null: nullpx
Tráfico de Personas

Los codiciados migrantes que pagan $50,000 para llegar a EEUU: así operan los 'coyotes' que los guían

Una banda de contrabandistas liderada desde un hotel en México por el bangladesí Moktar Hossain es señalada como responsable de incrementar las detenciones de personas de ese país en años recientes. En la frontera de Texas arrestaron a 668 ciudadanos de ese lugar en 2018, aunque un año anterior solo detuvieron a uno. También más hindúes están tratando de cruzar hacia EEUU.
1 Sep 2019 – 4:22 PM EDT

La travesía del migrante identificado con las iniciales ‘KK’ inició en marzo de 2017 en su natal Bangladesh, un país del sur de Asia. Le pagó miles de dólares a una organización de contrabandistas de personas para que le ayudaran a llegar a Estados Unidos. Jamás le advirtieron que la ruta sería tan complicada.

La banda le compró un vuelo hacia Sudamérica sin decirle que le esperaba una larga caminata por la provincia de Darién, en la frontera entre Colombia y Panamá, considerada una de las selvas más peligrosas del mundo. Ese recorrido tomó cinco días y lo guiaron “traficantes armados que no le dieron comida”, de acuerdo con sus declaraciones a las autoridades estadounidenses.

No fueron menos duras las condiciones que enfrentó cruzando el resto de Centroamérica hasta llegar a la ciudad de Tapachula, en la zona limítrofe entre México y Guatemala. Ahí un hombre llamado ‘Sadek’ le compró un pasaje de avión para que volara a Monterrey, donde lo esperaba uno de los jefes de este grupo criminal, Moktar Hossain, también originario de Bangladés.

Lo conoció en un hotel en la capital de Nuevo León que era el centro de operaciones de este ‘coyote’ asiático. En una breve reunión le explicó a ‘KK’ y a tres migrantes más que en la mañana siguiente un chofer los llevaría hasta el Río Grande, su último obstáculo para finalmente llegar a EEUU.

Era la mañana del 31 de agosto cuando ‘KK’ y los demás nadaron en el Río Grande. “Estaba profundo y la corriente era fuerte”, relató este migrante. Aunque lograron cruzar hacia el lado texano, media hora después fueron detenidos por agentes de la Patrulla Fronteriza.

Los testimonios de ‘KK’ y de otros ciudadanos bangladesís fueron cruciales para la presentación de 16 cargos en una corte federal en Texas contra el jefe de la célula criminal, Moktar Hossain, quien fue arrestado por la policía mexicana en Monterrey y extraditado a EEUU a finales de 2018.

Esta semana, Hossain, de 31 años, se declaró culpable de contrabandear extranjeros a EEUU con el fin de obtener ganancias financieras. En su acuerdo de culpabilidad admitió que entre el 12 de marzo de 2017 y el 20 de agosto de 2018 conspiró para traer a por lo menos 14 ciudadanos de Bangladés desde su país y hasta la frontera de Texas.

No se especifica cuánto le pagaron, pero la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) estima que los traficantes de personas les cobran entre 25,000 y 50,000 dólares a los originarios del sur de Asia.

El rastro de los inmigrantes en las riberas del río Grande (fotos)

Loading
Cargando galería

Hasta 45 años de cárcel y una multa de $1 millón

Alias ‘Musa’, ‘Ricky’ y ‘Carlos’ siempre siguió la misma ruta: llevó a sus clientes hasta Sudamérica para cruzarlos por la selva de Darién y seguir por Centroamérica hasta Chiapas. Allí les compraron pasajes de avión para llegar a Monterrey, donde los escondió en un hotel para darles “indicaciones sobre cómo cruzar el Río Grande”.

“Él luego utilizó a varios choferes para facilitar la trasportación de los migrantes al Río Grande, para que pudieran cruzar de México hacia Estados Unidos”, señala la acusación federal.

Si es declarado culpable de los 16 cargos que pesan en su contra, Hossain enfrentaría una condena de hasta 45 años de prisión y se le exigiría pagar una multa de un millón de dólares. En su acuerdo de culpabilidad también se comprometió a “cooperar completamente” con las autoridades y entregar cualquier vehículo o propiedad que usó para traficar migrantes.

La investigación descubrió que Hossain trabajó con otro ‘coyote’ llamado Milon Miah, quien lo ayudó a hospedar, alimentar y transportar a los migrantes bangladesís en México. Parte de la responsabilidad de su socio era comprar los boletos de avión para que viajaran de Chiapas a Nuevo León.

