null: nullpx
Nuestros Maestros

Cuando era estudiante, la escuela se convirtió en su refugio: hoy es profesor de Ciencias

Para muchos estudiantes latinos, los problemas personales, financieros o familiares se convierten en obstáculos en su aprendizaje. Kenneth Bares, hoy maestro de Ciencias de secundaria, se quedó sin hogar, lo perdió todo, hasta a un familiar, en un incendio, pero la educación lo sacó "del hueco en el que estaba". Él entiende por experiencia propia que ofrecer un ambiente seguro es el primer paso para asegurar una educación de calidad.
31 Ene 2018 – 02:55 PM EST
Comparte
Para nosotros, es importante contar con alguien con quien podamos establecer una conexión. Crédito: Ben Kolak

Kenneth Bares decidió ser profesor cuando se dio cuenta que de pequeño el estudio era su refugio, al igual que años después le salvaría la vida.

"La escuela era uno de los pocos lugares donde me sentía verdaderamente seguro y protegido", le dijo a Univision Noticias. "Mi madre nunca se graduó de la secundaria y me crió prácticamente sola. Ella murió cuando cumplí 20 años y pasé por un momento muy duro en mi vida".

Hoy Bares enseña clase de Física de 11 o grado y diseñó el currículo de la clase de Ciencias Terrestres y Espaciales de su secundaria en el norte de Chicago, Senn High School.


Bares es puertorriqueño, algo que resulta importante para él, ya que muchos de sus estudiantes son hispanos también. Algunos incluso cuentan con el estatus protegido temporal DACA. "Una manera en la que ayudo a mis estudiantes a apreciar la escuela es al abrirme sobre cómo he tenido que luchar en la vida y sobre cómo conseguir una educación me ayudó a salir del hueco en el que estaba", dijo. "He superado el quedarme sin hogar, perder a mi madre siendo muy joven, perder todas mis pertenencias y hasta a un familiar en un incendio, y muchas cosas más". Bares enseña clases avanzadas de Física, así como clases de Física para estudiantes ESL, o que están aprendiendo inglés, al igual que dos clases regulares (nivel estándard). "Ahora soy un maestro con casi cinco años de experiencia y estoy trabajando en mi segunda maestría, y soy feliz. Si yo puedo lograrlo, cualquiera puede lograrlo".

-¿Cuándo y cómo decidiste convertirte en maestro?

Bares: Quise ser maestro desde que estaba en la escuela intermedia. El crecer siendo extremadamente pobre y vivir en un mal vecindario hicieron que la escuela fuera el lugar más seguro para mí. Mi familia era sumamente inestable y la escuela era lo único estable en mi vida; llegaba temprano y me quedaba hasta tarde porque, en realidad, no quería regresar a casa.

-Cuéntanos sobre el camino que te llevó a convertirte en maestro

B: En un principio, ingresé a la escuela de Enfermería. En realidad, nunca quise ser enfermero, pero mi mamá siempre quiso que trabajara en el campo de la salud. Después de probar distintos programas de Enfermería, finalmente me di cuenta de que no quería trabajar en un campo que no me apasionaba.Entonces, hablé con mis consejeros y les consulté sobre la posibilidad de convertirme en maestro de Historia, porque me encanta aprender sobre el pasado y sobre diferentes culturas. Ellos me dijeron que, en vista del gran número de cursos de Ciencias que había llevado, debía convertirme en maestro de esta área. Entonces, me cambié de facultad y perseguí mi sueño.


Luego de enseñar por un par de años, decidí que quería regresar a la universidad y obtener mi maestría en Administración y Supervisión. Quiero ser un administrador latino positivo. Me gradué el verano pasado de la National Louis University y obtuve mi grado de maestría. Este verano comencé mi segunda maestría, esta vez en Alfabetización. Quiero enfocarme en ayudar a los estudiantes de inglés a lograr un mayor éxito y confianza durante su aprendizaje del idioma.

-¿Por qué consideras que es importante contar con maestros latinos, como tú, en las aulas?

