Inmigración Infantil

Corte de apelaciones niega asilo a 28 madres inmigrantes del centro de detención de Berks

Tras recibir una orden de deportación, la Unión de Libertades Civiles presentó un recurso de habeas corpus y ahora temen que si las deportan las asesinen en sus países.
30 Ago 2016 – 8:12 PM EDT

Un grupo de 28 madres indocumentadas en un centro de detención familiar de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en Berks, Pennsylvania, recibieron este lunes una mala noticia: la Corte Federal de Apelaciones del 3er Circuito les negó sus peticiones de asilo con el argumento de que los temores de que enfrentarían violencia en sus países de origen "no son creíbles".

Las mujeres, originarias de Guatemala, Honduras y El Salvador, fueron arrestadas el año pasado junto a sus hijos de entre 2 y los 12 años en un sector de la frontera entre Texas y México, pidieron asilo al gobierno de Estados Unidos y sus casos fueron negados, resultando en una orden de deportación.

El juez D. Brooks Smith, anotó en el fallo que los tres miembros del panel son "comprensivos de la condición difícil" de las peticionarias pero apuntó que las mujeres llegaron al país "subrepticiamente" y no tienen derecho a protecciones constitucionales, según reportó The Associated Press.

Recurso de Habeas Corpus

En noviembre del año pasado la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) hizo una petición de Habeas Corpus a nombre de las 28. El recurso, conocido como caso ‘Castro v. Department of Homeland Security’, alegó que las entrevistas hechas por agentes de inmigración fueron superficiales y por ello no otorgaron las protecciones.

El grupo de derechos civiles explicó que el proceso de deportaciones iniciado por el gobierno fue “defectuoso” y llevó a tomar decisiones que tildó de “incorrectas”. Precisó además que en muchos casos los inmigrantes que huyen de sus países no han tenido la capacidad de desafiar la legalidad de sus expulsiones una vez les niegan los pedidos de protección.

El pasado 8 de agosto varias del grupo participaron en una huelga de hambre, junto a otras madres, para pedirle al gobierno que las liberara y esperaran en libertad la resolución de sus casos. Dos semanas después dieron por cancelada la protesta por miedo a que las autoridades les quitaran la custodia de sus hijos.

La huelga fue sustituida por un ayuno. Pero la huelga se reactivará “el martes”, dijo una de ellas a Univision Noticias.


Alistan apelación

Una de las oficinas de los representantes legales de las 28 inmigrantes dijo que “apelarán” la decisión de la Corte de Apelaciones del 3er Circuito. “Vamos a llevar el caso a una audiencia con un panel más amplio. Esto no es una decisión final”, indicó.

Agregó que el dictamen “se trata de una decisión extrema” y lamentó que los jueces de la Corte de Apelaciones no tuvieran en cuenta los “casos individuales”. También advirtió que el dictamen de este lunes “pudiera afectar a todos los casos de asilo en la frontera, razón suficiente para apelar la decisión y, si fuera necesario, ir hasta la Corte Suprema de Justicia. Los abogados están consternados”, añadió.

Este martes los representantes legales del grupo de 28 inmigrantes centroamericanas se reúnen con los abogados de la ACLU para revisar opciones y determinar los próximos pasos. Lee Gelernt, un abogado de la ACLU, dijo que las mujeres inmigrantes apelarán el dictamen.


Tres historias

En las explicaciones del recurso de Habeas Corpus del año pasado la ACLU dijo que entre las afectadas por el rechazo a las peticiones de asilo había una madre salvadoreña y su hija de 2 años que huyeron para escapar de graves abusos físicos a manos de la madre de una expareja del padre de su niña, quien la violó y la amenazó de muerte.

Otra inmigrante y su hijo de 7 años, indica, huyeron de Honduras para escapar de un líder de la banda criminal que amenazó con matar a la mujer y secuestrar al niño si ella continuaba resistiéndose a sus avances sexuales.

Un tercer caso involucra a una madre y su hijo de 7 años, ambos originarios de El Salvador, quienes fueron amenazados de muerte por una pandilla (mara) porque el padre del menor había colaborado con la policía local.

Las tres familias, dijo ACLU, recibieron una orden de deportación luego que les negaran sus casos durante “una breve entrevista”, y alega que “estas madres y niños nunca tuvieron la oportunidad de presentar sus casos ante un juez de inmigración”

Deportarlos sería “devolverlos a la persecución que originó sus huidas y la búsqueda de asilo”, dijo el grupo de derechos civiles.

La semana pasada varias de las madres de Berks habían advertido que si el gobierno las deporta a sus países de origen “nos matan”. Este martes, en un correo electrónico, las inmigrantes dijeron que "solo estamos perdiendo guerras no batallas" y aseguraron que apelarán la decisión del tribunal. "Nuestros abogados están dispuestos a seguir luchando hasta que ganemos (...) Si nos deportan, pues llegariamos a la boca del lobo, al infierno donde hace un año estabamos desesperadas por salir tratando de buscar ayuda".

Las inmigrantes no revelaron sus nombres por miedo a sufrir represalias a causa de la huelga de hambre y el ayuno. ICE aseguró que respeta los derechos de todas las internas.

Lea también:

Más contenido de tu interés