null: nullpx

Los tiroteos masivos no se están volviendo más comunes ... y algunos mitos que se repiten por estos días

" Las personas cargadas de odio suelen sentirse atraídas por las ideologías cargadas de odio. Según los informes, algunos tiroteos como el tiroteo de 2016 contra agentes de policías de Dallas, fueron motivados por el odio hacia los blancos. Otros autores de tiroteos, como el matrimonio autor del tiroteo de San Bernardino en 2015, lo han hecho en nombre de otras ideas igualmente cargadas de odio, como el islamismo radical".
Opinión
Christopher J. Ferguson
Profesor de Psicología de la Universidad de Stetson
2019-08-07T18:02:46-04:00

Cuando 22 personas fueron asesinadas en El Paso, Texas, y nueve más fueron asesinadas en Dayton, Ohio, aproximadamente 12 horas después, en las respuestas a ambas tragedias aparecieron muchos de los mitos y estereotipos que los estadounidenses se han acostumbrado a escuchar tras los tiroteos masivos.

Como parte de mi trabajo como investigador de psicología, estudio los homicidios en masa, así como la reacción de la sociedad ante dichos eventos. A raíz de semejantes acontecimientos tan perturbadores surge mucha desinformación; las discusiones claras y basadas en datos sobre homicidios masivos pueden perderse entre la narrativa política.

Me gustaría aclarar cuatro conceptos erróneos comunes sobre los homicidios en masa y quiénes los cometen, según el estado actual de las investigaciones.

¿Los videojuegos violentos provocan homicidios masivos?

El lunes por la mañana después de estos últimos tiroteos, el presidente Donald Trump junto con otros políticos republicanos habían vinculado los videojuegos violentos con los tiroteos masivos.

Admito mi sorpresa, pues apenas el año pasado la administración Trump convocó una Comisión de Seguridad Escolar que estudió este tema, entre muchos otros. Yo mismo testifiqué, y la comisión finalmente no llegó a la conclusión de que existía suficiente evidencia como para vincular los juegos y los medios con la violencia criminal.

Estudios a largo plazo de jóvenes sistemáticamente revelan que los juegos violentos no son un factor de riesgo para la violencia juvenil entre uno y ocho años después. Y nada menos que la Corte Suprema de Estados Unidos declaró en 2011 que los estudios científicos no habían logrado vincular los juegos violentos con las agresiones graves en los niños.

Una declaración de política pública de 2017 de la división de psicología y tecnología de medios de la Asociación Americana de Psicología recomendó específicamente que los políticos deberían dejar de vincular los juegos violentos con los tiroteos masivos. Es hora de acabar con este mito.

¿Los autores son supremacistas blancos varones?

Los primeros informes sugieren que el tirador de El Paso era un racista blanco preocupado por la inmigración latina. Otros tiradores, como el autor del ataque en Christchurch, Nueva Zelanda también han sido supremacistas blancos.

Sin embargo, en general, la composición étnica del grupo de todos los autores de tiroteos masivos en Estados Unidos es aproximadamente equivalente a la composición étnica de la población estadounidense.

Las personas cargadas de odio suelen sentirse atraídas por las ideologías cargadas de odio. Según los informes, algunos tiroteos como el tiroteo de 2016 contra agentes de policías de Dallas, fueron motivados por el odio hacia los blancos. Otros autores de tiroteos, como el matrimonio autor del tiroteo de San Bernardino en 2015, lo han hecho en nombre de otras ideas igualmente cargadas de odio, como el islamismo radical.

La mayoría de los autores de homicidios masivos no proclaman ninguna lealtad a una ideología en particular.

Por supuesto, los homicidios masivos en otras naciones — como varios ataques fatales con arma blanca en Japón — no involucran elementos raciales como en Estados Unidos.

En cuanto al género, es cierto que la mayoría de los autores de homicidios masivos son hombres. La minoría de los autores son mujeres, y pueden enfocarse en sus propias familias.