B: Recuerdo que en la escuela nunca tuve un maestro latino sino hasta que llegué a la universidad. Yo estudiaba en Concordia University, pero no me sentía muy identificado con la universidad. Quería crear un sindicato para estudiantes latinos y para aquellos interesados en aprender sobre todas las diferentes culturas.No fue hasta que conocí a mi consejero de grupo y a uno de mis profesores que era puertorriqueño que, finalmente, sentí una conexión con la universidad. Para nosotros, es importante contar con alguien con quien podamos establecer una conexión.

-¿Qué has aprendido como maestro? ¿Qué has aprendido de tus estudiantes?

B: Como maestro de estudiantes provenientes de culturas muy diversas, he aprendido –y ahora aprecio– muchas cosas nuevas sobre culturas diversas que no había tenido oportunidad de conocer anteriormente.Me siento más responsable culturalmente porque ahora me tomo el tiempo de aprender sobre todas las distintas culturas representadas en mis clases.


Mis estudiantes han aprendido de mí que el solo hecho de haber nacido pobre o diferente no tiene por qué definir toda su existencia. El educarse, sea obteniendo una educación superior formal o estudiando en un instituto de educación técnica, es sumamente importante. Lo peor que podemos hacer es conformarnos con la condición que la vida nos impone.

-¿Qué es lo más satisfactorio de trabajar en la educación?

B: Pasar mis días enseñando a mis estudiantes y aprendiendo de ellos es sumamente satisfactorio. Escogí vivir y trabajar en el mismo vecindario. Es bonito encontrarme con mis estudiantes y sus familias en la tienda de comestibles, y conocerlos más que solo como una persona que ocupa un asiento en mi aula.

-Cuenta el caso de algún estudiante al que creas que dejaste una huella positiva.

B: Cada año conozco a una nueva población estudiantil y suelo entablar lazos fuertes con algunos de los estudiantes en cada clase. Un estudiante en particular provenía de un entorno extremadamente pobre. Él trabajaba muy duro en mi clase, pero no siempre se comportaba bien en otras. Recuerdo que venía a la escuela con agujeros en sus zapatos. Yo le compré un par de zapatos, pero nunca le dije su procedencia. Fue fantástico verlo contento, por una vez, con sus zapatos. Ahora asiste a la universidad y está en camino a convertirse en un joven exitoso.

-¿Qué labor estás haciendo fuera de las aulas para ayudar a tus estudiantes?

B: Actualmente, estoy estudiando una maestría en Alfabetización, la cual me está ayudando a adquirir estrategias para ayudar a mis estudiantes a aprender vocabulario específico para la materia de Física. Asimismo, soy el entrenador principal del equipo de fútbol de chicas, así como el entrenador de bolos en mi secundaria, Senn High School.También auspicio ayuda para los chicos después de clases para quienes necesitan un lugar callado donde hacer sus asignaturas y también les proveo tutoría en materias en las cuales les puedo ayudar.


Asimismo, estoy trabajando con Educators for Excellence (una red de apoyo para maestros) para hacer que las voces de los maestros sean escuchadas más allá de mi escuela.

El trabajo normativo es un área en la que los maestros están menos involucrados, pero que influye enormemente en nuestras escuelas. En el último año, ayudé a organizar reuniones con los maestros para discutir y seleccionar un tema de relevancia a nuestras escuelas, y recoger información clave para redactar un documento normativo.

El documento se centró en dar recomendaciones para mejorar aspectos clave de nuestros distritos escolares en el área de Chicago, teniendo en cuenta el alto grado de violencia que afecta a nuestros chicos y los tipos de apoyo que los maestros requieren para poder ellos, a su vez, apoyar mejor a nuestros estudiantes.

Me siento orgulloso de que este documento se haya convertido en el nexo para una campaña en la que las voces de cientos de colegas educadores tendrán un impacto directo en la mejora de nuestras escuelas.

Para aprender más sobre la importante labor de los profesores latinos en nuestras comunidades, visita nuestro proyecto en conjunto con Pearson, Nuestros Maestros.

Comparte
Publicidad