null: nullpx
violencia vicaria

Dos meses sin Anna y Olivia: las incógnitas del secuestro y parricidio

El caso de las hermanas de Canarias asesinadas por su padre, Tomás Gimeno, sigue irresuelto: continúa la búsqueda del cuerpo de la pequeña Anna en el fondo del mar y falta por confirmar que el agresor se suicidó. El funeral de Olivia se aplaza por el covid.
28 Jun 2021 – 02:54 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Beatriz Zimmerman lleva dos meses sin sus hijas, Olivia y Anna. El martes 27 de abril su expareja y padre de las menores, Tomás Gimeno, se las llevó para pasar la tarde con ellas y nunca regresaron.

Este caso, ocurrido en Canarias (España) pero que ha conmovido al mundo, sigue irresuelto: falta por encontrar el cuerpo de la pequeña Anna y por confirmar que Gimeno, como apunta la investigación, se suicidó después de asesinar a sus hijas.

El funeral de Olivia, que apareció muerta en el fondo del mar el 10 de junio, ha tenido que aplazarse por las medidas de seguridad del coronavirus. La ceremonia recordará también a su hermana, ya que se considera muy difícil recuperar el cuerpo de la pequeña, de solo un año, después de tanto tiempo en el océano.

Zimmerman y Gimeno estaban separados, las niñas vivían con ella pero veían a su padre con frecuencia. No tenían establecido ningún régimen de visitas de manera oficial.

En las últimas conversaciones que tuvieron, Gimeno manifestó su disgusto por que sus hijas convivieran con la nueva pareja de Zimmerman, un hombre de 60 años al que llamaba despectivamente "ese viejo".

Lo que Gimeno dio a entender en esas charlas últimas con su expareja era que se fugaba con las niñas. La jueza ha determinado que quería borrar toda huella para que Zimmerman viviera para siempre con la angustia de no saber si sus pequeñas estaban vivas o muertas. Quería hacerle el mayor daño posible.

El buque del Instituto Español de Oceonografía, el Ángeles Alvariño, sigue haciendo una labor minuciosa con su equipación única para tratar de encontrar, al menos, el cuerpo de Gimeno: algo clave para poder cerrar este caso.

La investigación da casi por seguro que Gimeno se suicidó después de matar y arrojar al mar a sus hijas, pero mantiene la órden de búsqueda internacional ante la posibilidad de que hubiera huido a otro país tras cometer el doble asesinato.

La última pista se encontró en los últimos días: dos botellas de oxígeno que pertenecían a Gimeno y que, se presupone, usó para provocarse la muerte descendiendo sin retorno posible al fondo del mar.

Incógnitas y últimas claves del caso

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés