null: nullpx

Celebramos el mes de la Historia Negra invitando a los afrolatinos a participar en el proceso electoral

"Necesitamos afrolatinos en posiciones de poder y ocupando puestos públicos, para que los temas que impactan a la comunidad latina sean abordados de una manera integral y amplia, y que nadie quede fuera de estas decisiones".
Opinión
Presidente & CEO de Latino Victory.
2021-02-24T08:42:27-05:00
Comparte
Marcha en Chicago, del 15 de julio de 2018. Crédito: Scott Olson/Getty Images

Durante febrero, se celebra en los Estados Unidos, el mes de la Historia Negra (Afroamericana), y aunque en nuestra comunidad quizás no se celebra con la misma efusividad, debemos reconocer a nuestros hermanos afroamericanos quienes han servido como un ejemplo de lucha y de organización colectiva, y celebrar sus logros y éxitos, entre ellos, nuestros derechos civiles básicos.

Aunque sabemos que las comunidades minoritarias en este país no compartimos en su totalidad las mismas historias o experiencias, sí existe una conexión centenaria entre la comunidad afroamericana y la latina. Los afrolatinos, o latinos afrodescendientes, forman parte fundamental de nuestra comunidad - el 25% de los latinos en Estados Unidos se identifican como afrolatinos - al mismo tiempo que comparten semejanzas con los afroamericanos en cuanto se refiere a sus raíces, historias compartidas y su lucha contra los prejuicios raciales.

Los latinos somos el grupo minoritario más grande en los Estados Unidos, con el 18% de la población total o alrededor de 60 millones de personas, pero solo ocupamos 1% de todos los puestos públicos. Para los afrolatinos, ese porcentaje es aún menor. A través de los siglos, los afrolatinos han moldeado la cultura Latino Americana, y continúan siendo fundamentales de la identidad latina en los Estados Unidos. Son una fuerza cultural, económica y política, y es tiempo de reconocerlos como tal. En el clima político en el que vivimos, la comunidad afrolatina debería contar con una representación equitativa, no sólo en el ámbito cultural y económico, sino en el político.

La representación de afrolatinos a nivel municipal hasta el nivel federal deben reflejar su porcentaje total en nuestra comunidad, la cual es un 25%. Mientras que organizaciones como Latino Victory reclutan y ayudan a elegir a candidatos latinos y latinas, es importante reconocer la diversidad de identidad que existe en nuestra comunidad. Reconocemos que no sólo basta con elegir a personas por su origen latino, sino que debemos incluir latinos que representan nuestra diversidad de género y racial.

Los funcionarios en el gobierno toman decisiones que nos impactan en nuestro día a día. Cada representante que elegimos determina las leyes bajo las que vivimos, que afectan nuestra situación económica, nuestro acceso a servicios como educación y atención médica, nuestros derechos civiles y nuestro bienestar general.

Ningún grupo o persona debe quedar sin voz ni voto a la hora que el gobierno toma estas decisiones. Quienes nos representan es de suma importancia, ya que una persona de la raza blanca tiene una experiencia de vida muy distinta a la de una persona de color, y esto informa sus decisiones al votar por un incremento al salario mínimo o por incrementar el acceso al cuidado de salud. Necesitamos afrolatinos en posiciones de poder y ocupando puestos públicos, para que los temas que impactan a la comunidad latina sean abordados de una manera integral y amplia, y que nadie quede fuera de estas decisiones.

El camino hacia la equidad de afrolatinos en el gobierno comienza con fomentar y normalizar el postularse para cargos públicos entre la comunidad afrolatina, para incrementar el número de candidatos y la participación electoral. Por igual, necesitamos informar a los votantes sobre la importancia de elegir a candidatos que representen la diversidad de nuestra comunidad, como los afrolatinos, y que vayan a luchar por los temas que más les impactan.

No vamos a comenzar de cero. Hay varios afrolatinos electos a cargos públicos estatales y federales que ya han hecho historia. Estos funcionarios, en su mayoría, han sido respaldados por Latino Victory. El congresista Adriano Espaillat, por ejemplo, se convirtió en el primer afrolatino electo al Congreso federal y hoy es uno de los líderes del Caucus Hispano del Congreso (CHC, por sus siglas en inglés), al igual que el congresista Antonio Delgado y el congresista Ritchie Torres, quien también fue el primer afrolatino de la comunidad LGTBQ electo al Congreso. A nivel estatal, la delegada Hala Ayala es la primera latina y afrolatina electa en la Asamblea General de Virginia, y el representante Danilo Burgos, fue el primer dominicano electo en la legislatura estatal de Pensilvania.

También a nivel local, los afrolatinos han estado haciendo el cambio: Candace Valenzuela, fue la primera afrolatina electa a la directiva del Distrito Escolar Independiente Carrollton-Farmers Branch en Dallas, y Jason Esteves electo a la directiva de las Escuelas Públicas de Atlanta. El camino que han recogido en la política es extraordinario y ejemplar para las futuras generaciones de políticos latinos, en especial para los afrolatinos.

La comunidad afrolatina no es parte de la comunidad latina: Es la comunidad latina. Nuestra lucha por la igualdad en la política para los latinos es inútil si esta no incluye a los afrolatinos en el gobierno. Hoy, alzamos la voz para instar a los afrolatinos a que participen en el proceso electoral, ya sea movilizando a la comunidad a votar o postulándose para escaños políticos a todos los niveles de gobierno. Aún quedan barreras que romper, y Latino Victory está listo para apoyar a los candidatos latinos, en especial a los afrolatinos, para que continúen marcando el camino hacia el progreso de nuestra comunidad.

Nota : La presente pieza fue seleccionada para publicación en nuestra sección de opinión como una contribución al debate público. La(s) visión(es) expresadas allí pertenecen exclusivamente a su(s) autor(es) y/o a la(s) organización(es) que representan. Este contenido no representa la visión de Univision Noticias o la de su línea editorial.

Comparte
RELACIONADOS:OpiniónPolíticaAfrolatinos
Publicidad