null: nullpx
Muertes

Por qué la policía no pudo encontrar al joven que murió asfixiado en su auto tras llamar al 911

Aunque sus últimas palabras fueron "No me queda mucho tiempo, dile a mi mamá que la quiero", según investigaciones iniciadas por la policía la operadora que recibió su llamada nunca logró oírlo y tampoco pudo ingresar la llamada al sistema porque su pantalla de computador se congeló.
14 Abr 2018 – 02:54 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

La policía de Cincinnati ha abierto una investigación para esclarecer las razones por las que, después de que Kyle Push llamara al 911 y avisara que estaba atascado en la silla trasera de un auto, ningún oficial hubiera podido dar a tiempo con su paradero antes de que muriera asfixiado.

Aunque la policía apenas inicia sus indagaciones, el medio local The Enquirer ha conseguido un informe confidencial de las autoridades que arroja revelaciones sobre todo lo que fue mal el pasado 12 de abril cuando el último clamor que se escuchó en las líneas del 911 del joven de 16 años fue: “Probablemente no me queda mucho tiempo, así que dígale a mi mamá, si me muero, que la quiero”.

Kyle Plush había quedado atrapado en la parte posterior de un auto cuando intentaba agarrar su equipo de tenis que estaba en el baúl y al él inclinarse, el asiento cedió hacia atrás y quedó bloqueado con el pecho presionado por el respaldo de la silla.


La primera llamada al 911

La primera llamada que el joven hizo al servicio de emergencia quedó registrada a las 3:14 p.m. Stephanie Magee, fue la operadora que lo atendió.

Según lo muestra el informe, la operadora hizo lo que se supone se debe hacer en estos casos: primero, envió de inmediato a una patrulla a los parqueaderos de Seven Hills School en donde el joven había reportado que se encontraba y, segundo, intentó contactarlo cuando la llamada se cayó.

Sin embargo, la operadora no alertó a los oficiales que en la llamada, según quedó registrada en los archivos del 911, se oían forcejeos y que el joven sonaba con tono desdesperado, lo que pudo haberle restado sensación de urgencia a la misión.

La patrulla que fue enviada a la escena no logró encontrar al joven después de 11 minutos de dar vueltas en el parqueadero.


Kyle hace un segundo intento con el servicio de emergencia

Minutos después de la primera llamada, Kyle Push hizo un segundo intento de comunicarse con el 911 usando Siri el servicio de voz de su teléfono celular, conclusión a la que han llegado los investigadores después de oír en detalle las grabaciones.

Es precisamente en este segundo momento en el que las cosas se complican mucho más para el servicio de emergencia.

En rueda de prensa, el jefe de la policía de Cincinnati, Eliot Isacc, dejó claro que “algo estuvo terriblemente mal en la segunda llamada". Este joven estaba pidiendo ayuda a gritos y no pudimos obtener información para los oficiales en la escena”.

La operadora Amber Smith respondió el teléfono y, según le dijo a su manager durante la investigación, no logró oír nada. Aunque la llamada quedó claramente registrada en el servicio del 911, no se descarta que algo pudo funcionar mal con su teléfono o con su línea, aunque ningún fallo con el sistema de comunicaciones fue reportado en ese momento.

En la llamada que Smith dice no haber oído, Kyle reveló información que hubiera podido salvarle la vida, de haber llegado a oídos de los oficiales que lo buscaban.

El joven le especificó a la operadora que estaba en una camioneta de marca Honda Odyssey color dorado, repitió la locación que ya había dado, fue enfático en dejar claro que no se trataba de una broma y además le dejó saber que si no le ayudaban iba a morir.

En la grabación hecha por el 911 se puede oír cómo el joven pregunta insistentemente si alguien puede oírle al otro lado de la línea, aunque nadie le contesta.

A las 3:37 la llamada fue terminaba, justo en el mismo momento en el que los oficiales abortaban su misión. La operadora además reportó que aunque intentó ingresar la llamada al sistema, la pantalla de su computadora se congeló , lo que no le permitió ingresar informaicón de manera inmediata.

No era un juego

Seis horas después de los clamores de auxilios recibidos por el el 911, amigos del joven llamaron a sus padres para indicarles que no se había presentado a jugar tenis. En ese momento, su familia utilizó la aplicación para localizar el lugar exacto del teléfono y denunciaron a la Policía que había desaparecido. Hacia las nueve, su padre lo encontró muerto. Pese a que se le trató de reanimar, se le declaró muerto poco después.

" Horrible, una situación horrible la que tuvo que pasar este hombre como padre", apuntó Steve Saunders, portavoz de la Policía de Cincinnati el jueves. Los resultados preliminares de la autopsia mostraron que Plush había muerto por "asfixia debido a una compresión en el pecho".

Las investigaciones del caso siguen en curso, mientras la familia del joven ha compartido un comunicado en el que relata cómo era Kyle Push: "Queremos compartirles algunas palabras sobre nuestro hijo. Kyle abrazó la vida con una pasión mucho más allá de sus años. Agradecemos a Dios por compartirlo con nosotros durante más de 16 años, aunque quisiéramos desesperadamente que siguiera aquí con nosotros".

Vea también:


Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:Muertes

Más contenido de tu interés