null: nullpx
Incidentes de Odio

Trump llega a Pittsburgh en medio de protestas tras tiroteo en la sinagoga: "El odio del presidente no es bienvenido"

Cientos de personas se reunieron en las calles cercanas a la sinagoga en la que 11 personas fueron asesinadas. Lo hicieron como un reclamo al mandatario por su discurso antiinmigrante.
30 Oct 2018 – 4:44 PM EDT

Este martes comenzaron los funerales de las 11 víctimas que dejó el ataque a la sinagoga Árbol de la Vida, en Pittsburgh. Con las heridas abiertas, cientos de personas se fueron a las calles cercanas al templo para protestar y decirle al presidente Donald Trump que no es bienvenido.

"Las palabras importan", le reclamaron algunos manifestantes al mandatario, que ha sido criticado cada vez que hay un tiroteo o una masacre por promover un lenguaje que genera más incidentes de violencia contra quienes no son estadounidenses. "El odio del presidente no es bienvenido en nuestro estado", se lee en otra. "Somos más fuertes que el odio", dice una más.

Circulando por la calle y cantando, personas de todas las edades condenaban los extremismos en el discurso político la tarde de este martes: "Presidente Trump, no es bienvenido en Pittsburgh hasta que deje de agredir a los inmigrantes y refugiados", se veía en uno de los letreros que sostenían. "Presidente Trump, no es bienvenido en Pittsburgh hasta que condene públicamente el nacionalismo blanco", resaltaban.

Este martes, quienes manifiestan no solo lo hicieron por la muerte de 11 personas en su ciudad, sino también en un reclamo al mandatario para que revierta sus políticas discriminatorias y su retórica cotidiana.

En fotos: Pittsburgh protesta por la visita de Trump a la sinagoga donde murieron acribilladas 11 personas

Loading
Cargando galería


Y no son solo los residentes de Pittsburg los que han rechazado la visita de Trump. El lunes, el alcalde de la ciudad, Bill Peduto, aseguró que él no debería ir a la comunidad pues apenas estarían desarrollándose los funerales. Y los cuatro líderes demócratas y republicanos que fueron invitados a acompañarlo, todos se negaron por distintas razones.

A pesar de todo, Trump llegó este martes a Pittsburgh, a la sinagoga donde ocurrió el ataque. Iba acompañado de su esposa Melania, su hija Ivanka, su yerno Jared Kushner y el secretario del Tesoro, Steve Mnuchin.

Allí lo recibió el rabino Jeffrey Myers, el líder de esa congregación. El mandatario y sus acompañantes entraron brevemente al vestíbulo y encendieron una vela por cada una de las víctimas. Mientras eso pasaba, se escuchaban los gritos de rechazo en la calle, a la distancia, de "no más odio".

Minutos después de haber llegado a la sinagoga, el presidente se retiró pasando por una calle cercana a la protesta.

Ya desde el mismo fin de semana, la comunidad judía había pedido al presidente que no llegara de visita. Esa vez lo hicieron con una carta. “Durante los últimos tres años, sus palabras y sus políticas han envalentonado a un creciente movimiento nacionalista blanco. Usted mismo llamó 'malvado' al asesino, pero la violencia de ayer es la culminación directa de su influencia”, se lee en la misiva publicada el domingo y que fue redactada por un grupo de líderes judíos de la organización ‘Bend the arc’. Fue suscrita por más de 40,000 personas.



Las negativas

Según el diario The New York Times, el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, no pudo acompañar al presidente en su visita a Pittsburgh por lo rápido en que fue convocada la cita. Y el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, tampoco pudo ajustar su agenda.

Los demócratas Chuck Schumer y Nancy Pelosi, líderes de las minorías en ambas cámaras, rechazaron la invitación. Pelosi aseguró que en su caso no había un conflicto con sus actividades. "Se trata de dar la paz que la gente necesita para enterrar a las víctimas y entender la pérdida".

La demócrata dijo que esperaba que Trump visitara el lugar sin centrar la atención en él.

En fotos: Tiroteo en una sinagoga en Pittsburgh es investigado como un crimen de odio

Loading
Cargando galería
Publicidad