Un migrante que le pagó a esta banda y que ha sido identificado con las iniciales ‘MMH’, contó que pasó por las mismas penurias en la jungla de Darién, donde no le dieron de comer y “vio esqueletos por todo el camino”. Dijo que la célula criminal repartía a sus operadores en México fotos de los migrantes para que los reconocieran, pues algunos apenas si entendían inglés.

Esta persona partió de Bangladés en agosto de 2017 y un mes después cruzó el peligroso Río Grande. Al llegar al lado texano también lo detuvieron oficiales de la CBP.

Otro ciudadano bangladesí, quien fue arrestado por agentes fronterizos el 10 de noviembre de 2017, relató que el jefe de esta organización advirtió en el hotel en Monterrey que no le importaba si alguien moría ahogado intentando llegar a EEUU. “El acusado les explicó que su única responsabilidad era transportarlos de Monterrey a Texas, y que no le preocupaba si sabían nadar”.

"El tráfico de personas es una amenaza para la seguridad nacional", dijo el vicefiscal Brian A. Benczkowski, de la División Criminal del Departamento de Justicia, refiriéndose al caso de Hossain.


“Esta declaración de culpabilidad deja en claro que los acusados que trafican con extranjeros indocumentados a través de la frontera para obtener ganancias deben saber que enfrentarán las consecuencias en un tribunal de Estados Unidos", advirtió el funcionario federal.

La queja penal contra Hossain se interpuso en el Distrito Sur de Texas de la Fiscalía federal. Aún no se ha fijado una fecha para su audiencia condenatoria.

Los bangladesís cruzan por Texas

Las autoridades creen que la banda de este nativo de Bangladés ha contribuido a un notable incremento de los arrestos de ciudadanos de ese país en la frontera México-EEUU en años recientes.

En 2018, la CBP reportó 1,198 detenciones de personas de esa nación, por debajo de los migrantes de Ecuador y Brasil que terminaron bajo custodia en ese período, según cifras del Centro Pew.

Las estadísticas de la organización Freedom for Immigrants colocan a los bangladesís en el número 10 en la lista de ciudadanías con más arrestos realizados por la Patrulla Fronteriza.

Se trata de un aumento jamás visto y se registra principalmente en la frontera de Laredo, Texas. Los oficiales migratorios en dicho sector reportan una cifra récord de detenciones de bangladesís en 2018: 688. Esta cifra contrasta con solo un arresto reportado en esa franja en 2017.

Los comunicados de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP) señalan que éstos cruzan la frontera en grupos de 5 a 10 personas. La gran mayoría se entregó a las autoridades para pedir asilo.

“Nuestros agentes de la Patrulla Fronteriza enfrentan desafíos únicos todos los días y pueden encontrarse con personas de diferentes regiones del mundo", dijo el titular de esa dependencia en el sector de Del Río, Félix Chávez, al informar sobre la detención de 10 personas de ese país asiático durante la madrugada del 20 de agosto de 2018.

Timothy J. Tubbs, agente especial a cargo del servicio de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI), dijo a la cadena ABC que, en su recorrido hacia EEUU, estos migrantes también pasan por Turquía, Etiopía, Brasil y Ecuador.

Tubbs explicó al mismo medio que los contrabandistas asiáticos llevan a sus clientes por países con pocos requisitos a los viajeros y con funcionarios corruptos que les permiten entrar ilegalmente. Según el oficial de HSI, estos migrantes llegan a pagar hasta 27,000 dólares a los ‘coyotes’.

La Patrulla Fronteriza reporta que también han aumentado las detenciones de originarios de India, igualmente en el sur de Asia. En 2018 sus agentes arrestaron a 8,997 personas de ese país, esto es un aumentó de más del 200% respecto al año anterior, cuando 2,943 hindúes quedaron bajo custodia.

Pero los ‘coyotes’ que guían a los hindúes prefieren cruzarlos por la frontera de California. El año pasado alrededor de 4,000 personas de ese país fueron arrestados a lo largo de tres millas de la frontera entre Mexicali (México) y Calexico (California). A ellos también les cobran hasta 50,000 dólares.

Cifras de la Universidad de Syracuse indican que alrededor del 42.2% de los casos de asilo solicitados por hindúes fueron negados entre los años fiscales 2012 y 2017.

Más contenido de tu interés