null: nullpx
Let Girls Learn

Algunos piensan que las niñas no deben tener ambiciones

Inspirador discurso para estudiantes de secundaria argentinas durante su visita al país.
24 Mar 2016 – 10:20 PM EDT

La primera dama estadounidense, Michelle Obama, dijo en Argentina que las mujeres de este país han avanzado mucho más que sus compatriotas contra las barreras del machismo en la política, y pidió a todas las jóvenes a tener grandes ambiciones no importa lo que les diga la gente que no cree en ellas.

Durante un encuentro el miércoles con unas 400 estudiantes de secundaria, la primera dama elogió la capacidad de la mujer argentina de movilizarse contra el flagelo de la violencia de género.

Las jóvenes, muchas de ellas de origen humilde, quedaron atrapadas por el relato sobre su vida.

Obama, con un vestido azul francia, valoró que el Congreso argentino " tiene uno de los porcentajes más altos de mujeres en el mundo... hasta hace poco tuvieron a una mujer presidenta (por Cristina Fernández) y ahora una vicepresidenta (Gabriela Michetti)".

Afirmó que "son hitos que todavía en mi país no se han alcanzado".

La primera dama también tuvo palabras de elogio para la movilización de unas 200 mil mujeres en junio de 2015 en Buenos Aires bajo la consigna "Ni una menos", frente a una ola de femicidios que sacudieron a la opinión pública y forzaron a los legisladores a sancionar normas contra ese delito.

El encuentro con las estudiantes se dio en el marco del programa gubernamental Let Girls Learn, que alienta a las adolescentes a completar sus estudios para su desarrollo personal y en beneficio la sociedad en su conjunto.


"Mujeres y niñas del todo el mundo están enfrentando amenazas y desafíos que la mayoría de nosotros aquí en Argentina y en Estados Unidos jamás hubiéramos imaginado", indicó Obama, de 42 años y madre de dos hijas. "Por ejemplo, hoy hay 62 millones de niñas en el mundo que no van al colegio".

La charla tuvo lugar en un salón del Centro Metropolitano de Diseño, en el barrio de Barracas, en el sur de la capital y a muy pocas cuadras de una de las barriadas más pobres de la ciudad.

Obama fue presentada por la primera dama argentina Juliana Awada, quien destacó que la "la historia deMichelle que van a escuchar es un ejemplo de trabajo duro, fortaleza y dedicación. Su historia simboliza una frase que a Mauricio (Macri) y a mí nos gusta mucho: Sí se puede".

"Me siento como en casa", dijo Obama. "Me crié en un barrio igual a este en el sur de Chicago" en el cual, contó, "como niña o mujer mi voz era menos importante y mi aspecto físico era más importante que mi intelecto".

"Me cansé de preocuparme por lo que pensaban los demás de mí y empecé a escuchar mi propia voz", dijo la primera dama, quien destacó que a partir de ese momento comenzó a esforzarse en los estudios y que así logró ingresar a la carrera de derecho de la universidad de Harvard, algo impensado para una joven de su condición social.

"Después de escucharla ahora sé que yo también puedo", comentó Milagros González, de 16 años, quien reside en la villa 21, un barrio pobre cercana el centro de diseño. "Allí muchos jóvenes no van a la escuela y te discriminan porque una estudia. Quiero progresar para darle una vida mejor a mi familia".

Víctoria Bregonzi, otra estudiante de 16 años, quedó impactada por el compromiso de Obama contra la violencia de género. "Sus palabras me tocaron especialmente porque una pariente cercana padece ese problema. Michelle me pareció una mujer humilde y bonita".

Antes de despedirse y aceptar tomarse varios retratos con los teléfonos móviles de las asistentes, Obama las invitó a comprometerse: "¿Qué causa van a hacer propia? ¿Qué injusticia van a buscar remediar?".


Publicidad