null: nullpx

Indignados por "una política migratoria inhumana": la separación de niños de sus padres moviliza a miles de estadounidenses

La jornada de protesta "Mantengan a las familias unidas" sumó más de 700 marchas en el país. En Washington, DC, a las afueras de la Casa Blanca, expresaron su rechazo a la política de 'tolerancia cero' del presidente Donald Trump y exigieron la reunificación de niños y padres inmigrantes.
1 Jul 2018 – 10:59 PM EDT

WASHINGTON, DC.- Bajo un sol resplandeciente y temperaturas que superaban los 90 grados, en la capital estadounidense se palpaba la indignación de miles de personas, muchas de ellas hasta hace poco ajenas a los obstáculos que enfrentan las familias indocumentadas en Estados Unidos.

Muchos de los que participaron el sábado en la protesta en Washington, DC, a favor de la reunificación de niños y padres separados en la frontera, no eran hispanos luchando por su propia causa, sino una multitud diversa movilizada por políticas que consideran inhumanas.

Se unieron a un mítin de dos horas frente a la Casa Blanca y luego emprendieron un recorrido de 1.5 millas hasta el Ministerio de Justicia porque aseguraron sentir la necesidad de mostrar su solidaridad con la comunidad inmigrante y rechazar políticas migratorias que denuncian como discriminatorias.

La jornada de movilización "Mantengan a las familias unidas" sumó más de 700 protestas en todo el país, detalló la agencia AP.


Desde Los Ángeles y Nueva York a McAllen, en Texas, decenas de miles salieron en rechazo a las políticas de mano dura del gobierno del presidente Donald Trump. Muchos iban vestidos de blanco y portaban pancartas en las que se leía "Las familias merecen estar unidas" y "¿Dónde están los niños?".


Michelle Brané de la Comisión de Mujeres Refugiadas, una de numerosas organizaciones que convocaron al encuentro de este sábado, ha notado que un nuevo perfil de manifestante está alzando la voz: "La cuestión de la separación de familias está abriendo los ojos a muchas personas que antes no se fijaban en temas de inmigración", como le dijo a Univision Noticias.



"Muchos se están abriendo a una nueva perspectiva y dándose cuenta de cómo las políticas migratorias afectan las vidas y las familias de los inmigrantes", agregó la abogada.
De acuerdo con cifras oficiales, un total de 2,047 niños seguían separados de sus padres el 26 de junio, tras la política de 'tolerancia cero' del gobierno de Donald Trump. El mandatario ordenó luego poner fin a la separación de las familias tras un fuerte rechazo de la práctica, que incluyó a críticos de su propio partido e instituciones como las Naciones Unidas, pero todavía no se conoce cómo serán reunificadas o padres e hijos serán detenidos juntos una vez se rencuentren.

Mientras miles manifestaban en la capital, el presidente se encontraba en su resort de golf en Bedminster, Nueva Jersey, reportó la AP.

En fotos: Washington DC, el centro de las protestas contra la política migratoria de Trump

Loading
Cargando galería

Una canción de cuna

Reunidos al pie del escenario erguido en Lafayette Square, a las puertas de la Casa Blanca, miles se conmovieron con la historia de Jocelyn, una madre brasileña que fue separada de su hijo durante nueve meses. Su calvario motivó a la organización por los derechos civiles ACLU a demandar al gobierno.

Más tarde, al calor del sol del mediodía, estos mismos manifestantes –personas de la tercera edad, familias y jóvenes de diversos orígenes– completaron las frases del cantante Lin-Manuel Miranda, quien le dedicó una canción de cuna de su musical Hamilton a los niños separados de sus padres. Ante el micrófono, los presentadores enfatizaron la idea que la humanidad transciende cualquier debate migratorio.

“No es un asunto de inmigración. Es el reflejo de una ideología separatista”, clamó a viva voz Traci Blackmon una representante religiosa afroamericana desde el escenario. Sus palabras fueron aplaudidas por el público.

La religiosa de la iglesia Christ The King United Church of Christ de Missouri recordó que los japoneses fueron puestos en campos de concentración por Estados Unidos en los años cuarenta, y como esa misma nación también rechazó a los judíos huyendo de los Nazis. “Esto ya lo hemos visto antes", dijo. Su denuncia fue recibida con gritos de "Shame! Shame!" o "¡Vergüenza! ¡Vergüenza!".


"Nos respaldamos en los que lucharon por los derechos civiles, los derechos de las mujeres, de los trabajadores, de los gays, de los negros", dijo.

A unos 200 metros del escenario, Fred Smith, un residente de Reston, Virginia, se hizo eco de esas palabras. Estaba de pie en un banco alzando un cartel con fotos de distintos grupos que habían sido discriminados a lo largo de la historia de los Estados Unidos.

"Siento que tengo que alzar la voz para todos los grupos discriminados", dijo este ingeniero de computación afroamericano, que hizo el cartel hace tres años cuando el matrimonio gay estaba siendo discutido ante la Corte Suprema.


Lista para unirse a la marcha, Gila Neta estaba rodeada de niños. Portaba un vestido rojo bordado a mano y una amable sonrisa. Aseguró que se sumó a la jornada de protesta porque su madre, una judía en Polonia durante la Segunda Guerra Mundial, fue separada de su propio padre.


A su vez, el marido de Gila, Daniel Brito recordó que en su Arizona natal agentes fronterizos retiraron tanques de agua que activistas colocaban para los inmigrantes en el desierto. "Ahora el tema es la separación familiar", dice este padre de familia, quien se mostró inconforme con la situación.

Entre los activistas que por mucho tiempo han abogado por la comunidad inmigrante estaba Mónica Ruiz, quien trajo a un grupo de más de 50 personas desde Pittsburgh en el estado de Pensilvania, a cuatro horas en autobús. Esta organizadora de Casa San José, un grupo religioso de apoyo a la comunidad latina, conoce de cerca el dolor de los niños migrantes no acompañados. Ella es patrocinadora de dos niños de Guatemala que llegaron solos a Estados Unidos. Uno de ellos, Bartolo, de 20 años, llegó en el 2014 durante el gobierno de Barack Obama. El otro, de tan solo 11 años, llegó hace apenas un año.

"Trump firmó la orden ejecutiva para poner fin a la separación de familias pero no queremos que las familias estén en la cárcel tampoco. Necesitamos comprehensive immigration reform (una reforma migratoria integral)", dijo Ruiz. A su lado, decenas de jóvenes alzaban flores y un cartel pintado a mano en los dos idiomas: "No more deportations. Ni una más".


"¿Dónde están los niños?": jornada de protesta pide reunificar a familias inmigrantes separadas en la frontera

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:InmigraciónProtestasTexasLocal

Más contenido de tu interés