null: nullpx

Empresas de Trump dicen que no encuentran trabajadores locales, pero una investigación afirma lo contrario

El sitio web 'BuzzFeed' publicó una investigación que concluye que al menos 58 trabajadores estadounidenses solicitaron empleos temporales como cocineros, meseros y amas de llaves en el complejo de Mar-a-Lago y otros centros turísticos de Trump desde principios de 2014 hasta mediados de 2018. Solo uno fue contratado.
28 Abr 2019 – 11:13 AM EDT

Las empresas hoteleras del presidente Donald Trump contradicen uno de los principales postulados de su gobierno que reza: “Compra estadounidense, prefiere estadounidense”. Así revela un reportaje de la publicación Buzzfeed News tras revisar nuevos documentos sobre solicitudes de empleo hechas por trabajadores estadounidenses.

El reporte indica que, a menudo, el mandatario se queja de que sus centros turísticos “no tienen más remedio que contratar trabajadores extranjeros invitados”. La razón, “porque simplemente no hay estadounidenses que tomen esos trabajos”, ha dicho Trump.

Pero tras una revisión de documentos procesados por el gobierno, se descubrió que cerca de 60 trabajadores estadounidenses solicitaron esos empleos y solo uno fue contratado.

Durante años, Trump ha insistido en que es imposible encontrar estadounidenses para ocupar puestos de trabajo de temporada en sus hoteles, complejos turísticos y bodegas, lo que no le deja más remedio que contratar trabajadores extranjeros invitados con visas H-2B.

BuzzFeed dice que al menos 58 trabajadores estadounidenses solicitaron los empleos temporales como cocineros, meseros y amas de llaves en el complejo de Mar-a-Lago y otros centros turísticos de Trump desde principios de 2014 hasta mediados de 2018.

“Solo uno de ellos parece haber sido contratado”, puntualiza el medio.

Agrega que las empresas de Trump, en vez de dar empleo a los trabajadores locales, tramitaron permisos para traer a más de 375 trabajadores extranjeros de bajos salarios con visas temporales. Y agrega que todas las solicitudes fueron aprobadas por el Departamento de Trabajo.


Discurso de campaña

Desde que fue electo presidente en 2016, Trump ha se ha presentado como un feroz defensor de los empleos para los trabajadores estadounidenses.

En abril del 2017 el mandatario firmó la orden ejecutiva con la que pretendió controlar la asignación de visas H-1B para trabajadores extranjeros profesionales, pero no su proceso. "Vamos a revisar la contratación de estadounidenses para proteger los puestos de trabajo", en aquella ocasión todavía con tono de campaña.

El texto del decreto estableció como política "aplicar rigurosamente las leyes que rigen la entrada a los Estados Unidos de trabajadores extranjeros", sin detallar si se refiere solamente a aquellos que reciben visas H-1B o si también incluye al proceso para la certificación laboral, un requisito clave que deben cumplir las empresas que contratan a trabajadores extranjeros. Estos documentos son otorgados por el Departamento de Trabajo y afectan el curso del trámite de las visas H-2B.

Pero a pesar de la presión que ejerce a las compañías para que mantengan abiertas las plantas con problemas en Estados Unidos, ha promulgado tarifas contra China y ha amenazado con cerrar la frontera con México, sus empresas siguen prefiriendo la contratación de extranjeros, señala el reporte de BuzzFeed.


Doble discurso

A principios de abril de este año Trump se quejó de la afluencia de inmigrantes indocumentados del sur de la frontera. "Nuestro país está lleno", dijo. "No puedo llevarte más, lo siento", agregó en uno de sus tantos mensajes y publicaciones en su cuenta de la red social Twitter.

Pero lo cierto es que sus empresas continúan con la misma estrategia iniciada hace más de una década, “de dotar a sus complejos turísticos de alto nivel con trabajadores extranjeros”, afirma la publicación.

Indica que recientemente, la bodega Trump en Virginia, que es operada por Eric Trump, uno de los hijos del mandatario, solicitó 23 de las visas tipo H-2B para trabajadores de temporada.

Según los registros del gobierno, dice BuzzFeed, entre los complejos de más alto perfil de Trump, Mar-a-Lago y tres de sus clubes de golf nacionales, solicitaron un total de alrededor de 100 visas de trabajadores invitados.

El reglamento de las visas tipo H-2 exige que, antes de obtener el permiso para contratar trabajadores extranjeros, el empleador debe buscar postulantes locales publicitando los trabajos en los periódicos locales y en los centros de contratación de personal administrados por el gobierno.

Añade que los anuncios se colocan varios meses o más antes de la fecha de inicio del trabajo, y los patronos no están obligados a hacer publicidad en línea.

Los registros indican que las propiedades de Trump cumplieron con las reglas de reclutamiento, pero año tras año le dijeron al Departamento de Trabajo que "no hay suficientes trabajadores estadounidenses para considerar y contratar".


Sin conentarios

BuzzFeed dijo que la Casa Blanca se comunicó con ellos para dirigir las consultas a la Organización Trump. Pero que no hubo respuestas a las solicitudes de comentarios.

El reportaje indica que el único trabajador local que según los registros fue contratado, ocurrió en 2015 y se trata de un cocinero que gana $13,01 la hora.

Según los documentos revisados las empresas del presidente “ofrecieron al Departamento de Trabajo una variedad de razones para rechazar a los solicitantes estadounidenses” incluidos candidatos que "no estaban interesados" o "no cumplían con el requisito de experiencia mínima", o que no devolvieron las llamadas telefónicas de la compañía.

La investigación desarrollada por periodistas de BuzzFeed tardó un año. Indica que los empleadores prefieren contratar trabajadores extranjeros invitados porque se les considera más obedientes, con menos probabilidades de renunciar a otro trabajo o de quejarse de salarios bajos, tareas físicamente exigentes u horarios difíciles.

El reportaje asoma en la misma semana que la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) conmemora los dos años de vigencia de la orden ejecutiva “Compra americano, prefiere estadounidense”.

Desde que el presidente Trump firmó la orden , se han puesto en marcha “cambios operacionales que protegen los intereses económicos de los trabajadores estadounidenses y previenen el fraude y el abuso de los programas de visas basadas en el empleo”, dice la agencia.

La USCIS agregó que se encuentra “cerca de alcanzar la meta del presidente de poner a los trabajadores estadounidenses primero y asegurar que nuestro sistema de inmigración beneficie a los estadounidenses en la mayor medida posible”, dijo L. Francis Cissna, director de la USCIS en un comunicado.

Cisnna agregó que “todavía tenemos mucho trabajo por hacer, pero las mejoras que hemos hecho hasta hoy protegen mejor los empleos y sueldos de los trabajadores estadounidenses, aumentan la detección y prevención del fraude en los programas de visas basadas en el empleo y aumentan la transparencia de dichos programas para el público estadounidense”.

La política migratoria de 'tolerancia cero' de Trump en 15 fotos

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés