null: nullpx
Obama en Cuba

Alan Gross dice que volvería a Cuba

El sociólogo fue detenido en 2009 en La Habana cuando
21 Mar 2016 – 6:05 PM EDT

La sonrisa permanente en el rostro de Alan Gross no deja ver ni un rastro de los cinco años que pasó en una celda del principal centro de detención del régimen cubano, acusado de crímenes contra el estado.

Tenía 60 años cuando fue arrestado. Era la quinta vez que estaba en la isla caribeña como parte de un proyecto del gobierno estadounidense para dar acceso a la información a través de Internet a tres comunidades judías residentes en La Habana. Nunca había sido apresado, pero la noche del 3 de diciembre de 2009 se lo llevaron de su habitación de hotel. Lo tomaron por espía.

En Villa Marista, esa escuela católica convertida en prisión de máxima seguridad por Fidel Castro tras su ascenso al poder en 1958, Gross vivió duros interrogatorios, una huelga de hambre, perdió más de 100 libras y sus dientes.

Fue liberado de su "detención arbitraria", como la cataloga, en diciembre de 2014, justo el mismo día que los mandatarios Barack Obama y Raúl Castro anunciaron la normalización de las relaciones bilaterales, congeladas por más de 50 años.

" Fui un catalizador para que los líderes tomaran decisiones", dijo sobre su liberación el excontratista estadounidense a Jorge Ramos en una entrevista para el programa Al Punto. "Tomó mucho trabajo y estrategia".


La conversación ocurrió este lunes, justo cuando Castro y Obama daban una rueda de prensa inédita en La Habana, en la que planteaban temas clave para el deshielo de las relaciones, como el embargo y los presos políticos en la isla.

"Lo único que puedo decir es que veremos qué pasa", dice incrédulo Gross. "Lo importante es que estamos avanzando. No se trata de un cambio de régimen, soplan vientos de cambio. Es una relación más constructiva y positiva que hace 55 años".

Pase lo que pase después del encuentro de los mandatarios en La Habana, para Gross, "ambos presidentes están tratando de presentar oportunidades para dejar los problemas atrás".

Los tentáculos

En el discurso de Alan Gross se le escucha llamar a Raúl Castro "el presidente". Cree que a pesar de las violaciones a los derechos humanos en la isla, "Raúl sí reflexiona sobre las cosas que hace".

Duda que el exmandatario Fidel Castro tenga algún rol en el gobierno. " Es un ícono roto entre la mayoría de la gente en Cuba".

Aunque considera que Raúl Castro no toma las decisiones en solitario: "Creo que es un comité el que está tomando las decisiones", asegura Gross. "Están los pragmáticos, liderados por Raúl; la línea dura, que no tengo ni idea de quién la dirige; los criminales, que son criminales; y los militares".

Para Gross, sociólogo graduado en la Universidad de Maryland, cada uno de esos tentáculos "tiene sus propias agendas y toma las decisiones según sus propios intereses".

De vuelta a Cuba

Consultado por Jorge Ramos sobre si volvería a La Habana, Gross respondió, sin titubeos: "Absolutamente".

Allí, cuenta, "tengo familia". Son quienes fueron sus compañeros de celda, que prefirió no identificar, más sus familias.

El excontratista del gobierno estadounidense asegura sobre esos tiempos que debió hacer más diligencias para entender cómo se vivía en Cuba. "Cometí un gran error en medio de la emoción que me daba trabajar en una hermosa isla", dice.

Pero no siente pena por lo vivido: " Fueron solo cinco años de mi vida".

Ahora, cuenta, fuma un tabaco Cohiba cada día y en la mañana se toma un dulce café cubano. "Llevo a un pequeño cubano en mi interior", afirma, con la misma sonrisa permanente.

Vea la entrevista completa de Alan Gross en Al Punto este domingo a las 10am/9am C.

Más contenido de tu interés