¿Las enfermedades mentales son las culpables?

El hecho de si las enfermedades mentales están o no relacionadas con los tiroteos masivos — o la violencia criminal en general — es una cuestión matizada. Francamente, los partidarios de ambos lados a menudo se equivocan al representar este problema como algo claramente definido.

Ya en 2002, un informe del Servicio Secreto de Estados Unidos basado en estudios de casos y entrevistas con autores sobrevivientes de tiroteos identificó las enfermedades mentales — generalmente psicosis o depresión suicida — como un padecimiento muy común entre los autores de homicidios masivos.

En cuanto a la violencia en términos más generales, las enfermedades mentales, como la psicosis, así como una mezcla de depresión con rasgos antisociales, son un factor de riesgo para el comportamiento violento.

Algunas personas sugieren que las enfermedades mentales no guardan relación alguna con el crimen, pero esa afirmación suele depender de estadísticas distorsionadas. Por ejemplo, he visto la sugerencia de que las personas con enfermedades mentales representan sólo el 5% de los crímenes violentos. Sin embargo, esa afirmación se basa en investigaciones como un estudio sueco que limita las enfermedades mental solamente a la psicosis, la cual la sufre el 1% o menos de la población. Si el 1% de las personas comete el 5% de los delitos, eso sugiere que la psicosis eleva el riesgo de crimen.

También es importante señalar que la gran mayoría de las personas con enfermedades mentales no cometen delitos violentos. Por ejemplo, en un estudio, aproximadamente el 15% de las personas con esquizofrenia habían cometido delitos violentos, en comparación con el 4% de un grupo de personas sin esquizofrenia.

Aunque esto identifica claramente el aumento del riesgo, también pone de manifiesto que la mayoría de las personas con esquizofrenia no habían cometido crímenes violentos. Es importante no estigmatizar a los enfermos mentales, porque pueden desmotivarse y no buscar tratamiento.

Por lo tanto, mejorar el acceso a los servicios de salud mental beneficiaría a toda una gama de personas y, por ende, ocasionalmente le brindaría tratamiento a alguien propenso a cometer algún acto de violencia. Pero es poco probable que enfocarse solamente en la salud mental reduzca la violencia social.

¿Los homicidios masivos son cada vez más frecuentes?

Los homicidios masivos reciben mucha cobertura informativa, lo cual nos mantiene atentos a la frecuencia de su incidencia. Las definiciones cambiantes de lo que constituye un homicidio en masa, y la confusión con otros términos como tirador activo, también confunden la percepción de la frecuencia con la que ocurren.

Pero utilizando las definiciones estándar, la mayoría de los datos sugieren que la prevalencia de los tiroteos masivos se ha mantenido bastante constante en las últimas décadas.

Sin duda, Estados Unidos ha sufrido muchos homicidios masivos. Incluso la estabilidad podría ser deprimente dado que las tasas de otros delitos violentos han disminuido abruptamente en Estados Unidos en los últimos 25 años. Por qué la cifra de homicidios en masa ha permanecido estable mientras que se han reducido las de otros homicidios es una pregunta que vale la pena plantearse.

Sin embargo, no parece que Estados Unidos esté inundado por una epidemia de dichos crímenes, al menos en comparación con las décadas desde 1970 a la fecha.

Los homicidios masivos son tragedias horribles y la sociedad debe hacer todo lo posible para comprenderlos completamente con el fin de evitarlos. Pero las personas también necesitan separar los datos de los mitos y las narrativas sociales, políticas y morales que a menudo se forman alrededor de los hechos criminales.

Sólo mediante una consideración imparcial de los datos fidedignos, la sociedad comprenderá la mejor manera de evitar estos crímenes.

Nota: La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Este artículo es una reproducción de The Conversation bajo la licencia 'Creative Commons'. Puedes leer el artículo original en inglés aquí.

Publicidad