Obamacare

Puertorriqueños desplazados enfrentan obstáculos para obtener un seguro médico

Muchos no lograron llevarse de la isla toda la documentación necesaria para volver a solicitar cobertura. Otros se han mudado a estados donde ya no son elegibles para los mismos beneficios. La incertidumbre y confusión se interponen en su acceso a la salud.

El gobierno federal otorgó 15 días adicionales para inscribirse en Obamacare a las personas afectadas por los huracanes que pasaron por los estados costeros y por Puerto Rico. Sin embargo, los puertorriqueños que se mudaron de la isla a otras partes de Estados Unidos después de que sus casas o negocios fueran destruidos enfrentan problemas más complejos que esa fecha límite.

Muchos de estos estadounidenses no saben si podrán mantener su cobertura de Medicaid o Medicare de Puerto Rico en sus nuevos hogares. Y para aquellos que buscan un seguro privado, aplicar al Affordable Care Act probablemente sea una experiencia nueva, ya que la ley federal de salud no se estableció en la isla.

Congresistas de Florida advirtieron que les preocupa que muchos de estos recién llegados, así como las aseguradoras y los navegadores que ayudan a los consumidores con la inscripción, estén confundidos. Por eso, enviaron una carta a Seema Verma, directora de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS), exigiendo que los funcionarios federales publiquen una hoja informativa para "proporcionar la claridad necesaria y aliviar la confusión" entre los puertorriqueños desplazados.

Más tiempo, pero más trabas

Para la mayoría de las personas, el período abierto de inscripción para obtener cobertura a través de los mercados de la ley de salud termina el 15 de diciembre. Ante las dificultades ocasionadas por las tormentas de agosto y septiembre, los residentes de las zonas más afectadas de Texas, Florida y Georgia tienen un período de gracia de 15 días adicionales para inscribirse (hasta el 31 de diciembre). Pero retrasar la inscripción implica que el inicio de la cobertura tendría que esperar hasta el 1ro de febrero.

Muchos puertorriqueños expulsados de sus hogares enfrentan un proceso incluso más complicado. Además de aquellos que están aprendiendo a usar los mercados de seguros privados, algunos están aplicando para obtener una nueva cobertura del Medicare. En Puerto Rico, casi tres cuartas partes de los beneficiarios del Medicare tienen planes privados Advantage. Muchos no saben si seguirán cubiertos por esos planes en sus nuevos hogares dentro del área continental.


Además, el programa del Medicaid para residentes de bajos ingresos en Puerto Rico cubre casi a la mitad de los residentes de la isla, una tasa más alta que cualquier otro estado, por lo que las personas que se mudan a Estados Unidos continental quizá dejarán de calificar, sobre todo si su nuevo estado (como ocurre en Florida) no expandió el Medicaid para todos los adultos que ganan hasta el 138 por ciento del nivel de pobreza federal (alrededor de 16,000 dólares para un individuo).

Empezar de nuevo

Como mínimo, los nuevos residentes que deseen cobertura de Medicaid deberán volver a presentar una solicitud. Generalmente, la forma más efectiva de hacerlo es a través de los mercados de salud del Affordable Care Act. Ese proceso les mostrará si son elegibles para el Medicaid o para un subsidio federal con el cual podrían comprar un plan privado.

Según un memo de los CMS publicado en septiembre, los desplazados por los huracanes pueden llamar a la línea de ayuda de cuidadodesalud.gov (1-800-318-2596) y presentar una solicitud. La nota, que no proporciona detalles sobre qué documentación se necesita, también establece que “las personas pueden experimentar eventos que los hacen elegibles para un período de inscripción especial” para acceder a otro plan de salud.

Por ejemplo, quienes se mudaron temporalmente a Florida debido a un huracán y ahora están fuera del área de cobertura de su plan de salud podrían ser elegibles para un período especial de inscripción debido a mudanza.

Después de los huracanes de agosto y septiembre, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA) designó a todos los condados en Florida y Georgia, y 53 en Texas, para recibir asistencia individual o pública. En Puerto Rico, esta categoría fue otorgada a 31 de los 78 municipios de la isla.

