publicidad
"Salven los servicios de salud, no los destruyan". Trenise Bryant participa en una protesta en las afueras de las oficinas del congresista republicano por Florida, Carlos Curbelo, el pasado mes de agosto.

Dos decisiones de Trump en 24 horas ponen en jaque a Obamacare: explicamos quiénes son los más perjudicados

Dos decisiones de Trump en 24 horas ponen en jaque a Obamacare: explicamos quiénes son los más perjudicados

Las medidas representan un incentivo para que las aseguradoras y las personas más saludables se retiren de los mercados de salud creados por el Affordable Care Act. Las primas se dispararán y ello generará un déficit mayor al gobierno. Nadie sale ganando, advierten los expertos.

Si usted es beneficiario de Obamacare, ¿cómo le afectan las nuevas normativas de Trump? Univision

Dos decisiones de la Casa Blanca en 24 horas han puesto a Obamacare en la cuerda floja una vez más. Ante los fracasos del Congreso para revocar y reemplazar la ley de salud vigente, Trump decidió hacerla implosionar sin ayuda (o permiso) de nadie más. Es el ataque frontal más perjudicial al Affordable Care Act (ACA) hasta el momento.

Por un lado, eliminó los subsidios federales que las aseguradoras recibían del gobierno para poder reducir los gastos para las personas más pobres ( Cost Sharing Reductions), algo que por ley las compañías están obligadas a seguir cumpliendo y que financiarán aumentando aún más las primas de salud. Según estimaciones hechas por la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO), subirán 20% en 2018 y 25% en 2020.

publicidad

Horas antes, promovió la existencia de planes de salud económicos, pero bastante incompletos que no cumplen con protecciones mínimas (beneficios esenciales) para los pacientes garantizadas por Obamacare, tales como servicios preventivos, la cobertura de maternidad, prescripciones o salud mental.

Se trata de una embestida a Obamacare en dos frentes. Primero, las aseguradoras tendrán incentivos para salirse de los mercados creados por el ACA. Segundo, los pacientes más sanos y jóvenes podrán optar por escuetas y económicas pólizas de salud que no cumplan con los requisitos de la ley de salud vigente. En consecuencia: habrá menos (si es que las hay) y más costosas opciones dentro del mercado de salud.

“Se trata de un juego político de Trump que perjudica a millones de personas que se han beneficiado de tener un seguro de calidad a bajo costo. Se está jugando con la vida y la salud de la gente”, denunció a Univision Noticias Annette Raveneau, portavoz de prensa de Families USA.

El momento en que se han tomado estas decisiones es crítico: faltan apenas tres semanas para que comience el nuevo período de inscripción abierta que además este año se recortó a la mitad y que cuenta con 90% menos de presupuesto publicitario.

El panorama no está claro y quedan muchas preguntas en el aire. A continuación respondemos algunas.

¿Qué son los Cost Sharing Reductions (CSR) que la Casa Blanca acaba de suspender?



Cost Sharing Reduction es un descuento que reduce la cantidad de dinero que las personas de bajos ingresos deben desembolsillar por deducibles y copagos dentro de Obamacare. Por ejemplo, pueden bajar un deducible de 3,500 dólares a unos 200. Un total de 57% de los inscritos en los mercados de salud se benefician de ellos. Hasta ahora, el gobierno federal ayudaba a las aseguradoras a subsidiar estos montos, algo que la orden ejecutiva de Trump eliminó el jueves.

Pero las aseguradoras siguen teniendo el deber por ley de garantizar estos descuentos, lo que las obligaría a financiarlos por su cuenta mediante un aumento de las primas. La otra opción: abandonar el mercado (marketplace) creado por Obamacare. Todo esto es posible gracias a los 7,000 millones de dólares que el gobierno federal aporta a las aseguradoras que participan en el mercado de Obamacare.

¿Quiénes se verán perjudicados?


"Todos", aclara Andy Slavitt, uno de los ‘arquitectos’ y defensores del ACA. Apunta en un tweet que “no hay ganadores”: los consumidores verán un aumento de las primas en 20%. La salud pública tendrá ahora un millón más de personas sin seguro médico (porque no podrían pagarlo) y quienes pagan impuestos verán un déficit de 194,000 millones de dólares, porque el gobierno tendría que compensar el aumento de las pólizas. En pocas palabras : el gobierno gastará más millones de dólares para asegurar a menos personas.

publicidad


Pero si nos limitamos estrictamente al recorte de los pagos a las aseguradoras para los Cost Sharing Reductions, la clase media es la más perjudicada. Las personas que se encuentran por debajo del 400% del nivel de pobreza (eso es, menos de 48,240 dólares para un individuo en 2017), no percibirán el aumento de las primas porque los tax credits (subsidios) a los que son elegibles son proporcionales al precio de las pólizas y también aumentarán. Tanto así, que el gobierno podría terminar gastando más dinero porque deberá invertir más en estos otros subsidios que no han sido afectados (de ahí el déficit de 194,000 millones de dólares que menciona Slavitt).

