null: nullpx
March For Our Lives

Demasiado jóvenes para reservar un hotel: así recibe Washington a miles de adolescentes que llegan para la gran marcha contra las armas

Una protesta tan joven es también un reto para las autoridades de Washington DC, que necesitan extremar el cuidado. La policía del Distrito Federal está activa al 100%, agentes federales quedan en guardia y habrá puntos de reencuentro por si menores de edad se pierden durante la marcha.
23 Mar 2018 – 07:20 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

WASHINGTON DC.- “No conozco en la escuela ningún estudiante ni amigo que no se pregunta qué va a pasar si algún día alguien entra y le trata de matar”.

Emiliano Calvo Alcañiz, un alumno de 17 años de origen argentino, nunca ha vivido un tiroteo en su secundaria, pero forma parte de una generación que ha crecido oyendo noticias de masacres escolares y simulando ataques en sus aulas.

Y por eso quería involucrarse en la cita histórica de este sábado a unas millas de su casa: March for Our Lives, la gran protesta por un mayor control de armas y por el fin de la violencia en las escuelas que se celebra en Washington DC.

Se esperan muchos miles –hasta medio millón– de estadounidenses en el centro de la capital federal, incluidos adolescentes de varios puntos del país, impulsados por el movimiento estudiantil nacido en la escuela Stoneman Douglas de Parkland, en Florida, donde 17 personas fueron asesinadas hace cinco semanas. Y esos estudiantes en son de protesta son a los que Calvo quiere ayudar.

Liderados por su amiga Gabrielle Zwi, Emiliano y un pequeño grupo de estudiantes de la secundaria Walter Johnson de Bethesda, en el área de Washington DC, han logrado ofrecer hasta medio millar de camas para esos jóvenes que vienen a protestar. Se hacen llamar ‘Adolescentes en Acción’.

Estas familias del área de Washington DC recibirán unos 300 estudiantes venidos de varios puntos del país, incluyendo los estados de California, Washington, Missouri y Florida. Dos estudiantes de Parkland se anotaron al intercambio.

Para los estudiantes de secundaria que no tienen 18 años todavía, buscar un hotel o un AirBnB en Washington DC era legalmente imposible. Y aunque tuvieran la mayoría de edad, era demasiado caro en una ciudad que ofrece habitaciones estos días por encima de los 300 dólares.

Otra madre del área, la abogada Elizabeth Andrews, hizo un tuit que acabó logrando unas 1,000 familias de acogida más.

“Como residente de DC y madre de un estudiante de secundaria, ayudaré a encontrar alojamiento gratuito para los chicos y las familias que vengan a la Marcha”, dijo en su mensaje.


Estudiantes de la George Washington University acogen a otros universitarios en sus dormitorios y grupos religiosos también se han movilizado para acoger a manifestantes.

Para Emiliano Calvo este es un asunto “muy personal” para él y para cualquier adolescente.

“Cada semana en las escuelas hay un estudiante que entra y mata o lastima a chicos. Ya hace veinte años que esto está pasando tanto y nada ha cambiado. Esta marcha es para decir 'ya basta”.

Dice que él y sus amigos en el área de Washington seguirán actuando después de March for Our Lives. Trabajarán para que los jóvenes de 18 años se registren para votar en noviembre.

Emiliano recibe en su casa a Philip, de Missouri, y así cada anfitrión de Washington DC con sus invitados que vienen a protestar. Su pequeña red antiarma está creciendo, y solo tienen 17 años.

Loading
Cargando galería
Comparte
Publicidad