Aun así, Anne Packham, directora del proyecto de navegadores de Primary Care Access Network, una organización con sede en Orlando que es parte de la red Covering Central Florida, considera que la atención debe enfocarse en alentar a los consumidores a registrarse antes del 15 de diciembre, el último día en que la gente puede inscribirse para la cobertura que comienza el 1ro de enero.

“Todo ya es muy confuso y consideramos que decirles a los consumidores que pueden registrarse hasta el 31 de diciembre durante un período especial es confundir más. Estas personas necesitan un seguro en este momento, no en febrero”, opina.

Según datos de la oficina del gobernador Rick Scott, d espués de María, más de 140,000 puertorriqueños llegaron a la zona central de Florida para quedarse durante meses, o para establecerse y comenzar una nueva vida. Buscar seguro y atención médica ha sido arduo para ellos.

Marni Stahlman, presidente de Shepherd's Hope Inc, una organización con sede en Orlando que ayuda a las personas a encontrar cobertura y servicios, cita el caso de una pareja que la pasó mal.

“El hombre tenía Medicare y ella, quien es maestra retirada, tiene seguro de salud a través de su sindicato. Ambos se encontraron con obstáculos: el plan de Medicare del esposo no era aplicable en el continente y tampoco el plan privado de la esposa. Ambos han tenido que comenzar de nuevo. Él volvió a solicitar el Medicare y ella tuvo que presentar una solicitud por primera vez en un mercado de seguros. En este momento todavía están sin cobertura, algo que nunca tuvieron que enfrentar”, cuenta.

Falta de documentos complica los trámites

Para muchas familias, la falta de documentos y suministros complica el panorama. Los huracanes no solo devastaron vidas, hogares y se llevaron la electricidad, también arrasaron con medicinas, recetas, tarjetas de seguro médico y copias de declaraciones de impuestos.

“La ayuda para los puertorriqueños en particular tiene que ser integral porque estas personas únicamente llegan con sus pasaportes”, insiste Jean Zambrano, vicepresidenta de operaciones médicas de Shepherd's Hope.

Entre los recién llegados a Florida, hay al menos 18,000 niños y adolescentes que necesitan atención médica inmediata, debido a que para asistir a la escuela se les exigen exámenes de vista y audición, y presentar sus vacunas. Stahlman y Zambrano explican que no hay un esfuerzo coordinado a nivel estatal para facilitarles el camino.

La articulación de estos procesos entre los territorios y Estados Unidos continental no se da con fluidez. El trámite se facilita para quienes logran llevarse la documentación. María Gotay, de 51 años, llegó a Orlando desde Bayamón, Puerto Rico, con sus dos hijos, Cristian, de 17, y Edwin, de 22, 10 días después que el huracán María devastara la isla.

Logró traerse sus papeles y los usó al solicitar la cobertura de salud para sus hijos. La navegadora Doris Allen, de Primary Care Access Network, la ayudó a inscribir a su hijo menor en el Programa de Seguro de Salud Infantil (CHIP) y al mayor en un plan privado por 33 dólares al mes después de un subsidio. Maria Gotay ya estaba cubierta por Medicare: tiene un status de discapacidad pues sufre de fibromialgia.

“Fuimos muy afortunados de conocer a personas que nos apoyaron”, cuenta Gotay. Recordó haber llegado al centro de salud y haber caído en los brazos de Allen llorando desconsoladamente. “Nunca quise salir de Puerto Rico, nunca imaginé estar al borde de la muerte”.

“Durante el huracán, todos estábamos juntos, nuestra casa se dañó e inundó, pero resistió el ataque de María”, exclama Gotay quien trajo a sus hijos a Orlando donde residen dos de sus hijas. Su esposo se quedó en la isla cuidando a su padre, que muestra signos de Alzheimer.

La puertoriqueña vive con estrés y miedo a raíz del huracán, y ha estado viendo a un psiquiatra en Orlando para superarlo. A pesar de todo, regresará a Puerto Rico este mes, mientras que sus hijos se quedarán en Florida y comenzarán una nueva vida.

Esta historia fue producida por Kaiser Health News , un programa editorialmente independiente de laKaiser Family Foundation.

Vacunación masiva de mascotas en Puerto Rico ante brote de leptospirosis

Loading
Cargando galería