomisos, fundaciones y/u otras estructuras legales offshore”, agregó.

Von der Goltz dice que nunca fue propietario de las cuentas en el extranjero y nunca se benefició de la fundación, que estaba dedicada a ayudar a otros miembros de la familia. Pero los documentos judiciales cuentan otra historia.

Los fiscales alegan que von der Golzt usó indebidamente la fundación Revack para ocultar sus activos al IRS, afirmando que el dinero pertenecía a su anciana madre en Guatemala; una denuncia que ha negado.

El documento de la fundación, revelado en los Papeles de Panamá "deja claro que von der Goltz fue, en todo momento relevante, un beneficiario activo" de la fundación, con su esposa y sus tres hijos como beneficiarios secundarios, según los fiscales. Las disposiciones de la fundación no mencionaron a la madre de von der Goltz, nombrándolo a él como "el único fundador", señalaron los fiscales.

Tenía algunas reglas inusuales. Hasta el 20 % de los ingresos de la fundación se destinarían a causas benéficas, como la conservación de la selva tropical, la protección de los arrecifes de coral y la asistencia médica para los pobres.

Tolerancia ceroa la inmoralidad


Otras eran estrictas, por ejemplo: "cualquier miembro de la familia que se involucre en conductas reprobables, o que se case con un cónyuge problemático o cazafortunas inaceptable, se le puede prohibir parcial o totalmente que reciba cualquier beneficio de la Fundación". Aunque la fundación se comprometía a pagar la educación de los nietos y bisnietos de von der Goltz, los niños adoptados estaban excluidos.

Él también se reservó el derecho de desheredar a sus hijos "si alguno de ellos participa en actividades ilícitas e inmorales de cualquier tipo. La tolerancia del fundador en ese aspecto es CERO".


Según la acusación, la fundación realizó inversiones por un total de 35 millones de dólares. En los balances de Revack se enumeraban diversas inversiones en compañías de capital privado, compañías de inversión en bienes raíces y una compañía de relojes fundada por von der Goltz.

Para ocultar la identidad de von der Goltz, un empleado de alto nivel de Mossack Fonseca, Ramses Owens, y el contador de von der Goltz en Boston, Richard Gaffey, actuaban como firmantes autorizados de las cuentas de los bancos en Boston, Massachusetts y Nueva York.


Cuentas bancarias no declaradas


"Gaffey y Owens no identificaron a von der Goltz como tal cuando abrieron estas cuentas en los bancos con sede en Estados Unidos", dicen los fiscales. En su lugar, Gaffey y Owens firmaron documentos "que certificaban falsamente ante los bancos que las cuentas no estaban sujetas a la retención del impuesto sobre la renta en Estados Unidos", porque las cuentas eran propiedad de una entidad extranjera.

"Como resultado, aunque estas cuentas hicieron inversiones que generaron ingresos, no se reportó ni se pagó impuesto a las ganancias en Estados Unidos por las ganancias generadas".

Von der Goltz también abrió cuentas bancarias en Panamá que tenían millones de dólares en activos que los fiscales dicen que nunca reportó al IRS, a pesar del requisito legal de revelar todas las cuentas de bancos extranjeros con depósitos mayores a 10,000 dólares.


En un caso, Owens le dijo a Gaffey que varias compañías estadounidenses habían solicitado el "beneficiario activo y final" de un fondo, señalando que "no podemos revelar" el nombre de von der Goltz. Owens también recomendó que no se utilizaran los pasaportes estadounidenses de los hijos de von der Goltz para evitar crear un vínculo entre su cliente y el fondo "dentro de Estados Unidos".

Bajo investigación


Después de la publicación de los Papeles de Panamá, von der Goltz se dio cuenta de que estaba siendo investigado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos. Se puso en contacto con los funcionarios con respecto a la transferencia bancaria de 430,000 dólares con la esperanza de aclarar el asunto, explicando a través de su abogado que después de la muerte de su padre, en 1990, su madre, Erika, se convirtió en la beneficiaria activa de la fundación y de las cuentas de la familia.

Los fiscales dicen que eso es falso. "Esta transferencia no fue un regalo no sujeto a impuestos de una persona extranjera, sino una transferencia del propio dinero de von der Goltz a una de sus cuentas bancarias personales nacionales", según la acusación, agregando que el dinero era el producto de la venta de acciones en metales preciosos.

Una semana después, von der Goltz fue entrevistado por un fiscal federal adjunto del Distrito Sur de Nueva York y agentes especiales del IRS. Durante la entrevista, los fiscales dicen que von der Goltz declaró falsamente que "las Revack Entities eran propiedad activa de la Madre".

Von der Goltz aparentemente se desilusionó con la forma en que iba el caso. Vendió su departamento de Key Biscayne por 100 dólares en agosto de 2017 al fideicomiso de sus hijos, según los registros de propiedad, y se fue del país. Fue arrestado en Londres la semana pasada.

Gaffey, de 74 años de edad, fue arrestado la semana pasada en Boston y sus abogados emitieron un comunicado diciendo que los cargos "carecían de mérito".

Owens fue arrestado el jueves en Panamá, donde también enfrenta otros cargos relacionados con el lavado de dinero en Brasil.

Consecuencias globales


Los defensores contra la corrupción consideraron que estas acciones, más de 30 meses después de la publicación inicial de los Papeles de Panamá, fueron tardías. Mientras que otros países de todo el mundo han expulsado a políticos, encarcelado a los evasores fiscales y reformado las leyes, Estados Unidos ha hecho poco, dicen los críticos.


La semana pasada, por ejemplo, la policía alemana allanó las oficinas de Deutsche Bank en la capital financiera de Frankfurt en relación con los Papeles de Panamá.

Sin embargo, después de los Papeles de Panamá, la Red para el Cumplimiento de la Ley sobre Delitos Financieros del Departamento del Tesoro, o FinCEN, ha aumentado los requisitos de presentación de informes para compradores en efectivo de viviendas caras en el sur de la Florida, Manhattan y otras ciudades atractivas para compradores extranjeros.

Los documentos filtrados también identificaron a varios funcionarios corruptos del gobierno venezolano de alto nivel ante las autoridades estadounidenses.


En fotos: Estos exfuncionarios venezolanos están a punto de ser extraditados por la investigación 'Los Papeles de Panamá'

Loading
Cargando galería

El senador de Florida, Marco Rubio, ha promovido un proyecto de ley que exigiría que las corporaciones revelen sus verdaderos dueños a la policía.

"Estados Unidos ha estado particularmente activo en la restricción de la evasión fiscal offshore", desde mucho antes de los Papeles de Panamá, dijo Marchant.

Pero era "innegable", agregó, que la publicación de los Papeles de Panamá "contribuyó a los esfuerzos internacionales de aplicación de la ley y, más ampliamente, aumentó significativamente la conciencia pública en las áreas de fraude, corrupción y lavado de dinero". El ICIJ parece haber reemplazado al IRS como enemigo público número uno en el mundo offshore".

Publicidad