null: nullpx

Líder norcoreano quiere "observar un poco más" la conducta de EEUU antes de decidir lanzamiento de misiles hacia Guam

Si Kim Jong Un da el visto bueno para lanzar misiles a aguas cercanas del territorio estadounidense sería la provocación más grave que tiene como blanco el gobierno de Donald Trump. Desde Seúl, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, aseguró que su Gobierno "evitará una guerra a toda costa".
14 Ago 2017 – 7:12 PM EDT

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, recibió un informe completo de los planes para llevar a cabo pruebas de misiles balísticos cuyo blanco serían aguas cercanas a Guam, un territorio de Estados Unidos en el Pacífico, aunque, de momento, ha decidido "observar un poco más" la conducta del gobierno de Donald Trump antes de emprender una ofensiva.

De dar el visto bueno, sería la provocación más grave de la que es objeto EEUU y pondría la crisis de misiles y pruebas nucleares norcoreana en un punto mucho más cercano a un conflicto bélico de consecuencias inimaginables.

El propio secretario de Defensa, James Mattis, hizo este lunes una dura advertencia: "Si ellos disparan contra Guam, estoy asumiendo que están impactando Estados Unidos... si hacen eso, el juego empieza".

En su primera aparición pública en unas dos semanas, el líder norcoreano "examinó el plan por largo tiempo" y lo discutió este lunes con sus comandantes durante una inspección a las Fuerzas del Comando Estratégico a cargo de la unidad de misiles norcoreanos, informó la agencia de noticias estatal norcoreana KCNA.


Durante la revisión, Kim alabó la preparación de las tropas para actuar en caso de que sea necesario, aunque sus últimas palabras sugieren que el bombardeo sobre Guam no es inminente ya que, según la agencia, dijo que antes de dar ninguna orden quiere "observar un poco más la conducta tonta y estúpida" de Washington.

No obstante, advirtió que si Estados Unidos "persiste en sus acciones insensatas en la Península de Corea", entonces Pyongyang va a actuar.

"Para apaciguar las tensiones y evitar un peligroso conflicto militar en la península de Corea, primero es necesario que Estados Unidos tome la opción correcta y que lo muestre mediante acciones", advirtió.

Mediados de agosto

Hace unos días las fuerzas armadas norcoreanas informaron que para mediados de agosto tendrían listo este plan para probar cuatro misiles de mediano alcance cuyo blanco serían aguas cercanas a la isla de Guam y que solo faltaría la aprobación del mandatario.

Ahora queda en manos del presidente Kim dar el visto bueno, lo que de materializarse, generaría la mayor tensión hasta ahora entre EEUU y el régimen de Pyongyang.

El presidente Donald Trump indicó que responderán a las amenazas de Corea del Norte con "fuego y furia como el mundo nunca antes ha visto".

Esta guerra de retórica ha desencadenado la alarma mundial, especialmente del presidente de China, Xi Jinping, quien pidió a ambos países la moderación. Estos comentarios fueron seguidos por declaraciones del presidente de Corea del Sur, Moon Jae-In, quien dijo este lunes que una guerra en la Península no puede volver a ocurrir.

Por su parte, Japón ha movilizado sistemas antimisiles en el oeste del país, ya que la ruta de vuelo de los misiles que Corea del Norte ha amenazado con lanzar en dirección a la isla sobrevolarían estas regiones occidentales del archipiélago nipón.

Trump y el primer ministro nipón, Shinzo Abe, mantuvieron este martes una conversación telefónica en la que se mostraron de acuerdo en la importancia de colaborar con la comunidad internacional para evitar que Corea del Norte bombardee Guam.

Estados Unidos posee cerca de 40,000 efectivos en Corea del Sur y una guerra entre las dos Coreas los convertiría en blanco inmediato de la artillería pesada norcoreana.

Una guerra convencional tendría consecuencias impredecibles, por lo que es inconmensurable los efectos que produciría si se llegan a usar armas atómicas.

Solo en Seúl, capital de Corea del Sur, viven unas 10 millones de personas, esto sin contar con la posibilidad de que el régimen de Kim Jong Un lance misiles contra Japón, donde EEUU tiene bases militares y otros 40,000 efectivos.

Pese a que Corea del Norte ya posee al menos 10 bombas atómicas, todavía no hay consenso a la hora de determinar si ha logrado miniaturizarlas, lo que hace posible su colocación en ojivas misilísticas.

Sin embargo, la semana pasada un informe de inteligencia de EEUU indicó que ya lo ha hecho. Esto significa que ya es una amenaza real que un misil con una ojiva atómica impacte territorio continental de EEUU, específicamente Alaska.

En fotos: El desfile que rechaza la amenaza de EEUU de “fuego y furia” en la capital de Corea del Norte

Loading
Cargando galería
Publicidad