Por el contrario, aquellas personas que no pueden beneficiarse de los tax credits de Obamacare enfrentarán primas más altas de las que pueden costear. “En este escenario no quieres ser alguien que trabaja por cuenta propia y tiene ingresos relativamente altos, pero padece una condición crónica de salud”, ilustra la revista The Economist en un análisis donde destacan que hay 9 millones de estadounidenses que compran pólizas en el mercado de salud, pero no reciben subsidios.

¿Cómo te afectará la medida?

  • Si ganas hasta 400% del nivel de pobreza: eres elegible para Obamacare y los créditos de impuestos que recibas serán proporcionales a los aumentos que haya en las primas de salud. Por tanto, en teoría no pagarás más porque por ley las aseguradoras deben seguir ofreciendo también los subsidios para gastos de bolsillo, independientemente si el gobierno las ayuda a costearlos o no. Sin embargo, esto puede motivarlas a no participar en Obamacare lo que, en la práxis, puede dejar los mercados de salud con pocas o incluso ninguna opción.
  • Si ganas más del 400% del nivel de pobreza: no eres elegible para los subsidios de Obamacare. Tendrás que pagar las primas en su totalidad y estas posiblemente aumenten en 20% para 2018, según predicciones del CBO. Si estás sano, podrías optar por alguno de estos planes de salud más económicos que Trump acaba de promover, pero estos no contarán con muchos de los beneficios esenciales que hoy en día exige el ACA (medicamentos, despistajes, salud mental, embarazo, etc) y tampoco estarán listos en un corto plazo. Si padeces alguna condición de salud, los montos a pagar pueden ser excesivamente elevados o incluso podrían negarte la cobertura. No está claro si además tendrás que seguir pagando una penalidad por no acatar el mandato individual, que es una ley que impone una multa a quienes tengan un seguro de salud que no cuente con los requisitos establecidos por Obamacare.
  • Si eres beneficiario de Medicaid. No habrá cambios por los momentos.
  • Si tienes una póliza a través de tu trabajo. No habrá cambios por los momentos.

¿Hay manera de que se revierta esta situación?


publicidad


Sí. El Congreso tiene en sus manos la posibilidad de que el gobierno deba volver a pagar a las aseguradoras los subsidios de los Cost Sharing Reductions pues la Casa Blanca justificó la medida asegurando que estos pagos eran ilegales. Pero si la Cámara Baja y la Cámara Alta preparan y aprueban un proyecto de ley que autorice el uso de estos fondos, la decisión de Trump quedaría anulada, de ahí la importancia de expresar tu posición y contactar a los congresistas y senadores. Muchos estados también están demandando al gobierno federal a raíz de la orden ejecutiva.

¿Qué debes hacer?

  • Si ya tienes una póliza de salud de Obamacare. En este momento no ha cambiado nada para la gente que tiene su seguro actualmente dentro del mercado de salud. “El gobierno está frenando el pago del dinero a las aseguradoras, no directamente a la gente. Debes seguir pagando tu prima y estar atento a si tu aseguradora te envía alguna carta”, aclara Raveneau.
  • Si no tienes seguro de salud dentro de Obamacare y tenías planes de inscribirte. Debes estar atento a las noticias, pero seguir adelante con tu inscripción.“No sé sabe qué va a pasar, pero si pierdes la ventana de inscripción con base en una suposición puedes perder una ayuda económica valiosa que te permite acceder a un seguro médico de calidad. Si lo postergas luego tendrás que esperar todo un año para hacerlo”, insiste Raveneau. Según ella, es más importante que nunca no dejarlo para última hora en vista de las trabas que se han interpuesto como reducir el plazo a 45 días, recortar el presupuesto publicitario y cerrar la página web durante largas horas los domingos. Si necesitas que un asesor te ayude en el proceso, debes ir haciendo la cita con alguno de los llamados navegadores de una vez, pues este año también habrá menos. “No es el tiempo para esperar al último día”, concluye Ravenau.
En fotos: el Affordable Care Act (ACA), la ley de salud conocida como Obamacare, desde su aprobación hasta hoy
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad