Influenza

La temporada de la gripe en EEUU: todo dice que ya pasó lo peor

La cantidad de visitas al médico y de muertes por influenza se ha reducido luego de alcanzar su punto máximo a principios de febrero. Sin embargo, las autoridades advierten que todavía es buena idea vacunarse y tomar precauciones. La tasa de hospitalizaciones todavía sigue aumentando.

La agresiva temporada de la gripe finalmente da señales de mejorar. La cantidad de personas que van al médico con síntomas del virus y cifra de muertos por esta causa ha disminuido, revela el más reciente reporte de los Centros para el Control de Enfermedades. Sin embargo, las autoridades advierten que no hay que bajar la guardia porque 32 estados (incluyendo Nueva York y el Distrito de Columbia) todavía tienen alta actividad del virus. Florida está entre los pocos que presentan "actividad mínima".

"Definitivamente ya alcanzamos el pico, pero eso no implica que no vayamos a ver más actividad de la influenza", dijo la vocera de los CDC, Kristen Nordlund al informar que el mayor número de casos se reportó a principios de febrero y que desde entonces se han reducido. Pero insisten en que todavía es una buena idea vacunarse.

La cifra de personas que fue al médico con síntomas de influenza bajó de 6.4% a 5% para la semana que terminó el 24 de febrero. Las tasa de mortalidad en adultos también se redujo en medio punto porcentual para ubicarse en 9%.

Se registraron 17 nuevas muertes pediátricas para un total de 114 en lo que va de temporada (el año pasado hubo 110).

Más de 23,000 personas han sido hospitalizadas por la influenza este año lo que en parte se debe a que la cepa prevalente, la H3N2, está asociada a más complicaciones. Durante la última semana, el índice subió de 75 de cada 100,000 personas, a 82 de cada 100,000.

La data revela que más del 60% de los adultos y 44% de los niños hospitalizados tenía al menos una condición crónica de salud como hipertensión, obesidad o problemas respiratorios.

Aunque la cepa predominante durante toda la temporada fue la H3N2, se ha notado que la proporción de estos virus y los H1N1 se ha reducido, mientras que la influenza tipo B está aumentando, un patrón muy usual en las temporadas de la gripe.